Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Matar a medios

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 2 de julio de 2006, 03:51 h (CET)
La proclamación un 29 de junio de 2.006 por un presidente del Gobierno en extraño lenguaje, de la ruptura de la nación española española anunciando el inconstitucional derecho de autodeterminación de los vascos, estuvo adobado con dos claves. La primera que abierta la negociación del Estado con terroristas dice que será larga, que no tiene otra interpretación que la electoral y que no habrá asesinatos, y la segunda y más importante es la de la apelación a que se sumen sin exclusión los medios de comunicación.

La importancia de que el PP rechace la negociación, podrá amordazarla con la estigmatización mediática que reclama el presidente electo. Presidente que sabe que el retorcimiento de las leyes para obtener los fines perseguidose podrá hacer, siempre y cuando gran parte de la opinión pública esté mirando a otra parte. Por eso fue importante el recurso admitido en la Unión Europea a la ley audivisual catalana, al ser el caballo de Troya para el amordazamiento de los escasos medios discrepantes. Por eso ZP apeló a los medios. Condición necesaria para custodiar la soberanía nacional es una infatigable oposición política, pero no suficiente. La suficiencia obliga a la existencia de medios de información que permanezcan denunciando y explicando lo que sucede, con las invisibles consecuencias a corto plazo para el ciudadano que las decisiones gubernamentales tiene a medio y largo plazo. Nunca mejor dicho que al llamado cuarto poder y al poder Ejecutivo se le podría aplicar lo de Pedro Navajas y la muerte a hierro.

Un Estado que se apoya en los medios por ellos puede ser arrastrado- El Estado que a medios mata, a medios termina. Esa es la batalla para conservar los derechos fundamentales que mayoritariamente nos dimos.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris