Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

Los vicepresidentes

Francisco Montesano
Francisco Montesano
sábado, 1 de julio de 2006, 03:49 h (CET)
Los vicepresidentes sólo cobran protagonismo cuando se da alguna de estas tres circunstancias: acefalía presidencial, renuncia al cargo por el motivo que fuere o conflicto con el primer mandatario que concluye con su relevo. Ninguna de estas situaciones se da en la actualidad, por lo que llama la atención que la agencia oficial de noticias haya difundido, hace pocos días, un reportaje que le hiciera a Daniel Scioli.

En plena canícula, sin motivo aparente y con la gente sólo atenta al estado del tiempo en la playa y a los primeros resultados del torneo Clausura de este año.

Hilando muy fino, se puede llegar a explicaciones como éstas. En Télam reinaba el aburrimiento, era una de esas jornadas en las que no ocurre nada, ni asesinato de ancianos ni piquetes en la ruta ni desastres naturales; Bush dormía la siesta en su rancho de Texas y a Chávez le había dado afonía. Fue entonces cuando a alguno, después del enésimo café y antes de salir a comprar otro paquete de cigarrillos, se le ocurrió: Che ¿y si le hacemos una nota a Scioli, que me dijeron que anda por ahí bostezando?

Otra posibilidad es que, precisamente, se haya dado el caso contrario. Que aprovechando que nada se mueve, fuera del litigio con Uruguay por las papeleras, y que en la Rosada, como en el Congreso, sólo se escuchan los ronquidos de los ordenanzas, le haya pedido a algún amigote de la agencia que le hicieran un reportaje, seguro de que sería la nota de la jornada.
Aunque también cabe suponer, hay que admitirlo, que lo que moviera a Télam a entrevistar al vice o a éste a pedir que lo hicieran se basara menos en situaciones pueriles que en otras más serias.

Porque, es bueno recordarlo, el ex campeón de motonáutica experimentó un enojoso episodio con la primera dama en el Senado, en el que ésta puso en duda su lealtad y, tras cartón, su esposa, la encantadora Karina Rabollini, fue tapa en la revista de LA NACION, infligiéndole lo que se consideró en los círculos más devotos de la pareja reinante una puñalada trapera.

En consecuencia, no sólo la entrevista no tendría nada de casual ni arbitrario, hecha al solo efecto de llenar cuartillas en un verano al que, sin los enojos de Kirchner, no lo despierta ni el carnaval, sino que obraría como una suerte de expiación pública destinada a calmar las iras y aventar las sospechas del pingüinato y permitirle llegar con felicidad a la terminación del mandato en 2007.

Dando fin, así, de una vez, a esta tortura china cuando recelaba de que los Fernández estuvieran maquinando algo y que tenía los días contados.
“Yo no sé si con esto le alcanza –dijo un parroquiano del Margot con fama de ser un entendido en política–. Me dijeron que el Presidente no quería salir a ningún lado para no dejarlo al vice a cargo. Y que estaba a dieta rigurosa de corderito patagónico, galletitas Canale y agua mineral sin gas, por miedo a que le diera un patatús, Daniel se le sentara en el sillón de Rivadavia y no lo pudiera sacar ni a palos.”

El reo de la cortada de San Ignacio, cuya crepuscular devoción por Karina es notoria, intervino diciendo: “Pero maestro, que no sean tan morfones. Que le den una oportunidad de ser presidente, aunque sea por un rato, a Scioli, así tenemos una primera dama para lucirnos hasta en París”.

Noticias relacionadas

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris