Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas al director  

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza
Lectores
@DiarioSigloXXI
martes, 16 de julio de 2019, 11:44 h (CET)

En relación con el violador que murió en Zaragoza cuando era detenido el domingo pasado, no se ofendan pero, permítanme que me desternille. Cuando ocurre algo así, en el mejor de los casos, oyes comentarios como:”Yo lo caparía”, “Yo lo mataría”, “Yo lo colgaría”, etc. Hoy me comentó un señor:”No comprendo cómo puede haber abogados que defiendan a esta gentuza. Si la violada fuera su hija ¿qué haría ese picapleitos?” Y yo le contesté:”Creo que se podría negar a defenderlo por ser familia de la víctima. Pero, aunque esa pregunta está muy bien hecha, aún hay otra mejor; y es ¿Qué haría usted si el violador fuera su hijo? ¿Lo denunciaría a la policía o no?” ¡Ja, ja, ja! Me río porque en este tipo de casos y en otros, muchas veces hago la misma pregunta y la mayoría de la gente no me sabe contestar. Yo creo en la ecuanimidad, y si a un delincuente se le desea la muerte, en justa reciprocidad, si el hijo comete el mismo error, también hay que desearle lo mismo ¿o no? Sin entrar en los problemas mentales que puedan sufrir los violadores, quiero dejar claro que denigro este tipo de delitos; en lo que quiero abundar es en la hipocresía. Pienso que nadie está exento de que algún día su propio hijo le pueda poner en una situación parecida. Dios no lo quiera, pero si así fuera, ¿usted qué haría: lo encubriría o lo denunciaría a la policía?

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Caraduras y sinvergüenzas: la insoportable banalidad de la hipocresía

Detengamos las mentiras de los que solo piensan en términos cuantitativos de más o menos

Estupidez del sometimiento

Las decisiones frívolas de los gestores, convierten en estúpidos los sometimientos, aún con la gravedad del momento

¡Maldita falta de transparencia!

Hay que salvar las televisiones privadas para que no hablen mal de su pésima gestión, pero no miran las morgues abarrotadas de ciudadanos y ciudadanas que fallecieron por su negligencia

La vida después del virus

Aunque el presente pueda lucir sombrío, no siempre los tiempos difíciles representan malos augurios y la historia de las pandemias lo demuestra

​¡Maldita falta de transparencia!

¿Entienden ahora los injustos 15 millones que el gobierno ha dado a las televisiones privadas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris