Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Ciclistas bajo sospecha

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 2 de julio de 2006, 23:29 h (CET)
Cuando escribo esta columna faltan tan sólo unas horas para que desde Estrasburgo se dé la salida a la carrera ciclista más importante del mundo: El Tour de Francia, que como cada verano se dispone a llegar hasta nuestro salón de la mano de las televisiones. Pero este año la 93 edición de la ronda francesa se ha visto enturbiada por unos hechos que nunca debieran haberse producido. Ya en el año 1998 la carrera se vio ensombrecida por la aparición de sustancias dopantes en alguno de los equipos participantes y estuvo a punto de irse al garete. Durante este último año la prensa francesa ha estado lanzando sobre Armstrong las sospechas de un presunto dopaje y para remate la Operación Puerto desencadenada en España ha hecho que las principales figuras, y posibles ganadores del Tour del 2006 no estén presentes en la salida.

El ciclismo es uno de los deportes que, con el paso del tiempo, ha sufrido una gran revolución técnica y mecánica. Hemos pasado de aquellas viejas y pesadas bicicletas a las más modernas construidas con materiales que reducen su peso al mínimo establecido y de los corredores con los tubulares enrollados alrededor de su cuerpo por si sufrían un pinchazo a todo un equipo de mecánicos y coches de ayuda para arreglar las posibles averías en un tiempo record. Año tras año se ha venido exigiendo más y más a los rodadores. Dar un buen espectáculo es lo que primaba y los patrocinadores comerciales han estado mirando hacia otro lado hasta que ha estallado el escándalo del dopaje.

Hasta hace unos días tan sólo sabíamos que los únicos excluidos de la ronda francesa era dos equipos españoles, el Astaná Wurth dirigido por Manolo Saiz, implicado en la trama del dopaje montada por el doctor Eufemiano Fuentes y el Comunitat Valenciana dirigido por Vicente Belda en el que su segundo entrenador también figura en el sumario de la Operación Puerto. Pero al hacerse público el sumario han ido apareciendo otros nombres y sus equipos han tenido que prescindir de algunos de sus hombres más importantes si querían participar en el Tour. Así vemos que grandes favoritos para esta ronda o triunfadores en otras ediciones han tenido que hacer las maletas y volverse a cada. Jan Ulrich (Telecom.), Francisco Mancebo(Ag2r), Iván Basso(Csc) segundo el año pasado y reciente ganador del Giro son algunos de los nombres que este año no correrán por las carreteras francesas, y con ellos no correrán los españoles Beloki y Sevilla.

Ahora la pregunta es ¿se dopaban cuando triunfaron?. De ser así sería muy grave pues habrían engañado al público que, generosamente, aplaudió su esfuerzo y, lo que es más grave, a todos aquellos compañeros de pelotón que no utilizaron ninguna treta prohibida para llegar los primeros. El jueves pasado en el Congreso de los Diputados se aprobó con 300 votos a favor una Ley Antidopaje para evitar que estos hechos puedan repetirse en este o en cualquier otro deporte. Esperemos que a partir de ahora reine el juego limpio entre los deportistas y no se dediquen a tomar substancias o a realizar prácticas que a la larga pueden resultar, incluso, nocivas para su organismo.

Las casas patrocinadoras han reaccionado con rapidez apartando de los equipos a aquellos corredores implicados. Para ninguna de ellas es una buena publicidad la presencia de tramposos entre sus filas. Solamente hay una excepción, la entidad patrocinadora del Comunitat Valenciana da la callada por respuesta. La Generalitat valenciana, con Francisco Camps al frente, calla y otorga y sigue patrocinando con dinero público a unos ciclistas que, como mínimo, están bajo sospecha. Los políticos que dirigen esta tierra dieron su soporte económico al antiguo Kelme para que no desapareciera y paseara el nombre de la Comunitat Valenciana por esos mundos. Ahora por donde, al parecer, pasearan nuestro nombre será por los pasillos de los juzgados mientras el deporte base sigue tan maltratado y olvidado de nuestras autoridades como siempre lo ha estado.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris