Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El mundo al revés   -   Sección:   Opinión

Panem et circenses

José David Gálvez
Redacción
jueves, 6 de julio de 2006, 01:32 h (CET)
Nunca he conocido una manera realmente buena de comenzar un escrito. A veces, he optado por la socorrida técnica de empezar introduciendo el tema con una frase célebre que algún privilegiado usó alguna vez para explicar su estado de ánimo en ciertos momentos, y sobre diversos temas.

En éste momento, la frase que más podría coincidir con mi opinión del mundo, es una que fue pronunciada por el poeta latino Juvenal haciendo referencia a la táctica de varios emperadores romanos para mantener contento al vulgo durante cualquier época. La frase “Panem et circenses” describe, desde mi punto de vista, la mayor parte de la situación actual de la humanidad.

Desde hace mucho vengo observando que la humanidad, se encuentra inmersa en una burbuja de la que no puede escapar. Todas las personas, somos presos de las garras de ésta burbuja que nos tiene controlados, y que dirige nuestras vidas. Estamos a su merced.

La burbuja a la que me refiero, formada por todos los medios de comunicación, los rumores falsos, e incluso nuestra propia educación desde que somos pequeños, controla nuestras vidas orientándonos al consumismo y al desapego absoluto con nuestros congéneres.

El continuo bombardeo de anuncios en los que los protagonistas son personas con cuerpos perfectos, blancas sonrisas y magníficos coches, nos impulsa a fijar como objetivo de nuestras vidas el acabar teniendo ésa imagen. Nos impulsa a transformar nuestra propia individualidad en algo nimio y sin importancia, para dejar paso a la existencia superficial y a la ausencia de distinción entre las personas.

Se nos propulsa hacia un futuro en el que todos seremos literalmente iguales, olvidando todas las preocupaciones y sentimientos humanos. Se nos muestra a diario la mutilada cara de un mundo deshumanizado y se nos indica que debemos pensar que la única forma de acabar con él es precisamente convertirse en seres sin sentimientos, que no le den importancia a aquellos que nos son ajenos, a los desastres, y a las pérdidas humanas.

El circo de la guerra y las desgracias ajenas, nos mantienen ocupados mirando al exterior para no ver nuestras propias desgracias. La única diferencia con los romanos es que, ésta vez, el pan está compuesto por las baratijas de la sociedad de consumo, y lo único que alimenta es el propio ego.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris