Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Crónica de una conmoción

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
viernes, 23 de junio de 2006, 00:33 h (CET)
La conmoción no es previsible pero puede medirse. El desgarro en un mundo globalizado es ya muy inmune a los desastres y trágicos sucesos televisados, en indirecta proporción a la cercanía al espectador. La Audiencia Nacional cómo escenario y foco de atención por el cobarde asesinato de Miguel Ángel Blanco, ha abierto con escasas imágenes el medidor de la conmoción social. Y ha sido mucha en la calle, al ver la exaltación del terrorismo por parte de Txapote a poco de requerirles cuentas la familia de las víctimas. La Constitución garantista favorece al criminal frente a la víctima, la subjetiva medición de la reinserción y arrepentimiento no dispone de aparato de medición fiable. Menos aún la colectiva. Por eso conmociona, porque estas imágenes suman todo eso a la cercanía de vernos víctimas del tiro por la espalda ante el chantaje imposible de cumplir por el Estado de Derecho. Los ciudadanos, la sociedad, el Gobierno con sus últimas declaraciones son pruebas de ello.

El espíritu de Ermua está vivo y fue el que arrinconó al terrorismo, hoy está acariciando el hombro de los gobernantes con sudor en la frente. Previsiblemente el organigrama planteado continúe, con el grito de guerra del asesino de Miguel Ángel Blanco retumbando en sus oídos. Hay manchas que no se quitan nunca por mucho que se laven. Sobre todo aquellas que contempladas por el pueblo, quedaron grabadas en sus corazones.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris