Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Morir en un día verano

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 5 de julio de 2006, 02:11 h (CET)
La primera semana de julio no ha podido empezar peor. Mientras unos discrepan la decisión del Gobierno de Zapatero a la hora de negociar con ETA, más de 80 personas han perdido la vida de forma trágica en los últimos días.

La tragedia del metro de Valencia, las pateras que naufragan constantemente, la valla de Melilla que vuelve a ser noticia y, como no podía ser de otro modo, la carretera que sigue sangrando. Ni siquiera el severo carné por puntos ha logrado impedir que casi 5.000 conductores hayan perdido sus primeros puntos, e incluso diez de ellos ya tienen retirado el carné.

En España seguimos debatiendo si es necesario negociar con terroristas para evitar la paz. Yo no sé si será el mejor camino, pero al menos abre una puerta a la esperanza. Me cuesta imaginar que los familiares de las víctimas lo puedan aceptar, tanto como me cuesta entender cómo es posible que se prefiera vivir en un sinvivir eterno sin paz.

En realidad parece ser que las cosas más importantes al final no importan tanto. El Papa llegará esta semana a Valencia y suavizará el impacto social causado por las muertes del metro, y si Dios lo ha querido así, con la fe se curará todo. Es posible que también se recupere la fe en la justicia española, a pesar de que absuelva a un hombre de ochenta años acusado de mantener relaciones con una niña de trece. La excusa es que fueron consentidas. De seguir en esa línea, los pedófilos de nuestro país tendrán argumentos para querer legalizar su enfermedad, como han intentado un partido político holandés.

Dentro de unos días todos volveremos a olvidar lo que ocurre en la valla de Melilla y en las costas saharauis. La memoria histórica de los españoles es mirar hacía otro lado y darle más importancia a los muertos con la piel blanca. Sin embargo los otros sólo quieren sobrevivir, pero mueren un día de verano en el que nosotros, afortunados, vivimos al límite de nuestras posibilidades en una cálida playa disfrutando de nuestras vacaciones.

Un sentido pésame para todos por igual: los blancos de Valencia y los negros africanos.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris