Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas a un ex guerrillero   -   Sección:   Opinión

Mira con afecto, y obtendrás misericordia

Sor Clara Tricio
Sor Clara Tricio
domingo, 2 de julio de 2006, 23:29 h (CET)
Querido Efraín:

Existen algunas personas que convierten en mal humor todo lo que ingieren, aunque el alimento sea sano. El fallo no reside en la clase de alimentación, sino en su temperamento, que hace alterar lo que come. De la misma manera, si nuestra alma tiene una mala disposición, todo le hace mal; incluso las cosas útiles las transforma en nocivas para ella. Si alguien pone unas pocas hierbas amargas en un bote de miel, ¿no alterarán el bote entero haciendo que la miel se vuelva toda ella amarga? Eso es lo que nosotros hacemos: difundimos algo de nuestra amargura y destruimos el bien del prójimo cuando le miramos según nuestra mala disposición.

Hay otras personas, en cambio, que tienen un temperamento que todo lo transforman en buenos humores, incluso los malos alimentos... Fíjate en los cerdos –los chanchos, como se dice por esas tierras-, tienen una fuerte constitución, y se nutren con desperdicios de la comida de los hombres. Y, sin embargo, los transforman en suculentas carnes que son recurso para toda la familia. Nosotros igualmente, si tenemos buenas costumbres y nuestra alma está en buen estado, podemos sacar provecho de todo, incluso de aquello que no es aprovechable. El libro bíblico de los Proverbios lo dice muy bien: «Aquel que mira con dulzura, obtendrá misericordia» (12,13). Pero, en otra parte afirma: «Al hombre insensato todas las cosas le contradicen» (14,7).

He oído hablar de una hermana de religión, que, yendo a ver a otra encuentra su celda dejada y en desorden, se dice para sí misma: «¡Cuánto de dichosa es esta hermana de estar completamente desasida de las cosas terrestres y de llevar su espíritu siempre en lo alto, que no tiene ni tan sólo el placer de arreglar su celda!» Si a continuación va a la celda de otra hermana y la encuentra arreglada, limpia y en orden, se dice: «¡La celda de esta hermana está tan limpia como su alma; el estado de su celda corresponde al estado de su alma!» Jamás dice de ninguna: «Esta es una desordenada», o bien: «Ésta es frívola». Gracias a su excelente estado saca siempre provecho de todo. Que Dios, en su gran bondad, nos dé, a nosotros. también, un buen estado interior para que podamos aprovecharnos de todo y jamás pensemos mal del prójimo. Si nuestra malicia nos inspira malos juicios o sospechas, transformémoslas rápidamente en buenos pensamientos. Puesto que no ver el mal del prójimo, con la ayuda de Dios, engendra bondad.

Os envío los mejores deseos, y con la esperanza de que sigáis todos bien, recibir un cariñoso saludo, CTA

____________________

Religiosa actualmente residente en Segovia (España), después de algunos años de su vida transcurridos en colegios de Latinoamérica y USA. Mantiene correspondencia con Efraín Barrios Molino, antiguo luchador por la justicia social en Centroamérica.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris