Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Valencia amable

Antonio Marín Segovia (Valencia)
Redacción
jueves, 29 de junio de 2006, 00:18 h (CET)
No se trata de ser un agorero o un apocalíptico, señores periodistas y políticos. No se trata, tampoco, de ser un integrado absoluto y tremedista que acepta irremediablemente los dictados y designios oficiales que emanan del Poder de turno.

Simplemente, queridos informadores y políticos, se trata de cumplir la legalidad con exquisito respeto, evitando "regalar" terrenos públicos municipales a una empresa privada. Espero que alguna vez las autoridades que conforman el actual equipo de gobierno procedan a aceptar y entender que en las ciudades civilizadas y europeas, las grandes estructuras deportivas y comerciales se construyen en las afueras de las ciudades para así evitar molestias añadidas a las que ya padecemos en las grandes y conflictivas urbes.

Estoy cansado de repetir hasta la saciedad que en Benicalap-Campanar-Beniferri estamos padeciendo desde hace tiempo muchos y acuciantes problemas por ser puerta de entrada de Valencia y carecer de una eficiente red de servicios, equipamientos y estructuras públicas que atiendan adecuada y realmente las necesidades emergentes de la población actual.

Estoy cansado de repetir y demostrar documentalmente que nadie nos regala nada a los vecinos y ciudadanos de Valencia, pues los terrenos del solar de Cortes Valencianas/Dr. Nicasio Benlloch pertenecen a todos los ciudadanos presentes y futuros.

También debo indicar que existe un documento oficial, firmado y presentado por la alcaldesa de Valencia, detallando la necesidad de crear un Polideportivo en el mencionado solar. Invito a los que no tienen memoria a que recurran y consulten el citado libro, editado por el Ayuntamiento de Valencia en el año 2000.

Otra cuestión vital es recurrir al truco de la "revalorazación" de la zona si se construye ese estadio deportivo privado en una zona pública municipal. Quiero indicar que desde que se han instalado las grandes zonas comerciales en la zona de Benicalap-Campanar-Beniferri han ido desapareciendo los pequeños y medianos comercios, permaneciendo la zona desértica y desolada durante los domingos por la mañana, pues somos simples zonas periféricas destinadas a dormitorios...

Puedo hacer todo un análisis detallado, pero estoy convencido que la razón no interesa a nadie y que la intoxicación y las numerosas mentiras y disparates de la alcaldesa son las que interesa difundir y publicar...

Se me olvida decir que ni el Valencia ni el Ayuntamiento regala nada a nadie, pues debemos recordar a los desmemoriados periodistas, conciudadanos y políticos de turno, que los terrenos de Cortes Valencianas pertenecen a todos los habitantes y vecinos de Valencia, siendo Rita Barberá una simple empleada nuestra, no teniendo ningún derecho a decir las mentiras y estupideces que proclama en diversos medios informativos...

Lo desagradable y vergonzoso es que esos medios de comunicación no tengan la dignidad y valor necesario para contrastar y hacer públicas las versiones racionales y científicas que muchos vecinos estamos ofreciendo de forma pública y sistemática.

Estamos desamparados ante la marea de corrupción e ignorancia de la que hacen gala muchos políticos y muchos periodistas. No es posible decir que vivamos en un mundo racional y justo, pues la masa no necesita ni quiere pensar... Simplemente se traga y devora todo tipo de disparates y mensajes arbitrarios...

Lo dicho: No es ni necesario ni legal construir un estadio deportivo privado en una zona pública que debe ser destinada a la creación de instalaciones deportivas participativas para uso y disfrute del conjunto de personas que habitan en la zona, dado que el Polideportivo del Saler debe ser trasladado, tal y como se aprobó en su día.

Y por favor: no aceptamos regalos falsos, pues nosotros pagamos el sueldo de Rita, así como también sufragamos las deudas de una entidad privada. No estamos dispuestos a seguir pagando los caprichos y las inversiones privadas de un constructor y especulador inmobiliario.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris