Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

Excesivo protagonismo judicial

Sergio González

domingo, 25 de junio de 2006, 23:56 h (CET)
El proceso de paz sigue, y lo hace con más de un obstáculo en el camino. Sectores rancios de la Derecha ven en la derrota del terrorismo la única forma de descabalgar a Zapatero del poder, y por ello jalean sin descanso las acciones emprendidas por el juez estrella de la Audiencia Nacional. Sí, Fernando Grande-Marlaska, ése que quiere seguir en un puesto donde, por suerte, va a dejar con el retorno al redil de Baltasar Garzón.

Pese a que se le presume un hombre moderno, progresista y defensor de los derechos civiles, nada esto está haciendo con el entorno de ETA. La comparecencia en un acto de Arnaldo Otegi en Barcelona ha sido sancionada con una prohibición expresa del titular del juzgado central. Eso en la Constitución no aparece, pero la interpreta como quiere y sin ningún escrúpulo. Bien cierto es que Batasuna está legalizada, pero recordemos, no sus líderes porque si son terrorista debieran estar detrás de los barrotes y no en la calle. La libertad de expresión está por encima de cualquier salvedad, más aún cuando los populares incendian vociferadamente Madrid, mucho más de lo que lo podrían hacer Permach y compañía.

La Justicia en este país no funciona y nunca lo hará. Es hora de acabar con el terrorismo y cualquier óbice contribuiría a seguir derramando sobre el suelo sangre y más sangre. Curiosamente, todos las formaciones están a favor del proceso de paz, ¿dónde está el Partido Popular? Muy probablemente esté de tertulia en tertulia con su séquito de pseudoperiodistas ramplones que utilizan las licencias de televisión concedidas por Espe para que actúen contra la legalidad política.

Por el bien de todos, que regrese Garzón de su paraje norteamericano y que acaben despotricando al servicial heredero del anciano presidente del Supremo pues el horno no está para bollos. Marlaska seguirá copando un puesto en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ya que su aburrido destino en el juzgado de Madrid no gustaría a nadie, y menos a alguien con tanto protagonismo.

Ya lo dijeron algunos especialistas en Derecho como Javier Pérez Royo hay que mirar mucho la situación en la que se está ahora mismo para que el proceso no descarrile. Que cincuenta años no son muchos para algunos, pero por lo menos para otros sí que lo son. El fin se acerca y todos debemos poner el grano de arena correspondiente para que los que revientan las fiestas no tengan cobertura mediática.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris