Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Deportes

Etiquetas:   Mundial / Grupo F - Jornada 3   -   Sección:   Deportes

Australia deja fuera a Croacia y se cuela en octavos

Los croatas tuvieron la clasificación en su mano durante 24 minutos pero no pudieron aguantar los ataques rivales
Redacción
jueves, 22 de junio de 2006, 20:57 h (CET)
Proeza increíble la que ha conseguido la selección de Australia de la mano de Guus Hiddink. Deja fuera del mundial a la semifinalista del 98, eso sí venida a menos, y consigue solocarse entre los 16 mejores equipos del mundo, en su segunda participación mundialista. El partido de ida y vuelta ofreció posibilidades para ambos bandos, con un tempranero gol de Srna de falta, y un tremendo fallo posterior del portero australiano Kalac, cuando su equipo había conseguido el empate que volvía a dar la clasificación de Crocia. Pésima e incomprensible actuación arbitral que acabó pitando el final del encuentro a la vez que anulaba el tercer gol a Australia.

Luciano Sabatini / Siglo XXI
Llenazo en el Gottlieb Stadion como viene siendo habitual en casi todos los partidos del Mundial. Croacia y Australia los protagonistas de un choque que representa la rebelión de dos equipos menores (con permiso de Croacia, semifinalista en el 98), contra la aparente supremacía de Brasil en el grupo. Los dos equipos que habían caído con la canarinha, tenían ante sí el pase a octavos. Para Australia todo un mito en su segunda participación mundialista, y para su entrenador la confirmación de su buen hacer mundialista, pues ya ha llevado a Holanda y a Corea hasta las semifinales en anteriores ediciones.

Los dos equipos saltaron al campo con mucho que ganar y poco que perder, y esperando que Japón no consiguiera la machada de golear a Brasil en el otro partido del grupo disputado simultáneamente, que le clasificara para octavos. Sin tiempo ni para tomar sitio en el estadio, la defensa australiana paró en falta el primer ataque de los croatas. Srna colocó con mimo la pelota, y disparó una parábola por encima de la barrera que acabaría en las mallas de Kayak, que salió en lugar del habitual Schwarzer. 1-0 en dos minutos y delirio en el bando croata, al que le hacía falta la victoria para clasificarse para octavos.

Los “socceroos”, como se conoce a los jugadores de la selección autraliana, reaccionaron y se lanzaron al ataque. Harry Kewell, que volvía al equipo, llevaba mucho peligro cada vez que se tiraba a una banda. Sus centros no conseguían ser rematados, no por falta de puntería o calidad de Viduka y Cahill, sino por los continuos agarrones a los que eran sometidos, sion que el árbitro inglés, Gram. Poll señalara nada. Los defensas croatas se sintieron impunes entonces y realizarían así varias acciones sancionables con penalti. Fue así, hasta que Simic volvió a empujar con sumo descaro a Cahill, y el colegiado señaló la pena máxima. El defensa Craig Moore fue el encargado de lanzar el penalti y empatar el encuentro. Este equipo australiano ha despertado muchas simpatías en Alemania, y el estadio lo celebró con júbilo.

Viduka gozaría de una buena oportunidad antes del descanso, y Prso daría la réplica en una jugada en la que fue egoísta y no cedió a Olic que se encontraba desmarcado. Con estas acciones y tablas en el marcador se llegó al descanso.

Segunda parte de ida y vuelta
Croacia se sabía eliminada con el resultado con el que reanudaba el partido y adelantó líneas en busca del gol que le diera la clasificación. Srna, incisivo por la banda derecha todo el partido, servía uno y otro centro que no encontraban rematador. Atrás, los croatas estaban empleándose con excesiva dureza ante el permisivo arbitraje de Graham Poll. Con diez minutos cumplidos de la segunda parte llegaría el gol croata. Nico Kovac recogió un balón suelto en el borde del área, y disparó raso un balón que botó delante de la estirada de Kalac y le pasó por encima en un tremendo fallo del portero. Todos los ojos se dirigieron sobre Hiddink, que inexplicablemente había dado entrada a Kalac y dejado en el banquillo al portero titular Schwarzer, y Australia podía pagarlo caro.

A partir de este momento el partido se volvió loco. Australia se lanzó con todos sus efectivos en busca del empate y de la clasificación, reforzado con la entrada de Aloisi y Kennedy, dos delanteros, sacando sendos centrocampistas. Con los dos equipos rotos y sin centro del campo cada uno buscaba la guerra por su cuenta, y la pelota iba de una a otra área. Emerton, Sterjovski y Viduka se movían por todo el frente de ataque australiano, y Prso y Modric buscaban del lado croata el gol que sentenciara el partido. Jarko Leko entró en las filas croatas para darle más mordiente al equipo croata, pero se mostró algo individualista.

Australia estaba sometiendo a un irrespirable acoso a los cratas. Kewell remató a bocajarro una dejada de Viduka que Pletikosa detendría de forma milagrosa. El gol australiano estaba por llegar y se notaba en el ambiente. Poco después el portero croata detendría un balón sobre la línea y los voluntariosos delanteros australianos casi lo sepultaron tirándose encima.

Gol australiano y desesperación de Croacia
Era cuestión de tiempo que llegará el gol del empate australiano, o que el árbitro acabara viendo una de las muchas faltas en el área de la defensa croata. Así, Aloisi prolongaría un centro largo, que recogió Kewell rematando de cerca de la derecha de Pletikosa. El jugador del Liverpool estaba en fuera de juego, pero el colegiado británico no lo señaló. Por entrega y empuje Australia mereció el empate. Quedaban diez minutos de auténtico infarto, y Australia debía reconvertir a los delanteros que había dado entrada en defensas si quería defender el resultado y la clasificación.

En el empuje croata, Dario Simic vería su segunda tarjeta amarilla por una entrada a destiempo dejando a su equipo con diez. Pero no tardó mucho Emerton en igualar la contienda al autoexpulsarse en un lapso de cinco minutos con dos cartulinas más. Croacia se fue arriba con todo lo que tenía sobre el campo. Tudor se encajó entre los dos centrales y la treta pudo salirle de cine si hubiera acertado en una de las últimas jugadas del encuentro. Cogió la espalda a su marcador y embolsó un centro plantándose sólo ante el portero australiano contra el que estrellaría incomprensiblemente el balón. Ahí tuvo Croacia el gol de la salvación, pero Tudor estuvo demasiado lento e hizo buena esa dicha de que a los defensas se les baja la persiana cuando pisan área rival.

Los últimos minutos fueron un auténtico descontrol. El seleccionador croata Zlatko Kranjcar perdió los nervios y dio una patada a una de las botellas de agua del banquillo. Ante tal ejemplo, sus jugadores no pudieron ser menos: Simunic veía dos cartulinas amarillas seguidas en tres minutos y el colegiado le expulsaba a la vez que anulaba un gol a Australia y pitaba el final del partido. Un auténtico caos que dio la sensación de que Graham Poll prefirió evitar males mayores y se lavó las manos.

El empate clasifica por primera vez a Australia para unos octavos de final, donde se verá las caras con Italia, y confirma a Hiddink como un auténtico especialista en este tipo de lides. Desolación en el bando croata, que cae eliminado y tiene que volver a casa.

FICHA TÉCNICA:
Croacia:
Pletikosa; Simic , Tomas (Klasnic 83’), Simunic, Tudor, Babic, Kranjcar (J. Leko 64’), N. Kovac, Srna, Prso, Olic (Modric 73’).
Australia:
Kalac, Moore, Neill, Emerton, Chipperfield (Kennedy 75’), Grella (Aloisi 62’), Culina, Cahill, Sterjovski, Viduka, Kewell.
Goles:
1-0, Srna (1’).
1-1, Moore (39’).
2-1, N. Kovac (56’).
2-2, Kewell (80’).
Incidencias:
55.000 espectadores en el estadio Gottlieb-Daimler Stadion de Stuttgart. 25 grados de temperatura al comienzo del encuentro.
Árbitro:
Graham Poll (Inglaterra). Mostró cartulina amarilla a Tudor (38’), Simunic (61’), Pletikosa (69’), y expulsó por doble cartulina a Simic (31’ y 84’), Emerton (80’ y 86’) y a Simunic (90’ y 94’).


Datos destacables:

El Bueno:
La selección australiana y Guus Hiddink. Demostraron ser valientes e ir a por el partido los 90 minutos. El técnico holandés consigue la proeza de llevar a Australia de una difícil repesca con Uruguay hasta los octavos de un Mundial, dejando apeados a los duros croatas.
El Feo: Graham Poll.
El árbitro británico estuvo muy errático todo el encuentro. Se tragó por lo menos cuatro penaltis en área croata, y concedió el segundo gol de Australia en fuera de juego, mal asistido por su juez de línea.
El Malo: Kalac.
A pesar de que Australia queda clasificada para ocatavos de final, su tremenda pifia tragándose el mal tiro de Nico Kovak pudo costarle la eliminación a su selección.
El Dato:
El defensa croata Simunic vio una primera cartulina amarilla en el minuto 62 al cometer una falta. El malo de Gram. Poll no debiótomar nota de ello, pues vería otra en el 90 y no fue expulsado hasta el 93, donde acabó recibiendo su tercera tarjeta amarilla! Una auténtica locura.

Noticias relacionadas

Las palas de los profesionales del pádel

Potencia y maniobrabilidad son las principales características que las diferencian

Celia Barquín presentaba "heridas por arma blanca" en "torso, cabeza y cuello"

Collin Daniel Richards, de 22 años, ha sido detenido

Mario Mola se proclama campeón de las Series Mundiales por tercera vez consecutiva

Iguala la hazaña del gallego Javier Gómez Noya

España arrolla a Polonia en el segundo partido del Preeuropeo femenino

Segunda victoria con facilidad

Bruno Hortelano: "Ha sido una celebración de la vida"

Hortelano y la Federación Madrileña de Atletismo montaron una competición a medida en la que el campeón de Europa de los 200 en 2016
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris