Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Mundial / Octavos de final   -   Sección:  

España no da la talla y se vuelve a casa tras caer con Francia (3-1)

Ribery, Vieira y Zidane acabaron con el sueño de España en este mundial
Redacción
miércoles, 28 de junio de 2006, 22:23 h (CET)
España eliminada. Francia quitó de un plumazo las ilusiones de miles de españoles. Villa adelantó de penalti a la selección. Fue un espejismo ya que Francia sin hacer nada del otro mundo le dio la vuelta al partido. España, tras una buena primera fase, se vuelve a casa antes de lo esperado. Se jugó mal y se perdió como siempre.

Emilio Moreno López (Enviado especial a Hannover)
La historia no se puede cambiar. España es un país perdedor. Llegaba a este partido con la moral por las nubes tras una gran primera fase. Pero en los cruces nunca se da la talla. Esta vez no iba a ser menos. España fracasaba de nuevo en un mundial. En ningún momento jugó al nivel que se esperaba. Le vino grande el partido.

Ambos empezaron con mucho miedo. Se respetaban. En juego estaba el pase a los cuartos y, la posibilidad de seguir soñando. Aragonés fiel a su estilo puso en liza a un equipo de jugones. Al contrario que Doménech, que le entró el miedo y dejó en el banquillo a Trezeguet. Mejor para España. La película estaba clara. Los de rojo a tocar y crear, y los franceses a esperar y buscar rápido la velocidad de Henry previo paso por Zidane.

El primer susto lo dio Francia. Internada de Ribery, y Zidane, tras un rechace apunto esta de enganchar una pelota de gol. Los franceses sabían que anulando el centro del campo español tenían mucho ganado. En los primeros veinte minutos, Makelele y Vieira anularon por completo la sala de maquinas de España. Francia dio otro aviso poco tiempo después. La misma jugada de antes. Pero esta vez ni Ribery, ni Vieira son capaces de mandar a la red un pase letal de Henry. La banda de Pernía era un coladero. Por ahí venía el peligro.

Lo que son las cosas, España no estaba en el partido pero por fin la suerte nos sonreía en un mundial. En un corner sin aparente peligro Pablo forzó un penalti que podría valer una clasificación. Villa se encargó materializarlo. Fuerte y pegadito al palo derecho de Barthez. El camino se abría.

Tras el gol, España se sentía mas cómoda sobre el campo. Xabi Alonso se estaba haciendo el jefe en la zona ancha y esto lo agradecía el equipo de Aragonés. A Francia, sin embargo, le sentó como un jarro de agua fría. Era el momento de matar el partido, pero no se encontró el camino.

Cuando parecía que nos íbamos al descanso con ventaja en el marcador llegó el empate de Francia. Xabi Alonso pierde un balón en el centro del campo – posiblemente en falta – y Vieira mete un pase de gol a Ribery, que se queda solo ante Casillas, le regatea y marca a puerta vacía. Tanto de los llamados psicológicos, ya que solo quedaban cuatro minutos para llegar descanso. Había que volver a empezar.

Quedaba toda la segunda parte por delante pero las vibraciones no eran buenas. España no estaba metida en el partido, y en los primeros 45 minutos no se había creado ni una sola ocasión de peligro ante la portería de Barthez.

Lo mismo de siempre
La cosa empezó como acabó. Malouda a los cinco minutos de la reanudación apunto estuvo de adelantar a Francia, pero se encontró con Casillas. El guardameta madridista detuvo la vaselina del francés.

Aragonés movió el banquillo. Hizo un doble cambio. Era el turno de Joaquín y Luis García. Los damnificados Raúl y Villa – el de siempre – El partido no tenía dueño. España dominaba, pero ficticiamente. Francia se sentía cómoda. Vivian pendientes de una genialidad los hombres de arriba. Joaquín se pegó a la banda derecha, pero solo estaba Fernando Torres para rematar sus centros.

Los minutos pasaban sin que ninguno de los dos equipos llegara con peligro al área. La tensión subía, se llegaba al momento de la verdad y nadie quería cometer un error que podría ser definitivo. España necesitaba a Xavi. El jugador del Barcelona no estaba entrando nada en juego. Xabi Alonso se diluía según pasaba el partido, y solo Cesc mantenía el tipo. El mal partido del “8” hizo que Aragonés le cambiara por Senna. Luis quería hacer al equipo fuerte en el centro del campo. El hispano-brasileño aseguraba pelea. No venía mal.

España abría el campo con Joaquín. El bético le buscó las cosquillas a Abidal y apunto estuvo de batir a Barthez en una gran jugada individual. Ese era el camino. El extremo español tenia una velocidad más que la defensa gala. Pero esto era un mundial y algo nos tenia que pasar. Puyol y Henry peleaban un balón. El francés al chocar se hizo el muerto y el árbitro italiano a expensas de su linier – el no iba a pitar la falta – señaló infracción. Fue el final de España. La botó Zidane, y Vieira en el segundo palo remachaba con la colaboración de S.Ramos. Lo de siempre. Cuando más daño hace. Al final.

Quedaba cinco minutos más el descuento. España tenia que intentarlo. Pero Francia a la contra iba a matar el partido. Zidane dejaba sentado a Puyol y anotaba el tercero para Francia. Se acabó el sueño. España estaba eliminada como siempre. Bueno no, esta vez no fue en cuartos. Nos adelantamos a los acontecimientos.

FICHA TÉCNICA:
ESPAÑA:
Casillas; S.Ramos, Pablo, Puyol, Pernía; Xavi (Senna, min.72), Xabi Alonso, Cesc; Raúl(L.García, min.54), Villa(Joaquín, min.54) y Torres.
FRANCIA:
Barthez; Sagnol, Thuram, Gallas, Abidal; Makelele, Vieira, Ribery, Malouda(Govou, min.74); Zidane y Henry(Wiltord, min.88).
Árbitro:
Roberto Rosetti (Italia) Amonestó a Vieira (min. 67), Ribery(min.83), Zidane(min.91) por Francia y a Puyol(min.82) por España.
Incidencias:
Octavos de final del Mundial de Alemania. Lleno absoluto. 20º C, terreno de juego en buenas condiciones.


Datos destacables:

El bueno:
Ribery. El jugador del Marsella fue un quebradero de cabeza para la defensa española. Suyo fue el gol del empate. Pernía no supo frenarle.
El feo:
Henry. No sabe ganar. El jugador del Arsenal al acabar el partido se mofó de Luis Aragonés provocándole con continuos gestos. El técnico español le ignoró.
El malo:
Luis Aragonés. El técnico español no supo leer el partido. Estuvo mal en los cambios, e incomprensiblemente dejó sin jugar a uno de los jugadores que venían más en forma a este mundial, Reyes.
El dato:
Hace cincuenta y seis años que España no pasa de cuartos de final en un mundial.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris