Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Historia   Política  

España está entrando en otro periodo negro de su Historia

¿Perderemos todo lo ganado por hacer caso de quienes se quejan de lo supuestamente perdido?
Miguel Massanet
lunes, 12 de agosto de 2019, 10:17 h (CET)

¿En qué tipo de Estado nos hemos convertido? ¿Qué se ha hecho de nuestro Estado de derecho? ¿Es que, los españoles, no somos capaces de someternos a un sistema democrático o deberemos admitir que los que vienen intentando convertirnos en un alter ego de Venezuela están consiguiendo, por fin, sus objetivos? Estamos viendo como todo aquel mundo en el que creímos encontrarnos a salvo de los odios, los rencores, los peligros de los que nos libró, la guerra civil de 1936, de pasar a formar parte del imperio comunista de la URRS; el desorden, la falta de seguridad, la vuelta a las obsoletas doctrinas igualitarias, la laicidad y el peligro, que ya se ve cada día como más cercano y que, esta vuelta de tuerca hacia la izquierda política, va a coincidir con un nuevo periodo de estancamiento económico, cuando no de recesión, que posiblemente va a coincidir con los proyectos de aumentar desaforadamente el gasto público, para lo cual va a tener necesidad de apelar al aumento de impuestos, algo que nos han venido anunciando los actuales miembros del gobierno provisional y que, con toda certeza, cuando llegue el nuevo gobierno socialistas, no se sabe si en coalición con Podemos, con un acuerdo programático con ellos o bien en minoría, pero con acuerdos puntuales con aquellos mismos partidos que le permitieron presentar y ganar la moción de censura contra el señor Rajoy.


Lo cierto es que, para consternación de las personas de paz, para alarma de los que nos vemos venir un cambio de régimen hacia un sistema autoritario o para temor de los que ven la repercusión que en nuestra economía que, hasta ahora, ha venido capeando los problemas políticos por los que pasa nuestra nación, como si estuviera viviendo en un mundo aparte empeñado en querer negar que, el desbarajuste que están armando los que dirigen nuestra política y el nuevo rumbo hacia un futuro incierto que los españoles, a través de los resultados de las urnas, parece que han querido que se diese, posiblemente nos va a conducir a una situación extremadamente comprometida. Ya no es que nos enfrentemos a una rebelión separatista en Cataluña, como consecuencia de que el TS decida aceptar las tesis de los fiscales e imponga condenas importantes a todos o a una parte de los que han estado siendo juzgados por supuestos delitos de sedición o rebelión lo cual, como es evidente, no es descartable; sino que los sucesos que estamos conociendo respeto a algunas actuaciones judiciales en el país vasco, cuando unos actos provocativos contra la guardia Civil, unas manifestaciones pidiendo su expulsión de Navarra, actos en Oñate y Zarauz o de homenaje a los terroristas que regresan a casa después de cumplir condena, una práctica que, por mucho que nos pueda escandalizar no es más que una rutina común entre los abertzales, que ya llevan celebrados homenajes semejantes en otros 177 casos de exaltación a la banda terrorista ETA (que parece como si, para los vascos separatistas, continuara viva dirigiendo su campaña contra España y sus autoridades), sin que la autoridad administrativa competente ni la judicial parezca que, incomprensiblemente, vean delito en ello.


Ante las peticiones públicas formuladas por el PP, Ciudadanos, asociaciones de víctimas del terrorismo y asociaciones profesionales de la Guardia Civil, solicitando que sea prohibido, parece que los jueces de la Audiencia Nacional no están por la labor y no lo han aceptado, pese a que la fiscalía apoyaba la propuesta. Lo que está ocurriendo es que, los etarras, se sienten reforzados ante las cesiones que el señor P.Sánchez viene haciendo, en su campaña para conseguir apoyos a su investidura, de modo que, entre otras claudicación ha permitido que la señora Chivite, socialista, se haya hecho con el gobierno de Navarra pese a que, la agrupación de PP, Ciudadanos y el partido regionalista navarro, UPN, que habían gobernado durante los últimos años, habían conseguido más votos en las últimas elecciones. La vergüenza es que, para conseguí ser investida para el cargo, tuvo que aceptar la abstención de Bildu que ya se ha encargado de recordarle que gracias a ellos, han conseguido ser investida; lo que significa que va a tener que pagar el peaje político durante toda esta legislatura a la que va a tener que hacer frente.


Y es que, una vez más, seguramente valiéndose de la evidente debilidad del gobierno que pretende presidir el señor Sánchez, debilitado por el hecho de que, pese al alborozo por la victoria obtenida, no ha conseguido sacar más que 123 escaños lo que, incluso contando con el apoyo, activo o pasivo, de Podemos, que no nos extrañaría que ya tuvieran acordado, es insuficiente para alcanzar la mayoría precisa para gobernar con la seguridad de que sus propuestas salgan adelante en el Parlamento de la nación; los separatistas, en esta ocasión parece que son los vascos los que han tomado la delantera en crear problemas al Estado, encabezados por un señor Otegui, que no se ha cortado en absoluto manifestando, de forma provocativa, que ya tiene preparado otros doscientos homenajes para los siguiente etarras que sean liberados en los años siguientes. Y nadie dice nada, ni toma decisiones para cortar semejante deriva a pesar del peligro que entraña.


Hasta los tribunales que, hasta ahora, parecían ser los únicos que intervenían para cortar cualquier acto de tipo separatista, parece que se han relajado y han decidido aflojar el dogal que les tenían puesto al cuello a los separatistas, como se demostró en la actuación que han tenido en Cataluña, logrando que un número importante de los presuntos cabecillos de los actos de desobediencia y revolucionarios que tuvieron lugar en aquella autonomía, con motivo de los disturbios de 1.O, fueran imputados y enjuiciados para poder determinar si incurrieron en los delitos de los que se le ha venido acusando. ¿Hay órdenes secretas de que aflojen o que se rebajen las condenas para facilitar los indultos que parece tienen preparados los señores del futuro gobierno socialista?


Pero, a medida que se acerca el 23 de septiembre, es evidente que el nerviosismo está haciendo mella en el PSOE y son sus ministras, como la señor Celaá o la vicepresidenta señor Carmen Calvo, las que más seguras aparentan mostrarse de conseguir el apoyo de Podemos, aunque el señor Pablo Iglesias todavía no ha dicho “mu” respeto a si apoyarán a Sánchez simplemente con unos cuantos acuerdos programáticos, pero sin participar en modo alguno en el nuevo gobierno. Claro que, la papeleta que tiene entre manos el actual secretario general de Podemos, es de las más peliagudas que se le puedan presentar si es que, finalmente, después de mostrarse tan intransigente con las diversas propuestas que se le hicieron desde el PSOE, en las que llegaron a ofrecerle varios ministerios (eso sí, meramente decorativos, ya que no tenían presupuesto para ponerlos en funcionamiento) y algunas secretarias de Estado. Las rechazaron y ahora, si se conforman con nada o unos acuerdos de tipo general, que todos sabemos la difícil de exigir su cumplimiento cuando le resultan incómodos al Gobierno, mucho nos tememos que don Pablo vaya a tener que dar muchas explicaciones a sus detractores, que los hay, dentro de su propio partido o aquellos que, en cierta manera, están coaligados con ellos.

Puede que lo que está sucediendo en Navarra sea uno de los talones de Aquiles con los que va a tener que apechugar el señor Sánchez si, al fin y al cabo, se sale con la suya y logra que todo el trabajo de preparación de unas nuevas elecciones que ha ido llevando a cabo visitando a distintos colectivos que, directamente no tienen nada que ver con la investidura pero que, con las concesiones que les ha ido proponiendo, seguramente se ha asegurado sus votos y, como es natural, en unos nuevos comicios sus enemigos vayan a ser el PP y Ciudadanos, quedando en una incógnita, el número de votos que pudieran conseguir los de VOX, después de su caída en las encuestas de los últimos meses. Claro que en similar situación se sitúa a los de Podemos aunque, la facilidad que tiene el señor Iglesias de darle la vuelta a los pronósticos de las encuestas, no nos permite pronosticar que, al fin y al cabo, no consiga imponerse y sacar un resultado que le permita salvar los muebles. Al menos, en la ocasión anterior, le permitió sacar a salvo su casa de Galapagar, en la sierra, ¿por qué, ahora, no va a poder salvar los muebles?


Claro que, tampoco acabamos de ver el papel que tiene asignado, en este maremágnum en el que parece que estamos metidos, el partido del señor Rivera, que pasó por una crisis en la que sufrió la baja de varios de sus importantes colaboradores, entre ellos uno de los fundadores del partido, por disconformidad con su postura intransigente de no querer ni hablar con el señor Sánchez (algo que no me parece tan mal como parece que a, algunos de su partido que han decidido recriminarle) y luego, con un golpe de autoridad, consiguió salir airoso y reforzado con una nueva directiva de fieles a su persona, con lo que parece haber solucionado, por el momento, el conato de rebelión que había amenazado su caudillaje. Pese a todo, tenemos la sensación de que sus relaciones con el PP no mejoran pese a los evidentes esfuerzos del partido de Fraga, de llegar a acuerdos que permitieran concurrir unidos en aquellos distritos electorales en los que, ir por separado, les ha privado de presidir sus alcaldías. Seguramente, este afán del señor Albert Rivera de conseguir este título, meramente honorífico, de Jefe de la oposición, pese a que aún no ha conseguido sobrepasar en número los escaños del PP, y su ambición de convertirse, algún día, en un serio candidato a presidir el gobierno de la nación, han hecho de este político, un personaje poco de fiar para llegar a acuerdos con él.


O sea que, señores, desde la óptica de un simple ciudadano de a pie, estamos viendo que hemos entrado, debido a la obsesión del señor Sánchez por ser investido cuanto antes y evitar el tener que celebrar nuevas elecciones, a pesar de que todas las encuestas le dan un aumento de votos a costa de Podemos, en un periodo de incertidumbres. No obstante, es muy posible que el trasvase de votos no le diera más posibilidades de aumentar el número de escaños con los que contaría ya que, los que pudiera ganar serían los que perdería su posible socio de gobierno, los señores de Podemos. En fin, que nos estamos moviendo en un círculo vicioso que amenaza en convertirse en un problema sin solución que, evidentemente, si se prolonga y seguimos en esta inestabilidad política y la economía empezara a dar signos de debilidad, es muy posible que todos los planes que tiene hechos el señor Sánchez y todas las promesas de cambios que les ha prometido a los que intenta sumar a su causa particular, es muy probable que acaben convertidos en agua de borrajas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Saber envejecer con dignidad, un arte

“Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.” –Salvador Dalí

Muerte y resistencia en la frontera entre Estados Unidos y México

El aumento de la militarización en ciudades fronterizas obliga a los inmigrantes ainternarse en el desierto

Papeles para rescatar

​El PSOE, seguramente mareado por los calores estivales, se ha puesto al nivel de VOX, qué pena, Dios mía qué pena, amigos socialistas, veros de la mano del fascismo de VOX, o a ellos de vuestra mano

Hoy no se fían, mañana tampoco

Valentín Abelenda Carrillo, Murcia

Varón y mujer los creó

Juan García, Cáceres
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris