Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Mundial / Cuartos de final   -   Sección:   Deportes

Portugal pasa a semifinales desde el punto de penalti (0-0, p. 1-3)

Inglaterra intentó dominar hasta que quedó muy mermado tras la expulsión de Rooney
Redacción
domingo, 2 de julio de 2006, 16:22 h (CET)
Otra vez más sería la injusta lotería de los penaltis la que decidiera quien iba a pasar a las semifinales del Mundial. Inglaterra fue mejor que su rival en los primeros 60 minutos y luego tuvo que combatir contra viento y marea con diez jugadores durante otros 60 minutos más. Rooney fue expulsado por un pisotón a Carvalho y esto condicionó un partido sin goles, pero con emoción y prórroga, que caería del lado luso en la tanda de penaltis.

Luciano Sabatini / Siglo XXI
El Veltins Arena de Gelsenkirchen se vistió de gala para vivir uno de los emparejamientos de cuartos de final más bonitos y más equilibrados del torneo, el que tenía como protagonistas a Inglaterra y Portugal. Como preludio al partido los capitanes de ambas selecciones se reunieron en el medio del campo para dar su apoyo en público por la megafonía a la lucha contra el racismo en el fútbol, como va a ser habitual de aquí a la final. Las palabras de Bekham y Figo encendieron más, si cabe, a los seguidores que abarrotaban el estadio.

Igualdad y respeto es lo que pudo respirarse en los primeros compases, donde Portugal intentó salir a la contra y acabó siendo sorprendida por el toque y verticalidad de Lampard y Gerrard, más sueltos que en otra ocasiones ya que Hargreaves les cubría las espaldas desde el medio centro. Inglaterra gozaría de la primera ocasión del encuentro en una buena jugada trenzada en la que Lampard no encontraría a Joe Cole en su pase de la muerte atrás.

Portugal intentaba tener la pelota y tocarla con calma; así lo entendió todo el equipo menos uno, Cristiano Ronaldo. El del Manchester finalmente pudo recuperarse de sus molestias y volvió al once titular, siempre juega a otra cosa distinta a sus compañeros. Rodeado de jugadores dotados para el control de la pelota y el toque, como Tiago, Maniche o Petit, optó siempre por las carreras por la banda izquierda buscando el desborde, cayendo a veces en un excesivo individualismo, como por otro lado es habitual en él. Figo mostró mucha movilidad, ofreciéndose por derecha y por izquierda, y empleándose incluso en tareas defensivas. El capitán luso era sabedor de que este Mundial puede ser su última gran oportunidad de ganar algo grande con Portugal.

En la primera parte ambos equipos se repartieron la pelota a partes iguales con etapas en las que el toque de Portugal hizo buena la posesión, aunque le costó encontrar profundidad, y otras, en las que la verticalidad de Lampard y Joe Cole tragieron a Inglaterra las mejores ocasiones para conseguir el gol.

Tanto Rooney como Pauleta pasaron desapercibidos en esta primera parte, debido en gran parte a los esquemas de ambos seleccionadores. Tanto Ericsson como Scolari prefirieron un quinto hombre en el medio, que acompañar a su delantero con otro jugador de ataque en punta, y Rooney lo notó en exceso al no tener apoyos por delante, y Pauleta a penas estuvo en contacto con la pelota.

La primera parte se cerró con un tiro lejano del incisivo Lampard que Ricardo detuvo sin problemas, y sin ninguna otra ocasión clara que adelantara a cualquiera de las dos selecciones. La lucha de tácticas encorsetadas que propusieron ambos técnicos privó al espectáculo de ver mayores libertades en ataque, una pena.

Las lágrimas del capitán y la expulsión de Rooney
La reanudación trajo consigo todo aquello que no hubo en la primera parte: la polémica, en la protesta de los ingleses ante una mano de Nuno Valente que interceptó un centro en el área de Beckham, pero Elizondo no señaló nada; con tan sólo seis minutos transcurridos de esta segunda parte Beckham tenía que abandonar el terreno de juego lesionado, dejando la imagen del capitán inglés derrotado entre lágrimas en el banquillo; Lennon, que había salido en sustitución de Becks realizaría la mejor jugada personal del encuentro en una cabalgada por la derecha desbordando a tantos rivales como le salían al paso, pero Rooney pifió el remate en el pase atrás y Lampard remataría definitivamente alto. Y Rooney también sería protagonista: al nueve inglés no le había salido nada bien ehasta el momento, y en una lucha en el centro del campo pisó a su rival del Chelsea Carvalho en los testículos, y fue expulsado por el colegiado con roja directa. Quince minutos en los que ocurrió de todo, todo menos el gol que ambos conjuntos buscaban.

La expulsión de Wayne Rooney llegaba en el momento de mejor juego británico, y tras ella el partido daría un vuelco. Ericsson retiró del campo a Joe Cole para dar entrada a Crouch, y tener una referencia arriba. El gigantón inglés se las tendría que ver durante el resto del partido sólo en punta luchando entre una maraña de portugueses intentando sacar algún balón claro, y no lo haría del todo mal. En inferioridad numérica sería Hargreaves quien tiraría del carro inglés, mandando desde el medio, recuperando y distribuyendo con efectividad, además de sumarse al ataque y atreverse en el regate; una exhibición del medio centro inglés, que le destacaría como el mejor del partido.

Portugal tuvo entonces la pelota, pero nunca conseguiría llegar con excesiva claridad a la meta defendida por Robinson. Hugo Viana, que había entrado en sustitución de Tiago, lo intentaba en dos ocasiones desde lejos, y Figo gozaría de otra oportunidad en un centro al área que acabó envenenándose y convirtiéndose casi en una vaselina, antes de abandonar también lesionado el terreno de juego. Inglaterra no estaba del todo incómoda con la doble línea defensiva que había montado al borde del área, con Crouch arriba y las subidas del incansable Hargreaves en su apoyo. En las botas de este último Inglaterra tendría el gol al filo de cumplirse los 90 minutos, cuando una de sus internadas por la izquierda acabaría en los pies de Ferry a área pequeña cuyo tiro sería desviado a corner por la defensa lusa. Con Inglaterra agazapada y Portugal incapaz de marcar, se llegó al final de los minutos reglamentarios, dando lugar ala prórroga.

Una prórroga de infarto y definición en los penaltis
Portugal, que espero forzar la prórroga buscando el cansancio de Inglaterra con un hombre menos desde el minuto 60, se volcaría al ataque en los minutos suplementarios, pero las ocasiones caerían en ambas porterías. El espigado Crouch no llegó por muy poco a un magnífico centro de Gerrard desde la banda, ante el lamento de los aficionados ingleses, mientras que Simao daría la réplica saliendo por la izquierda, enganchando hacia dentro y disparando raso con su pierna buena, pero Robinson atajaría el tiro. Lennon, volvería a romper la defensa portuguesa en un dribing eléctrico internándose en el área y cayendo ante la entrada de Nuno Valente; se pidió penalti, pero el portugués había rebañado bien el balón, y el colegiado argentino no picó. Aún habría tiempo para anular un gol a Helder Postiga por fuera de juego, bien señalado, y para que Maniche y Petit hicieran sus últimas intentonas desde lejos, muy precipitados.

120 minutos no fueron suficientes para ver ningún gol, y el equipo que pasaría a semifinales volvería a definirse en la lotería de los penaltis.

Portugal comenzaría lanzando, y Simao, Postiga y Cristiano Ronaldo marcarían, mientras que sólo Hargreaves haría lo propio por el lado inglés. Los dos mejores jugadores ingleses, Lampard y Gerrard, verían como Ricardo paró sus lanzamientos, así como Carrager que había entrado en el partido a falta de dos minutos para la tanda fatídica, y no conseguiría acertar con el gol tras tener que repetir un primer lanzamiento que sí entró pero sin que Elizondo hubiera permitido el disparo. Ricardo, con sus tres lanzamientos atajados y Cristiano Ronaldo, que marcó el último serán hoy héroes nacionales en una Portugal que se clasifica para semifinales 40 años después de que Eusebio llevara a los lusos hasta esas altas instancias, precisamente en el Mundial de Inglaterra 66. Los ingleses tendrán que volver a casa entre las lágrimas de Beckham, Ferdinand y COle, y sin mostrar al mundo a su jovencísimo talento, Theo Walcott, que no ha disputado ni un solo minuto en el torneo.

FICHA TÉCNICA:
Inglaterra:
Robinson; G. Neville, Ferdinand, Terry, Cole; Hargreaves, Lampard, Gerrard, Beckham (Lennon 51’ (Carrager 118’)), Joe Cole (Crouch 64’); Rooney.
Portugal:
Ricardo; Miguel, Meira, Carvalho, Nuno Valente; Petit, Maniche, Tiago (Hugo Viana 74’), Figo (Helder Postiga 82’), C. Ronaldo; Pauleta (Simao 62’).
Goles:
0-0 al final de los 120 minutos reglamentarios.
Penaltis:
Simao (gol), Lampard (fallo), Hugo Viana (fallo), Hargreaves (gol), Petit (fallo), Gerrard (fallo), H. Postiga (gol), Carrager (fallo), C. Ronaldo (gol).
Incidencias:
62.500 espectadores en Veltins Arena de Gelsenkirchen. 28 grados de temperatura al comienzo del encuentro. EL estadio se cubrió con la cubierta retráctil para amainar el calor.
Árbitro:
Horacio Elizondo (Argentina). Mostró cartulina amarilla a Terry (29’), Petit (43’), Hargreaves (107’), Carvalho (110’), y expulsó por roja directa a Rooney (62’).


DATOS DESTACABLES:

El Bueno: Owen Hargreaves.
Quizá el jugador inglés con el que la afición menos se identifica por su nacimiento canadiense y por jugar hace años en el Bayern, realizó un partidazo. Recuperó en el medio, dio equilibrio y se ofreció y se atrevió a encarar en ataque. Valiosa actuación del inglés.
El Feo: Wayne Rooney.
Su expulsión, a pesar de ser algo dudosa, y su agresividad excesiva volvió a dejar a su selección con diez cuando mejor estaba jugando. Su gesto dejó a Inglaterra mermada.
El Malo: Helder Postiga.
Salió para dar la puntilla a una Inglaterra con diez y no produjo ni una sola ocasión clara de gol. Mala actuación del delantero del Saint Etienne.
El Dato:
Portugal vuelve a dejar fuera a Inglaterra en una competición internacional tras la Eurocopa de 2004. Los penaltis vuelven a ser también la condena de de Inglaterra, eliminado en el Mundial del 98 y en el 90 desde el punto fatídico.

Noticias relacionadas

Importante victoria de un efectivo Betis FS (2-0)

El equipo verdiblanco, en duelo directo, derrota a un Talavera que se topó con Cidao

El Burela acaba con la imbatibilidad del Betis FS (3-5)

Primera derrota de la temporada de los verdiblancos, que no tuvieron su día ante un rival directo

Cinco razones por las que jugar al pádel con zapatillas especializadas

Podemos dar un salto de calidad brutal en nuestro juego

Gómez Noya concluye undécimo en el Ironman de Hawái

El alemán Patrick Lange se proclama campeón

Huelva recibe a Carolina Marín como "la reina del bádminton mundial"

Homenaje a una deportista onubense que ha ganado tres veces el Campeonato del Mundo de bádminton
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris