Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Religión   Reflexión   Espiritualidad  

La luz del mundo

La luz y las tinieblas son incompatibles
Octavi Pereña
lunes, 19 de agosto de 2019, 11:10 h (CET)

Daniel Verdú entrevista a Gianni Vattimo, filosofo considerado como “el último gran pensador italiano”. El periodista le dice: ¿La idea de morir le permite encontrarse con los compañeros de su vida? Respuesta. “Lo espero moderadamente. Morir me sabe mal por el gato y por algún amigo. Pero no tengo una gran imagen de la muerte. Encontraré a Kant…Y espero no terminar en el infierno. Eso sería un gran problema: Imagínate a un padre eterno divirtiéndose en verme quemar en las llamas”. ¿Se ha parado a pensar Vattimo en este texto bíblico: “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3: 16). Por lo que dice Vattimo referente al infierno y a Dios, me temo que no. Ateo, ateo, no sé si lo es. Incrédulo, sí. A pesar de todo le tiene miedo al infierno del que habla la Biblia. En el fondo su conciencia no le deja vivir tranquilo penando en la posibilidad de su existencia. “Esto sería un gran problema: imagínate a un padre eterno divirtiéndose viéndome quemar en las llamas”. Si <b>Gianni Vattimo</b> ha leído alguna vez el texto bíblico mencionado, no lo ha entendido y por lo tanto desconoce el significado que tiene que Dios haya dado a su Hijo unigénito a morir por los pecadores, entre los cuales se encuentra el “último gran pensador italiano”. ¿Cómo podría divertirse Dios viéndolo quemar en las llamas? Quizás el filósofo italiano conoce sobre Dios. No me lo imagino sin conocimientos bíblicos como si fuese un ignorante supino con respecto a Dios.

El Padre eterno no se alegra viendo como los hombres se consumen sin destruirse en las llamas del averno pues no envió “a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él” (v.17). La pregunta que nos vemos obligados a hacer es: ¿Quieren las personas que el Hijo de Dios las salve de la condenación eterna? Juan 3: 16 nos dice que toda persona que cree en el Hijo de Dios no se condene sino que recibe la vida eterna. Jesús no vino a morir en la cruz para hacer desaparecer la condenación eterna y que nadie se queme en las llamas infernales, sino para impedir que las personas se consuman en el fuego eterno que no destruye, si creen en Él.

Gusta a muchas personas acusar a Dios de ser un malhechor porque no impide que los hombres realicen las perversidades que tanto daño causan y que los hace merecedores del justo juicio de Dios. ¿Dónde queda la responsabilidad humana? Culpando a Dios de nuestras fechorías pensamos que estamos exentos de responsabilidad.

La cosa no es así. “El que en Él cree no es condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el Nombre del unigénito Hijo de Dios” (v.18). La muerte de Jesús en la cruz potencialmente puede salvar de la condenación a todos los hombres. De hecho no es así. ¿Por qué? El apóstol Juan lo explica. “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo (Jesús es la luz del mundo), y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (v.19). Que Dios catalogue como malas las obras de los hombres no significa que todas lleguen al límite de la perversidad. No. Son muchas las personas que actúan con cierta corrección ética. Me viene a la mente la capitana del barco de una ONG que se dedica a rescatar del mar a emigrantes que a pesar de la prohibición del gobierno italiano de desembarcarlos en puertos italianos bajo la amenaza de prisión y del pago de fuertes multas, así y todo desobedeció la prohibición. Comportamientos ejemplares son como brisa de aire fresco en medio de las noticias escabrosas que se publican diariamente. Esto no es suficiente para que Dios las considere merecedoras de aportar salvación a sus autores. Las buenas obras que los hombres hacen fuera de Cristo Dios no las puede considerar buenas porque están manchadas de pecado. El corazón de los descendiente de Adán es malo y perverso y todo aquello que hacen que no pase por el filtro de la sangre de Jesús derramada en la cruz que limpia todas las impurezas que las acompañan, Dios no las puede considerar buenas.

El hecho de que los autores de buenas obras no quieren creer que Jesús es la luz del mundo, es la evidencia de que en lo íntimo se dan cuenta de que no poseen la bondad que declaran sus labios; “Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (v.20). Si Dios no fuese misericordioso el criminal que se convirtió a Jesús colgando de la cruz a su lado, el arrepentimiento y el perdón se habrían producido. La luz de Dios invadió el corazón del malhechor haciéndole ver la perversidad que se escondía en él. La maldad que vio tenía que ver con Jesús. Las maldades que se cometen tienen que ver con el prójimo. No nos damos cuenta de que el primer ofendido no es el ser humano al que hemos perjudicado, es Dios. Es por ello que no se desea que la luz reprenda las obras. En el momento en que el Espíritu Santo ilumina el corazón, todos sin excepción se dan cuenta de que han ofendido a Dios y se apresuran a ir a Él pidiendo perdón. El caso del ladronzuelo que colgaba en la cruz es un caso extremo. En los últimos minutos de su existencia temporal se arrepintió de todo el mal que había hecho. Fue salvado. Acto seguido accedió al paraíso eterno. La fe en Jesús hizo el milagro.

En la mayoría de las persona la iluminación del Espíritu Santo que precede a la conversión a Cristo se produce un cierto número de años antes de la muerte física. En esto tiene que ver la misericordia divina que transforma a los conversos en propagadores del mensaje de salvación, el Evangelio, que se condensa en esta declaración: “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3: 16).

Gianni Vattimo hace esta declaración; “Lo único que espero es morir antes de que reviente todo”. Sin Cristo no hay esperanza. El nihilismo impera. Los cristianos sabemos con certeza que cuando Dios nos llame a su presencia, a pesar que creemos que todo va a reventar, antes de que suceda la catástrofe, Jesús nos dirá: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Os odio a todos

Una rueda de prensa que aclara que estamos dentro de una celda acolchada

Plinio

Se habla de la cocina de El Quijote, se habla de la cocina de Pavón, más paralelismos

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris