Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Desconfianza ciudadana

Jesús Salamanca Alonso (Valladolid)
Jesús  Salamanca
sábado, 8 de julio de 2006, 01:44 h (CET)
Parece que estamos jugando a confundir a alguien. Hablamos de proceso de paz y ni siquiera hay guerra. Tal vez muchos piensen que la paz es sólo la guerra sin declarar. Después de cuarenta años de sufrir el acoso de ETA, la amenaza, la extorsión y el crimen, me decía un socialista de renombre que lo más curioso no es cómo se escribe la historia, sino cómo se borra.

La memoria suele flaquear cuando conviene. De repente muchos han olvidado que las víctimas de ETA murieron para que no se tuvieran que arrodillar la democracia y el Estado de Derecho. Mientras que en todas las facetas de la vida se aplica la ley, existe la sensación de que desde las instancias de mando, poder y decisión se atropella la legalidad cuando conviene al partido del Gobierno. Paradoja incomprensible, pero patente y manifiesta.

Hay facturas que siguen sin dueño y, lo que es más grave, sin saber a quién hay que dirigirlas. La desorientación del socialismo vasco continúa vagando como alma en pena desde que Redondo Terreros fuera apartado de sus responsabilidades políticas. Nunca después la alternativa constitucionalista encontró camino para enarbolar su bandera, ni convenía hacerlo; ahí tuvo su inicio la desconfianza que hoy impera en la sociedad vasca en particular y en la española en general. Pero esa desconfianza, además, viene acompañada de odios cainitas, maltrato a las voces discrepantes y amenazas al mensajero.

Es difícil predecir qué representa la foto de los entrevistados en Bilbao. Lo que sí está claro es que no representa el futuro, como ha llegado a decir el líder de la ilegal Batasuna. Estamos comprobando cómo muchos votantes del PSE-PSOE se sienten dolidos y humillados; tienen la sensación y el sentimiento de haber entregado un voto cautivo e inútil, cuya gestión se ha malversado y malgastado. Algo así como si se hubiera pisoteado la dignidad y la memoria de las víctimas del terrorismo.

La desconfianza y el miedo se han instalado en la sociedad. Pero si se confirma que dos policías avisaron al recaudador de ETA para evitar entorpecer el mal llamado proceso negociador, entonces esa desconfianza sube varios peldaños y la realidad se convierte en colaboración con banda armada. En nuestro ordenamiento jurídico, la colaboración con banda armada es delito, no es un simple “recadillo” en la oreja del adversario,…o del amigo, en este caso. Ahí es nada, policías “correveidiles” del entorno etarra. Parece que la corrupción vuelve a la política y atrapa a la mujer del César. Ni los más viejos del lugar.

Llegados a ese punto del colaboracionismo, una vez agachada la cerviz y revitalizado el moribundo terrorismo, tan sólo hay un paso para la entrega del Estado de Derecho a quienes tanto daño han hecho durante cuarenta años. Pero seguramente, con lo que no cuenta el entorno etarra es con la rebelión de la sociedad civil. Cuando el garante de la democracia y del Estado de Derecho peca de dejadez o se equivoca, es su sustento civil quien debe asumir las riendas de la razón y del sentido común. Hoy, después de lo que venimos presenciando en estos últimos días, no hay duda que –en palabras de Esopo- la rueda más estropeada del carro es la que hace más ruido.

Noticias relacionadas

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu

La capital catalana en plena decadencia

La alcaldesa antisistema y defensora de manteros, Ada Colau, demuestra su incapacidad para gobernar una capital como Barcelona, poniendo en cuestión su futuro desarrollo y prosperidad

La posverdad entró en el diccionario de la RAE

Pero hace tiempo que entró en nuestras vidas a través de los poderosos medios que nos gobiernan

¿Sí a la vida?

Nos estamos acostumbrando a participar de estas manifestaciones

Guías espléndidas..., inexistentes

“Aquel que no está ocupado naciendo, está ocupado muriendo”. Bob Dylan. It`s alright Ma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris