Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Salud mental en crisis

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 29 de junio de 2006, 00:18 h (CET)
Patrick McGorry, profesor de siquiatría en la universidad de Melbourne dice que "más del 75 por ciento de la gente que desarrolla graves enfermedades mentales se les presentan los primeros indicios antes de los 25 años. El grupo comprendido entre los 18 y 25 tiene la presencia más alta de problemas relacionados con la salud mental. El impacto de estos desórdenes durante el período crítico del desarrollo puede ser muy profundo. Dejados sin tratamiento, o pobremente tratados, estos desórdenes conducen no sólo al sufrimiento personal y familiar, sino también a pobres progresos académicos, desempleo, abuso de substancias, invalidez permanente prematura. Las enfermedades mentales no tratadas pueden destruir relaciones de amistad y sociales. Romper relaciones familiares. Reducir a la gente a vidas socialmente empobrecidas. Ello no debe ser así".

Esta cita la he extraído del escrito del Dr. Patrick McGorry titulado "Salud mental: la crisis que nos afecta a todos". En su comentario el siquiatra dice. "con la mitad de la población en situación de riesgo, necesitamos una nueva política para tratar la enfermedad mental". A pesar de la urgencia, a esta especialidad clínica se la sigue manteniendo en una situación tercermundista.

No es mi intención practicar intrusismo psiquiátrico. Como cristiano tengo la responsabilidad de transmitir los principios doctrinales que pueden hacer posible que se reduzca un determinado número de dolencias mentales que no son de origen físico y que tanto dolor producen en innumerables personas y familias.

Según la tradición, el apóstol Juan siendo pastor de la iglesia de Efeso tenía el pasatiempo de criar palomas. En cierta ocasión un clérigo que pasó cerca de su casa de regreso de cazar vio a Juan distrayéndose con sus aves. El hombre reprendió al apóstol por perder el tiempo. Juan miró al arco del cazador y le dijo que tenía la cuerda destensada. Sí, dijo su interlocutor, "Siempre aflojo la cuerda del arco cuando no lo uso. Si estuviese siempre tensa perdería su elasticidad y no me serviría cuando fuese a cazar". Juan les respondió: "ahora estoy relajando la cuerda de mi mente para que pueda ser capaz de lanzar mejor las flechas de la verdad divina". No podemos estar en plena forma mental con los nervios siempre en tensión o maltrechos por la tensión constante a que los sometemos. ¡Algo tan sencillo de hacer pero tan difícil de practicar! A mi entender, saber relajar la mente es el secreto de la salud mental que no tenga nada que ver con patologías orgánicas.

Patrick McGorry nos habla de la presencia de la enfermedad mental en el grupo de personas situado entre los 18 y 25 años. Por su parte Jordi Cervós, neuropatólogo y rector emérito de la Universidad Internacional de Catalunya, asegura que es un hecho alarmante el número de suicidios que se dan en este segmento de la población. El desarraigo familiar, la promiscuidad y la pérdida o carencia de valores contribuyen a la depresión juvenil.

Las noticias clínicas nos alertan del incremento de enfermedades mentales en una población cada vez más joven. Estas dolencias eran impensables años atrás. Su brusca aparición no puede deberse al azar. Debe existir algún motivo que las favorezca.

Anteriormente hemos apuntado que el apóstol Juan criaba palomas con el fin de descargar su mente. ¿Cómo o en qué emplean los jóvenes de hoy su tiempo libre? Evidentemente no en actividades que les ayuden a relajar la mente. Los pasatiempos electrónicos tan en boga hoy, con su carga emotiva estresante, no ayudan en nada al relajamiento mental. Todo lo contrario, favorecen todavía más la tensión emocional. El resultado natural de tal siembra es la proliferación de las dolencias mentales que tanto daño ocasionan, tanto a nivel individual como en el colectivo.

Jordi Cervós afirma que gracias a la sicoterapia el paciente se siente apoyado y puede identificar y asimilar sus vivencias implicadas en el desarrollo y el mantenimiento de su enfermedad. William Barclay, comentarista bíblico de prestigio, en cierta ocasión mantuvo una conversación con un siquiatra. Éste le dijo. "Todo lo que puede hacer un siquiatra es desnudar a una persona hasta llegar a lo esencial del hombre y, si lo esencial es materia mala, no se puede hacer nada. Aquí es donde tú entras ". El "aquí es donde tú entras" del siquiatra es el reconocimiento de que el médico es incapaz de poder transformar la materia mala del hombre , es decir el alma afectada por el pecado, dejando la puerta abierta para que el pastor cristiano intervenga como médico del alma en el proceso de transforma en buena la materia mala.

En nuestros días la clerecía cristiana está desprestigiada por el hecho de querer servir a dos señores a la vez. Esta actitud impide el desarrollo de un ministerio eficaz y útil para curar a las almas perturbadas por el pecado. Las iglesias se hallan muy preocupadas en lavar sus caras para poder dar una buena imagen ante la opinión pública. Organiza muchas conferencias, sínodos y simposios para debatir los temas candentes que afectan a la sociedad. Todo este frenesí comunicativo deja la puerta abierta, pero nadie se arremanga las mangas para servir a la sociedad que sufre y a la que tanto dicen amar. Se desnuda al hombre, pero quienes tienen en sus manos la oportunidad de transformar la materia mala que hay en él, las iglesias, abrumadas por la tensión que se da en su seno, se quedan fuera, incapaces de prestar ayuda, o al menos intentarlo, a tantos enfermos mentales necesitados del mensaje curador del Evangelio. Absorbidas por el mundo presente, las iglesias y sus miembros, abrumados por la tensión, son incapaces de lanzar las flechas de la verdad divina que tanto bien pueden producir en una sociedad doliente.

Las iglesias deben revisar urgentemente con sinceridad y humildad si es que verdaderamente quieren estar en condiciones de hacer diana con la flechas de la verdad divina en el corazón humano enfermo. Es una grave responsabilidad decir que se es depositario de la verdad y dejar que se pudra esta verdad en la buhardilla.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris