Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ni la madre que la parió

Juan Escribano Valero (Madrid)
Redacción
viernes, 30 de junio de 2006, 01:30 h (CET)
Ante el alubión de noticias escalofriantes que llegan a nosotros a través de los medios de comunicación, noticias que nos ponen los pelos como escarpias y los "trillos" por corbata, acude a mi mente una frase de Alfonso Guerra "A España no la va a conocer ni la madre que la parió" esto ya es realidad y, para demostrarlo voy a dar dos botones de muestra.

Hace ya bastantes años, en el trayecto de Diego de León a Sol me robaron la cartera, no llevaba dinero pues, si siempre he andado escaso y así sigo, en aquella época estaba "canino total", días después recibí por correo mi cartera con un billete de 25 pesetas y una nota que decía -cuando salga usted a la calle lleve dinero en la cartera por que si no ¿de que vamos a vivir los carteristas?-. Años después ya casado y viviendo en el Paseo de los Pontones compré un coche de segunda o tercera mano, ¡baya usted a saber! Las matriculas eran en relieve y, al 2 de mi matricula le faltaba el trazo que une la curva superior con la base, un ladrón me robo todo cuanto llevaba en el coche, (los repuestos y la herramienta) pero me pinto el trazo que faltaba al 2 y me dejó una nota con la siguiente advertencia -Arregle usted la matricula que la multa vale 1000 pesetas-.

Quienes hemos vivido sin rencor aquella España en donde hasta los ladrones eran gente honrada, amable, estupendos profesionales y, la comparamos con esta en donde hasta los gobernantes imitan a don Cosme, aquel personaje de Quevedo que -ni aun por descuido decía verdad- y en la que hemos conocido (en tiempos de Felipe González y el señor Guerra) un gobernador del Banco de España que para hacer negocios falsificaba su propia firma. En donde los bancos perdonan al partido gobernante cientos de millones, ¿a cambio de que? En donde nadie, ni en casa ni en la calle se siente seguro. En donde delincuentes con decenas de delitos están en la calle libremente. En la que desde altos representantes del gobierno instan a los jueces a prevaricar. Si aquella España la comparamos con esta España rota en varias naciones, cuyo gobierno está dispuesto a negociar con asesinos terroristas que se burlan de sus victimas impunemente y se lían a coces con la justicia... ¡qué duda cabe! A España no la conoce ni la madre que la parió.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris