Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El señor de la guerra': Balas envenenadas

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
domingo, 10 de septiembre de 2006, 19:48 h (CET)
Con algunos meses de retraso llega a nuestras pantallas la última película de uno de los creadores más interesantes del cine norteamericano actual: Andrew Niccol. Tan sólido en su faceta de guionista como en su faceta de director, Niccol ha sabido labrarse una carrera envidiable y equilibrada que sorprende por la armoniosa convivencia entre comercialidad y calidad de todas sus obras. El libreto de el Show de Truman tal vez sea su logro más destacado hasta la fecha, pero en su haber cuenta con una de las mejores películas de ciencia ficción de la pasada década (la meláncolica Gattaca) con un buen guión que Spielberg no supo rentabilizar como debiera (La Terminal), y con una arriesgada reflexión acerca de los peligros de la virtualidad (Simone), que tal vez mereciera mejor suerte.

El Señor de la Guerra supone la definitiva consagración de un autor prometedor. Ya desde la secuencia de créditos iniciales, un apasionante cortometraje por sí mismo, Niccol demuestra su poderío narrativo sin caer en efectismos gratuitos, pero es que además esta tónica se mantiene, con algunos altibajos, a lo largo de toda la película, donde esplendidas y espectaculares set-pieces se codean con buenas interpretaciones, diálogos rayanos en la perfección, y una puesta en escena inusualmente dotada para la creación de ideas complejas a partir de imágenes sencillas.

Lo que Niccol nos cuenta no es nada del otro mundo: el ascenso y caída de un traficante de armas sin escrúpulos. En este sentido el film recuerda a otras obras de temática similar como pueden ser Blow, de Ted Demme, o El Precio del Poder, de Brian de Palma. La diferencia la marca el tono, de cinismo similar al de Trainspotting (en especial por la ironía de la voz en off), y una vocación mercenaria, por momentos amoral, que consiguen algo tan difícil como que el espectador empatice con alguien de la calaña del protagonista, eficazmente interpretado por un Nicolas Cage de nuevo en el ruedo del buen cine.

Es cierto que el final desmerece en osadía al resto del metraje, pero aún con esas, El Señor de la Guerra se atreve a mucho más de lo que otras obras supuestamente más combativas, como pueden ser Syriana, Traffic, o la mismísima Buenas Noches y Buena Suerte. En parte, porque Niccol no necesita recurrir a la discursividad para exponer sus tesis. Le basta con el montaje y la preclaridad de su puesta en escena. A partir de ahí, y viendo a Nicolas Cage calcular los beneficios de sus negocios sobre una estatua caída de Lenin en una base militar ucraniana, o bien contemplando como un arma automática emite los sonidos de una caja registradora al percutir, el espectador puede intuir por donde van los tiros. La conclusión, de potencial perturbador similar al de gran parte de las escenas del film, aterra por sus ribetes realistas a pesar de un planteamiento estético más bien alejado de la inmediatez característica de muchas otras película de denuncia. En resumen, que Niccol ha vuelto a dar en la diana y, por lo que parece, sin despeinarse demasiado. ¡Ojo a este hombre! Dará que hablar.

Noticias relacionadas

Miguel Ángel Silvestre, Inma Cuesta y Quim Gutiérrez, protagonistas de El Día Más Corto [ED+C]

La muestra rendirá tributo a Daniel Sánchez Arévalo

'Figuras ocultas', de Margot Lee Shetterly

Una obra homenaje y de reivindicación del importante papel de muchas científicas que colaboraron en la carrera espacial de EE.UU., superando los prejuicios sexistas y raciales de la época

El Festival de Cine Europeo de Sevilla llega a la sala Berlanga

Hasta el 20 de noviembre

Disney anuncia una nueva trilogía de Star Wars

De la mano de Rian Johnson

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris