Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Benedicto XVI, el fin de los sucesores de Pedro

Antonio Cánaves (Palma)
Redacción
domingo, 9 de julio de 2006, 03:24 h (CET)
Mientras por un lado, las Ongs católicas y misioneros nos piden limosna para las miserias del tercer mundo, por otro, en Valencia asistimos al despilfarro de esos costosísimos viajes del Papa. ¿Es este un comportamiento cristiano?

La iglesia católica, parece que no quiere caer en la cuenta, que la base donde se asienta su doctrina, es fruto de una interpretación equivocada del texto bíblico “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi iglesia. Mateo 16-18”, haciendo de Pedro, el primer Papa de una dinastía que hasta el día de hoy, perdura. Desde entonces, los Papas han hecho de intermediarios entre Dios y los hombres en el orbe católico. Pero ni el mismo Pedro, era considerado ningún líder, sino un apóstol más “Y los apóstoles que estaban en Jerusalem, habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Hechos 8-4”.

El error de la jerarquía Católica, durante estos 2.000 años, ha sido, pensar que una iglesia se pueda construir con una sola piedra, con un solo intermediario entre dios y los hombres. Una iglesia, un templo necesita miles de piedras para que se pueda sostener, que unas piedras soporten a otras y hagan un cuerpo, para que el edificio este firme y sea sólido. El mismo apóstol Pedro dice “Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual. I Pedro 2-5”. Una piedra por si sola no sirve de nada, como no ha servido de nada que a través de los siglos un Papa tras otro hayan tratado de instaurar una iglesia en la tierra, formada de unos fieles divididos en ricos y pobres, y que tienen como líder a un ser humano como los demás. El mismo Jesús le dice a Pedro: “Apártate de mi, satanas, me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres. Mateo 16-23”.

Una iglesia en la que solo uno de sus componentes se hace cabeza visible de la iglesia y merecedor de la comunicación directa con Dios, es sobre todo una organización, que establece un juez que determina y cuestiona a los demás sus vivencias espirituales. “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que Dios mora en vosotros?. I corintios 3-16”. Entre los cristianos no puede existir ningún líder humano, porque si es así, se quita la fuente de inspiración que es el Cristo que mora en todo ser humano, “Porque bebían de la piedra espiritual que los seguía, y la piedra era Cristo. I corintios 10-4”. El mismo Jesús de Nazareth decía “a nadie llaméis maestro, porque uno es vuestro maestro, el Cristo. Mateo 23-8”, ”Y el que quisiere entre vosotros ser el primero, sea vuestro siervo. Mateo 20-27”, “Y a vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro padre, el cual esta en los cielos. Mateo 23-9”. Es normal entender porque la iglesia católica y todas las organizaciones religiosas en general, en lugar de ser la luz que cambia a la sociedad, han sido instituciones rígidas e intolerantes, que afortunadamente en ciertos aspectos, la luz de los pecadores, herejes y ateos las ha hecho cambiar a ellas. “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos. Mateo 18-20”

Y así, la iglesia católica viviendo el lado mas oscuro del legado de Pedro que negó a Jesús tres veces antes de que cantase el gallo, y de Judas, que le vendió por treinta monedas, continua la división de la iglesia Católica, en unos católicos que se hacen ricos a costa del trabajo de otros católicos, justificando así, la explotación del hombre por el hombre, y burlándose de las enseñanzas de amor al prójimo del carpintero de Nazareth cuando dijo: “para que seáis un cuerpo en Cristo, que cuando uno padece, todos padecen, y cuando uno se alegra, todos se alegran. Pues vosotros sois el cuerpo de Cristo, miembros y parte. I Corintios 12-26, 27”. De esta forma, negando y vendiendo por un trono material a Jesús de Nazareth, que llevaba en si al espíritu de Dios que los cristianos llamamos Cristo, niegan y venden a Dios mismo, que nos ha creado. El Papa y la jerarquía católica y todos los que se autodenominan cristianos niegan constantemente al Mesías que se presenta en cualquier ser humano, en forma de bienaventurado, de explotado, de oprimido, etc. “porque cualquier cosa que le hiciereis a uno de estos pequeños también me lo hacéis a mi. Mateo. 25-45”. Es hora ya de que termine esta farsa de una iglesia descendiente de Pedro dividida en ricos y pobres, y que la gente viva la autentica iglesia pobre en su casa, en cada casa obrera, descendiente e inspirada por Cristo en los corazones de quienes le quieran escuchar.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris