Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Atención a Evo Morales

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 27 de junio de 2006, 03:35 h (CET)
Este particular personaje entre los dignatarios y gobernantes al uso, y, al que, con esta, se llevan dedicadas varias columnas “al aire libre”, es digno no sólo de atención sino de comprensión y respeto. Es un líder forjado en la lucha social boliviana de campesinos cocaleros –su pan-, aunque los vientos populistas tan de moda en Hispanoamérica, y en Madrid, se presten a confundirlo con un tipo delirante y exóticamente ataviado. No es posible, por injusto, confundir a Evo con el Chávez venezolano, ni con el provecto cubano barbado, ni con las entelequias del peruano Humala, ni con el brasileño Lula, ni con un etcétera, no muy extenso, que podría añadirse.

Seis millones de bolivianos, el censo del país más pobre de Sudamérica, le han elegido Presidente, y hay que tener en cuenta, que el setenta por ciento es analfabeto. Por escandalosas que resulten sus medidas de nacionalización, no se le puede negar que, a su manera -la de los indios “aymarás”-, las hace pensando en el bien de su pueblo. Cuestión diferente es que esas medidas resulten un acierto; más, ¿atina el Parlamento español votando la Ley de la Memoria histórica?... pero, este es otro asunto. Desde esta columna se cree en la buena voluntad de Evo para con sus conciudadanos. Un pueblo descubierto por los españoles. y gobernado por virreyes hasta hace escasamente doscientos años, y a los que sucedieron “cultos” criollos formados, en buena parte, en las logias masónicas donde se acuño la Independencia de los países de habla hispana. Una larga presencia de gobiernos golpistas, ha sido su precedente casi inmediato. Y, mientras tanto, el pueblo sin educar, y las riquezas del subsuelo, -llámese plata del cerro potosino, o hidrocarburos, también del subsuelo-, exportados con la mayor parte del beneficio para las compañías explotadoras. Esta es, a grandes rasgos, la historia del País que Evo preside.

Objetivamente, y en pocos meses, el gobierno de Morales ha logrado no solo asentarse, sino generar hitos de cambio, extremadamente positivos. Véanse algunos: con ensayo y moderación, a diferencia otros gobiernos de izquierda en América Latina no cree tener la verdad entre sus manos. El Gobierno, efectivamente, ocupó las instalaciones petrolíferas y gasísticas, y las mantiene bajo custodia con inteligencia para no tocar los contratos con las multinacionales, aunque modificó y unificó los porcentajes de rentabilidad, y, al final del proceso, la oposición, encabezada por los ultraliberales de “Podemos”, ha quedado satisfecha; la reforma agraria, frustrada en la revolución de 1952, ahora la demandan miles de campesinos, y su anuncio causó escándalo a escala internacional y en la parte de Bolivia más desarrollada. El susto de unos y la euforia de otros, han quedado en la devolución de tierras del Estado, hasta que, agotadas estas, se analicen las expropiaciones de latifundios sin uso. La reforma agraria es fundamental en cualquier proceso de redistribución en Hispanoamérica, que arrastra esta desigualdad desde los tiempos del Virreinato, y, si tiene éxito, será suficiente para situar a Evo en la historia de América Latina. Así mismo, en la “Ley de promoción comercial andina y erradicación de la droga” (ATPDEA), otorgada unilateralmente por los Estados Unidos a Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador para apoyar la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, el Vicepresidente boliviano propondrá, personalmente, a Washington, una renovación de las preferencias arancelarias para Bolivia, tan atractivas, que cuentan con el apoyo de altos cargos del Gobierno estadounidense.

Finalmente, el inicial “conflicto” con la Iglesia Católica parece encauzarse por la vía de la negociación entre el presidente de Bolivia, y los arzobispos de La Paz, monseñor Abastoflor y de El Alto, Jesús Juárez, aclarando la enorme coincidencia entre la Iglesia Católica y el Gobierno en las reformas de educación, y en las que el Estado boliviano: "debe ser neutral respecto de las confesiones religiosas, debe haber libertad de culto y apertura para diferentes creencias". La óptica para contemplar a Evo Morales debe ser de respeto y comprensión, algo que los naturales de las Américas que descubrió Colón, se merecen desde siempre.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris