Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Sahara   -   Sección:   Opinión

El Desierto del Sahara y la Izquierda Latinoamericana

Los petrodólares de Argelia han logrado, al parecer, convencer a la izquierda latinoamericana de que Marruecos es una potencia imperialista que usurpa el Sahara
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 5 de marzo de 2013, 10:07 h (CET)
Alguna vez un escritor norteamericano criticó a Susan Sontag por la facilidad que tenía de firmar comunicados abogando por las más diversas causas de todo el mundo, sin tener la menor idea sobre ellas. Lo mismo puede decirse de muchos líderes latinoamericanos que toman partido en una cuestión tan desconocida para ellos como la del desierto del Sahara. Durante mayo del año 2012, el primer ministro de Marruecos, el islamista Abdelilá Benkiran, estuvo tres días en España, durante el cual tuvo una audiencia con el rey Juan Carlos de España, un encuentro con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Madrid, y otro con el presidente de la Generalitat Artur Mas. Consultado sobre el problema de los saharaui, declaró a la prensa que “el día que Argelia quiera resolver la cuestión del Sáhara se resolverá. Estoy convencido que si Argelia quiere, el problema se resolverá en días o semanas, pero no mientras mantenga esta posición dura que yo fraternalmente invito a revisar. No comprendo cómo con un país hermano tenemos este problema que dura desde hace tantos años y que supone una pérdida de energía y recursos tremenda en ambos lados”.

Fuentes marroquíes han acusado en reiteradas ocasiones a las autoridades argelinas de financiar el movimiento separatista saharaui, y al parecer, los petrodólares también han circulado en América Latina, donde la mayoría de los gobiernos de la izquierda prebendaria han tomado partido por el grupo financiado desde Argel. Sin embargo para el pensador, político y estadista marroquí Moulay Ismail Alaoui, impulsor de la integración entre Marruecos y América Latina, ese separatismo es discutible, dado que considera que toda Marruecos es parte de Latinoamérica, incluido el Sahara. Paralelamente, los españoles consideran la comunidad autónoma de Canarias, junto con Ceuta y Melilla, políticamente europeas y geográficamente africanas. Los marroquíes afirman que Ceuta y Melilla son de Marruecos y pertenecen al territorio marroquí pero bajo el colonialismo Español, pero han decidido esperar a resolver el tema del Sahara antes de abordar la cuestión. En realidad, el problema del Sahara dista mucho de estar alejado de la realidad Latinoamericana.

Paraguay tuvo una guerra con Bolivia, de 1932 a 1935, en la que metieron mano los imperios petroleros de la Shell y Standard Oil. Desde aquel tiempo se habla de un separatismo de Santa Cruz, Bolivia, cuando a algún interés transnacional le conviene. Hoy esa "causa" sirve para desestabilizar a Evo Morales... Ahora incluso las fuerzas reaccionarias hablan de un separatismo en Zulia...¿y qué dice al respecto la izquierda latinoamericana? ¿Acaso piensan acusar a Hugo Chávez de "ocupación ilegal"?.

La historia reciente del Paraguay ha hecho que conozcamos muy bien a la izquierda "firmante de comunicados", la de Lugo fue un caso de prueba, y todo el mundo sabe la importancia de los petrodólares y embajadas extranjeras en los proselitismos de países bajo dominación neocolonial. Muchos exponentes similares de la izquierda mundial intentan presentar a Marruecos como una potencia imperialista, visión en la cual la financiación argelina juega un papel importante, sin duda.

Los saharauis critican el muro de 2.000 km construido por Marruecos para determinar su territorio diciendo que es inhumano porque está minado y electrificado…sin embargo, los marroquíes explican que no es un muro sino una línea de defensa porque el proyecto argelino de los años 70 trató de organizar a algunos saharauis de los campos de Tindouf como un frente de guerrilla. Marruecos sufrió mucho en esos años por estas operaciones. De acuerdo con fuentes marroquíes, en 1975, se firmó un acuerdo con España que les devolvió el Sahara. En este proceso apareció el interés de la vecina Argelia. Argelia albergó y dio apoyo logístico a miembros del Frente Polisario, que supuestamente lucha por la liberación del Sahara Occidental de manos de Marruecos. Nadie insinuó antes de ello la creación de un Estado en esa zona, sólo hasta que se habló de la parte occidental del Sahara, que tiene costa Atlántica. El interés de Argelia es, evidentemente, buscar una salida al Atlántico. Y este es el fondo de todo el problema.

En verdad la historia dice el Sahara fue colonizado por España porque Marruecos estuvo dividido en varias partes a país de la ocupación de las grandes potencias coloniales, y la historia siempre habló del gran Magreb como un mismo territorio. .En 1975 se hizo la marcha verde para recuperar los territorios ocupados y así recuperar la soberanía nacional. Hoy Marruecos busca apoyo de la comunidad internacional para el plan de autonomía. Las autoridades marroquíes consideran que no se puede usar la palabra autodeterminación para lograr dividir un pueblo que siempre ha sido el mismo pueblo a lo largo de los siglos, y que el Sahara ha sido siempre marroquí.

Conociendo a la izquierda Latinoamericana, no podemos evitar sospechar que no se trata apenas de un “apresuramiento” para firmar comunicados sobre temas que desconocen. Sería bueno que los exponentes de la izquierda latinoamericana acepten de buen grado esa crítica, la misma que se hace a otras izquierdas de otras latitudes...Luchar por causas nobles no es, obviamente, firmar cualquier comunicado que llega de manos mendicantes que a veces ocultan un puñal.
Comentarios
ditiki sahara 07/oct/16    23:54 h.
Dyeptesee 14/mar/13    21:10 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris