Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas al director  

El generador de la indiferencia

Ángel Alonso Pachón, Getafe (Madrid)
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 19 de julio de 2019, 10:39 h (CET)

La vida natural en un mundo natural siempre se ha distinguido por mantener un perfecto equilibrio entre el universo y su desarrollo... por desgracia, hasta la llegada del hombre.

La llegada del hombre (genérico), con perdón de aquellos que piensan que “es una discriminación sexual machista, denigrante contra las mujeres”, supuso un antes y un después para el mantenimiento del equilibrio natural.

En lo relativo al aspecto “humano”, las sociedades han ido permitiendo la degradación de los principios intrínsecos a su propia naturaleza.

Principios intrínsecos son aquellos que tienen relación con la diferencia natural por sexos... Principios intrínsecos son aquellos que no confunden la autoridad con el totalitarismo... Principios intrínsecos son el derecho a nacer, el derecho a luchar por la vida, la libertad de pensamiento y de elección, el reconocimiento de la relatividad de las cosas, la protección de las unidades familiares, la lucha por la supervivencia y mejora personal y colectiva...

En lo relativo al aspecto conocido como “naturaleza”, sólo existe un principio intrínseco, el mantenimiento del equilibrio entre todos los elementos que la componen.

Lo que llamamos desarrollo y progreso ha ido rasgando la corteza protectora de lo que conocemos como “ser humano”, al tiempo que ha ido alimentándose de las raíces más profundas y esenciales de lo que conocemos como “nuestro mundo”: aire, agua y tierra.

La indiferencia “individualizada” la ha generado el sentimiento abrumador de incapacidad individual.

La indiferencia “social” la ha generado la mutación del concepto “política”; ya no se define como convivencia y respeto sino como supervivencia y ascenso de los que se dicen políticos.

Visto lo que le cuesta sobrevivir al “humanoide” creado por una sociedad no sociable ni respetuosa con sus principios intrínsecos... la INDIFERENCIA se expande lentamente, lentamente... sin solución de continuidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Todos quieren nueces

Algunos se resisten a perder el cargo regalado e inmerecido para que pudiera gobernar el ególatra Sánchez

Ronda de Outeiro, gatuno

Un poema de Aurora Valera

La dificultad de ganarse los galones de “venerable anciano”

“Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.” Ingmar Bergman

Divagaciones sobre lo público, lo privado y la defensa del ciudadano

No estoy muy seguro de que se defienda por el gobierno el derecho de propiedad

Un vecino de Alcossebre se jacta de que atropella gatos porque le molestan

El ayuntamiento de Alcossebre pone parches, y poniendo parches pone en peligro no sólo a los gatos sino también a los vecinos de Alcossebre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris