Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Norcorea en el eje de la 'inconsciencia'

Pascual Falces
Pascual Falces
sábado, 8 de julio de 2006, 01:44 h (CET)
Mientras la Aldea vive el amable suspense de quien ganará el Mundial este domingo, y, con ello, se clausurará la más inocente y participativa distracción de todo el mundo, y, a la vez, los mexicanos viven el suyo particular hasta que sepan quien va a ser el Presidente los próximos seis años, un ramalazo de inquietud trae nubarrones sobre el panorama que a todos afecta. Hay que descartar un impensable conflicto nuclear provocado por no se sabe qué clase de suicidas intereses se hallen detrás de esta “provocación”.

Concluye el editorial de “El Colombiano”, un periódico con categoría, de papel y digital, abierto a todo el mundo; que, “con el Apocalipsis no se juega” Desde que el hombre dispone de la energía nuclear como instrumento para la guerra, el alma se “encoge” de vez en cuando, y no se vive para sustos. Corea del Norte, o Norcorea, como la denominan los anglosajones, por una parte, e Iran por la otra, “juegan” con “las cosas de comer”, y eso no se debe hacer. Se atribuye el enredo del primero de ellos a la necesidad de “distracción” exterior de un gobierno que no ha encontrado el modo de encajar a su pueblo en la paz y concordia del resto del mundo. Residuo de la “guerra fría” en la península coreana por encima del paralelo 38, de tan triste recuerdo como famoso en su día, lo que era un gobierno títere del imperialismo totalitario comunista, se ha crecido para sobrevivir, fuera de época, a base de este inconsciente juego. El tema iraní, es diferente, y es bien conocida su doble intención de disponer por un lado de energía suficiente, y por otro, ostentar un arma que los “ayatolaes” creen imprescindible para su defensa e igualdad de condiciones con que quien consideran su mortal enemigo: el Estado de Israel.

Italia o Francia –Zinedine Zidane, en realidad-, será campeón mundial de fútbol, y, México tendrá, por fin, un Presidente, pero –el maldito pero de siempre-, el mundo va a asistir expectante a la decisión, y sus consecuencias, que tome el Consejo de Seguridad de la ONU. Por si acaso, EE.UU., se dice que ha desplegado su paraguas antimisiles –adaptación pragmática de la inédita “guerra de las galaxias” que dio al traste con la URSS-, y, con ello, el presidente Bush intenta restablecer la calma entre sus ciudadanos, que saben que uno de esos misiles experimentados pueden alcanzar el territorio norteamericano. La Guerra de Corea, decenas de años después, llegaría hasta sus casas.

¿Quién no se siente con autoridad para condenar esta clase de “juegos”? Todos conocen las consecuencias de una explosión nuclear en donde caiga, y en el resto de Planeta. Quienes disponen de ella es indudable que se sienten engreídos de poder hacerse respetar ante cualquier amenaza, si bien, provocan la envidia de quienes no la tienen. Es un “jueguecito” que no debía existir, o emplearse exclusivamente para los fines pacíficos de desarrollo global, que buena falta hacen.

En un enfrentamiento nuclear todo el mundo pierde, lo que lleva consigo, como mínimo, el epíteto de “inconsciente” para quien lo desencadene. Más que en el “eje del mal” –todos tenemos un eje de esos dentro de nosotros mismos-, en que la colocó la actual administración estadounidense, Norcorea se ha situado en el de la “inconsciencia”. Hay que confiar en que un chispazo de razón le haga desistir y proseguir en la mesa de negociaciones que mantiene interrumpidas con la otra Corea, Estados Unidos, China, Japón y Rusia.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris