Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Mundial / Octavos de final  

Ghana pone el fútbol y Brasil los goles (3-0)

Los brasileños marcaron en el minuto 4, y Ghana fue el único que propuso entonces juego e ilusión
Redacción
martes, 27 de junio de 2006, 16:07 h (CET)
El fútbol a veces es caprichoso, y parece que siempre sonríe a los mismos. Brasil fue un equipo vulgar ante Ghana hasta llegar al balón arriba, donde sus delanteros no perdonan. Tuvo cuatro ocasiones claras y marcó tres goles, de Ronaldo, Adriano y Ze Roberto; el resto de la canarinha fue para olvidar. A Ghana le ocurrió todo lo contrario: fue incisiva, rápida y contundente hasta los últimos metros donde a sus jugadores se les bajó la persiana en cada una de las ocasiones que dispusieron, que no fueron pocas. Hasta 18 veces dispararon a puerta, sin encontrar la merecida recompensa. Por juego y ocasiones Ghana mereció una suerte mejor.

Luciano Sabatini / Siglo XXI
El penta campeón del mundo afrontaba unos octavos de final como absoluto favorito ante una selección de Ghana que participaba por primera vez en la fase final de un Mundial. Los ghaneses, clasificados en un difícil grupo con Italia, EE.UU. y la República Checa, habían conseguido ya el sueño de estar en octavos, y en estas instancias tenían muy poco que perder y mucho que ganar.

Pitido inicial, y casi antes de que ninguno de los dos equipos pudieran merecerlo iba a llegar el primer gol de Brasil. Los ghaneses que habían salido un poco descolocados dejaron pensar demasiado a Kaká en el medio, y suelto a Ronaldo con metros por delante, justo como a él le gusta, el resultado de la mezcla era previsible. Pase al hueco del milanista que Ronaldo concluía ante el portero con su clásica bicicleta y adelantaba a los suyos. En cuatro minutos Brasil se había encargado de bajarle los humos a los africanos con un severo golpe de efecto.

Tras el gol Brasil seguramente comenzó a pensar en cuántos más podría a marcar, y se durmió en exceso. Por su parte, Ghana se echó adelante con valentía y mostró los dientes. Los ghaneses conforman un equipo muy fuerte, rápido y duro en la marca, pero que carece de excesiva precisión de cara al gol. Basan su juego en la velocidad y el desborde físico de sus hombres más adelantados, que no es poco, por que estos jugadores son auténticas gacelas. Así, Ghana se comió a Brasil durante el resto de primera parte.

El centrocampista Draman tuvo la primera ocasión clara de sus botas con un tiro desde 35 metros tras recoger un rechace completamente sólo y atreverse con descaro; Dida tuvo que despejar a corner. El joven delantero del Borussia Dortmund, Amoah no llegó por poco a un pase medido del propio Draman que le dejaba sólo ante el portero. Ghana estaba avisando. Poco después, Amoah, otra vez, llevaba el peligro y lanzaba un balón que saldría rozando el palo desde la frontal. Brasil estaba siendo claramente superada, defendía muy mal y dejaba demasiado espacio para la maniobra de los delanteros ghaneses, que no paraban de moverse y buscar el desmarque. El seleccionador Ratomir Dujkovic había aleccionado muy bien a sus jugadores, y estos sabía que si querían meterle mano a la canarinha iban a tener que sudar la gota gorda.

Sólo los coletazos de Brasil al contragolpe le daban algo de respiro a los penta campeones, y Adriano gozaría de una jugada casi idéntica a la del primer gol, pero Adriano no es Ronaldo y no supo salir del regate al portero ghanés. Debido a la presión que intentaban someter a Brasil en el medio, cada uno de los jugadores africanos iban cargándose con tarjetas con el peligro correspondiente.

El jovencísimo Asamoah Gyan tendría en sus botas el empate tras un centro muy peleado desde la derecha, pero el ghanés no encontraría puerta. Lo más justo huebiera sido que llegara el gol de Ghana, sobretodo tras el último cabezazo de Mensah a saque de corner, que Dida paró de casualidad. Pero el fútbol es caprichoso, y la providencia daría el segundo gol a los brasileños. Lucio se incorporaba por primera vez al ataque cogiendo a la contra a Ghana, combinaba con Cafú por la derecha cuyo centro remataría Adriano alas mallas, en claro fuera de juego que Lubor Michel no señaló.
Con el segundo gol brasileño se llegaba al descanso. Dos goles en los momentos claves de la primera parte, al comienzo y al final, ponían por delante 45 minutos de trámite para los penta campeones. Un 2-0 tremendamente injusto.

Segunda parte y más de lo mismo
Los brasileños intentaron salir más enchufados al partido, quizá más por una cuestión de imagen y orgullo que de necesidad. Emerson se quedó en el vestuario lesionado en la primera mitad, y el jugador del Arsenal Gilberto Silva tomaba la alternativa, como quizás le hubiera gustado a Pariera desde el inicio. Pero el partido solo iba a tener un dueño en el juego, y otro, como no podía ser4 de otra forma en el marcador. Ghana repitió formu8la y resultados tras el descanso.

La pelota era de Ghana, con un espléndido Boateng que entró por Addo, en el medio, las ocasiones seguían siendo para Ghana, y los goles para desesperación del respetable, brasileños. Muntari, que había estado muy activo en la primera parte, tuvo una buena ocasión de cabeza a la salida de un corner, pero cruzó demasiado la pelota. También lo intentó Gyan, con un tiro colocado al palo tras una fenomenal combinación en ataque, pero Dida atajó en una buena estirada.

Con Brasil a medio gas, y dejando pasar los minutos, Ghana se estaba erigiendo en protagonista, dejando mucha más brega y rapidez en el campo, recuperando rápido la pelota y combinando hasta la portería rival. El juego de gana hasta llegar allí se merecía uno, sino algún gol más, pero los delanteros africanos tenían desviado el punto de mira y sus tiros siempre salían altos o desviados. Difícil era destacar algún jugador ghanés, pues todos estaban haciendo una labor conjunta muy buena, aunque poco efectiva. No obstante, el voluntarismo y las gotas de calidad del jugador del Fenerbache Stephen Appiah eran más que plausibles.

La mejor ocasión de Brasil hasta ese momento la tuvo que poner Ghana, cansada de llegar a la puerta de Dida y fallar, John Mensah cedía de cabeza un balón al portero Kingson que por poco no acabó siendo un autogol. La displicencia de Brasil estaba siendo vergonzosa.

Pero no podía concluir el partido sin que el árbitro, el eslovaco Lubos Michel fuera menos que alguno de sus compañeros que están dejando una pobre actuación en el Mundial. El delantero Gyan se caía al suelo al no llegar a un pase largo, y el colegiado le sacaba la segunda amarilla, y la consecuente expulsión, por entender que había intentado simular el penalti, y no que las fuerzas ya le estaban fallando después de correr como un poseso durante 80 minutos. Es notable que Lubos Michel no ha debido jugar mucho al fútbol, ni sabe interpretar este lenguaje tan particular. No debemos olvidar también el mal gesto de un gran defensor como Juan, pidiendo la expulsión.

Pariera reservaría a la que está siendo su estrella en el Mundial, Kaká, ante la falta del desaparecido Ronaldinho que está siendo una tremenda decepción e hizo un partido para olvidar. Ricardinho entró al terreno por el milanista para dejar las mejores jugadas de su equipo en los últimos minutos.

Tercer gol brasileño, un resultado muy engañoso
Cuando el partido estaba muriendo Brasil cazaría su tercer gol, con la misma fórmula de todo el encuentro, saliendo desde atrás con un balón largo, al que correría Ze Roberto, esta vez en posición correcta, y batiría a placer a un vendido Kingson. Los minutos de descuento entonces sirvieron para la estadística y poco más. Mensah y Pantsil tuvieron en sus botas el gol del honor, mientras que Cafú y Juan harían lo propio del lado brasileño, pero el marcador quedaría como estaba.

Brasil se llevó una victoria que no mereció más que su rival, que dejó una muy buena imagen y careció de puntería en los últimos metros. Los penta campeones están dando la sensación de jugar en punto muerto, y no forzar la máquina, y esperan ahora a su rival del Francia-España. Ese choque de cuartos seguramente será harina de otro costal, y ahí tendremos que ver al verdadero Brasil, o estas mega estrellas se pueden despedir antes de lo que creen de esta cita con la historia.

FICHA TÉCNICA:
Brasil:
Dida; Cafú, Juan, Lucio, Roberto Carlos; Ze Roberto, Emerson (Gilbeto Silva 46’), Kaká (Ricardinho 83’), Ronaldinho; Adriano (Junio Pernambucano 61’), Ronaldo.
Ghana:
Kingston; Pantsil, J. Mensah, Pappoe, Illiasu; Appiah, Muntari, Addo (Boateng 60’), Draman; Gyan, Amoah (Tachie Mensah 70’).
Goles:
1-0, Ronaldo (4’). 2-0, Adriano (45’). 3-0, Ze Roberto (84’)
Incidencias:
67.000 espectadores en el Westfalenstadion de Dortmund. 21 grados de temperatura al comienzo del encuentro.
Árbitro:
Lubos Michel (Eslovaquia). Mostró cartulina amarilla a Appiah (7’), Muntari (11’), Adriano (13’), Pantsil (29’), Addo (38’), Juan (44’), y expulsó por doble amonestación a Gyan (48 y 80’).


DATOS DESTACABLES:

El Bueno: La sección de Ghana.
Dispararon 18 veces a puerta, combinaron e hicieron suyo el balón ante la penta campeona. Una imagen excelente, a pesar de caer eliminados. Los Draman, Gyan, Amoah y Appiah estuvieron a muy buen nivel, y sólo les faltó puntería.
El Feo: El juego de Brasil.
Se le puede pedir mucho más a esta selección, que en este partido se encontró con un gol tempranero y se dedicó a esperar y dejar jugar al contrario, sin proponer absolutamente nada. Muchas selecciones le tendrán ganas ahora a esta Brasil venida a menos.
El Malo: Lubos Michel y sus asistentes.
La actuación arbitral fue protagonista una vez más, y lamentablemente para mal. Cuando todavía quedaba esperanza para Ghana mataron el partido concedieron el segundo gol brasileño con Adriano en claro fuera de juego. Los ghaneses tienen de que quejarse.
El Dato:
Undécimo partido mundialista consecutivo de la selección brasileña sin conocer la derrota. La última vez que fueron batidos fue ante Francia en el Mundial del 98, para perder la final del torneo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris