Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

La Eurocopa y la Selección de todos, con el nº 12

Pelayo López
Pelayo López
martes, 4 de julio de 2006, 01:23 h (CET)
El sueño se acabó. La decepción nos ha devuelto, una vez más -y ya hemos perdido la cuenta- los pies, en este caso, al césped, al mismo en el que los jugadores de nuestra selección, derrotados, entre lágrimas y rostros desencajados, mostraban al término del partido sus carencias y limitaciones ante un combinado, el francés, al que se daba ya por vencido desde el mismo momento en que se supo que era nuestro rival. Y, precisamente, nuestra contrincante fue la que nos ha vuelto a proporcionar una lección deportiva en particular, y vital en general. Francia volvió a dejar patente que cuando a uno se le da por perdido, puede sacar más orgullo del previsto y sobreponerse a las situaciones adversas, y que, por el contrario, cuando uno va por el mundo dando un paseo triunfante, puede tener que agachar la cabeza a las primeras de cambio. Con sentido doctrinal, más crítica que reconocimiento para nuestros jugadores, para que, de cara a las futuras citas de esta misma envergadura, nuestros jóvenes “jugones” hayan tomado nota y, dada su juventud, puedan aplicar esta experiencia sobre el terreno de juego de manera exitosa.

Ahora, una vez fuera del Mundial, nos queda solamente elegir si preferimos que Francia gane o no el torneo, que la eliminen por hacer lo propio con nosotros o que gane para excusarnos en que fuimos aparcados por la selección campeona. Ya lo dice el refranero –aunque bien puedan ustedes utilizar uno que diga justamente lo contrario-: “mal de muchos, consuelo de tontos”. Las reivindicaciones de los méritos, normalmente, no se hacen con palabras eufóricas, sino con manifestaciones prácticas, y, a este respecto, quizás nuestros “peloteros” deberían anotar -también en su “bloc de aprendizaje”- el ejemplo “rebelde” seguido por algunos ciudadanos para expresar sus quejas por diferentes pero igual de encomiables motivos.

En Madrid, a escasos metros de arterias tan importantes como la Gran Vía o Callao, en una plaza a sus espaldas, una plaza que en su día tuvo también su lustre, una mujer era apuñalada ante los atónitos viandantes. Aunque el responsable fue arrestado poco tiempo después, los vecinos ya venían anunciando bastante tiempo atrás el deterioro sufrido por el barrio y el clima de delincuencia y marginación que se había apoderado de la zona, incluso con un video colgado a modo de denuncia en Internet. Ahora, tras este trágico suceso, los vecinos siguen reclamando a los responsables políticos algún tipo de medida, algún tipo de actuación que permita a esta plaza, y a la zona en general, recuperar el esplendor perdido, un esplendor que reunía espacios de ocio y disfrute públicos de primer orden. No es este el único ejemplo de clamor popular acontecido en las últimas jornadas. Madrid y Galicia están separados por unas centenas de kilómetros, sin embargo, las diferencias no existen en lo que se refiere al valor y decisión mostrada por las plataformas ciudadanas. Allí, en la costa gallega, los vecinos, temerosos de las orejas del “cemento”, de que su valioso litoral se convierta en una especie de Marbella del norte, han salido a la calle a evidenciar su postura contra los planes urbanísticos que se pretenden llevar a cabo. Unos y otros demuestran que, algo tan sencillo como “la unión hace la fuerza”, sigue siendo una máxima de primer orden, aplicable en todos los ámbitos.

Una pregunta, que no es tal, ya para terminar. El llamado “jugador nº 12” somos tod@s, somos la afición, y los jugadores recurren a ese espíritu “dorsal” en las grandes citas. La afición, una vez más, ha demostrado con creces que está a la altura de las circunstancias alentando y animando, sin condiciones ni restricciones. Ahora, uno se pregunta si a los jugadores les vemos manifestarse junto a los aficionados en sus reivindicaciones como ciudadanos, por la inseguridad ciudadana como en Madrid, o por el control urbanístico como en Galicia. Reflexionar no cuesta dinero, y tampoco cansa, pero, seguramente, dentro de 2 años, volveremos con la Eurocopa y la selección de tod@s, con el nº 12.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris