Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Regalos prácticos, sin duda

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 24 de junio de 2006, 05:14 h (CET)
Dedicándome a la docencia deportiva desde tiempo “ha”, escasamente hace un mes, uno de los chavales que acababa de conseguir su preciado nuevo cinturón, me dice:

"A propósito de felicitaciones, profe, ¿tú no estás ya un poco harto de tanta placa, diplomas y tanta figurita de la leche? ¿Cuántas tienes ya?"

"Unas cuantas, pero el problema es que la jefa ya me dijo que no había más sitio en el salón; además es que, lo creáis o no, en este clima tan húmedo, se oxidan rápidamente aunque sean de alpaca o plata."

Al tocar este tema en un momento tan especial para ellos, sospeché que el regalo que suelen hacerme cada fin de temporada, seguramente, no sería otra placa.

No volvimos a hablar de ello y nos fuimos el grupo completo a tomar unos refrescos para celebrar lo que habían conseguido después de 5-6 años de esfuerzo.

El cinturón negro es la primera meta importante en el camino de quien practica Artes Marciales y por tanto merece un mínimo de celebración.

Chicas y chicos adolescentes lucían su mejor sonrisa ya relajados y saboreando a la vez el refresco y el premio obtenido, liberando la tensión acumulada durante todo el día y habiéndose curado ipso facto las ganas de vomitar que aparecían a las 6 de la mañana con el madrugón y el viaje.

El viernes pasado teníamos la exhibición fin de curso, que hacemos casi todos los años y ya al finalizar y cuando me disponía a dar las gracias por su asistencia a las madres-padres de alumnos y demás familiares, que habían acudido a aplaudir as “enormes proezas” que realizaron los “enanos”, se me interrumpe desde la mesa de sonido y alguien pide que salga hasta el centro de la pista a recibir un regalo. Así lo hago pensando: “si llego a casa con otra placa, mi jefa nos echa a la calle a la placa y a mi”. En esto que veo dos de los alumnos mayores que desplazan una gran caja, arrastrándola, poniendo en ese momento mi cerebro a centrifugar sobre el contenido de la misma y, según se iban acercando, percibo un tufillo celestial en mis fosas nasales. Pero claro, al ser este un pueblo de montaña donde el embutido se cura como en ningún otro sitio, pensé que sería el aroma de la Alta Sierra Tinetense. Pues no, no era eso.

Los alumnos “peques” se encargan de sacar el papel de regalo y ante mi aparece una pezuña, que en aquel momento no supe si era de cerdo o de paquidermo por el descomunal tamaño. Agarro con ambas manos y extraigo un jamón, jamón, oiga.

Para seguir con la broma, simulo que es una raqueta y la coloco en horizontal, cual si del mallorquín Nadal se tratara y de pronto noto dos “crunh” bestiales en las muñecas que ambas y al unísono me gritan: “o bajas el jamón o nos fracturamos en este mismo momento”.

Opto por apoyarlo en el suelo y veo de nuevo a los pequeños desalojando el contenido de la caja: botella de Protos que se aleja por mi izquierda, Pesquera, Marques de Riscal, en dudosa verticalidad en el suelo, dos “sartas de chorizos” debidamente ahumados (por aquí saben curar el embutido) y envasados al vacío, cabalgaban sobre el cuello del alumno Damián.

Giro la cabeza y diviso a una barra de medio metro de lomo, deslizándose sobre la pista del “Poli” agarrada por una mano de unos cuatro años, que corre como un loco con el “tesoro” identificando a Luís José como el “arrastrador” y el mas pequeño de todos “el Manu” con un “chosco” de kilo y medio bajo el brazo.

Con la mente en blanco, me tocan en el hombro y me ponen una báscula de baño en el suelo: "¡Sube el jamón, “profe”!" 16.5 kg... ¿lo repito o no es necesario?

Resumiendo que hay que terminar… noto que la bella Beatriz, maquillada ella, para la exhibición y con su cinto negro recién estrenado, me pasa la mano por el hombro y me dice: Profe…¿A QUE ESTO NO SE OXIDA?...¡Pues eso!

OS QUIERO, GAMBERROS. ¡QUE BUENA GENTE, COÑO!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris