Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

El fracaso de los que no hacen su trabajo

Santi Benítez
Santi Benítez
viernes, 23 de junio de 2006, 00:33 h (CET)
Desde luego que el domingo quedó claro. Los catalanes aprobaron el marco legal que tendrá su autonomía en el futuro. Y quedó tan claro que el 74% de los votantes dijeron SÍ al nuevo Estatut – por mucho que le duela al catetario papanático – y sólo el 21% dijo NO. Existe una cuestión pendiente, claro; la alta abstención. Y no me extraña, bueno, no le extraña a nadie. Porque en el continuo ambiente de crispación en el que se ha sumido un documento que sirve simplemente para regular el funcionamiento de las instituciones autonómicas catalanas quitarían las ganas de votar a cualquiera. Al fin y al cabo de eso se trata. De conseguir que la mayoría de los españoles nos convirtamos en gente desganada, crispada y poco crítica. Ya hicieron pruebas al respecto durante ocho años estos políticos de medio pelo, representantes del movimiento caciquil patrio.

Esta es la demostración de que sucede cuando la oposición no hace su trabajo, en realidad cuando un político no hace su trabajo, que al fin y al cabo no es otro que el de defender los intereses de la mayoría de los ciudadanos. Cuando ese político lo que hace es buscar la gresca, convertir la discusión razonable de puntos de vista, la política, en una simple cuestión de crispación, resulta que termina por no convencer a nadie y nos convierte a todos en contendientes de lucha libre en vez de en electores, votantes y ciudadanos. Y termina uno por inflar las ventanillas de la nariz cada vez que lo oye hablar, cuando no le escucha defender los intereses de nadie, sino ir directamente a decir tonterías a ver si cuela. Termina uno pensando “Con tu pan te lo comas, guapo”.

Aquí la cuestión está en que no razonemos. Porque si nos ponemos a razonar empezamos a preguntarnos donde está la sorpresa que vaticinaba ese político de cuerpo presente que es Piqué. Nos empezamos a preguntar porqué España sigue entera después del domingo, cuando resulta que se iba a “romper” – como si fuera un azulejo. Nos empezamos a preguntar a cuento de qué está cobrando el sueldo la oposición, si para trabajar y aportar algo o para seguir diciendo tonterías, chorradas y estupideces (Cada vez que escucho declaraciones de Zaplana me quedo pensando si de verdad se cree que existe la suficiente cantidad de estupidez en este país como para que más del 21% le crea una sola palabra).

Porque espero que tengan claro lo que ha pasado el domingo – obviando paparruchadas sobre la participación que han provocado ellos mismo. Este domingo se ha plasmado cual es el futuro de este PP venido a menos. Yo creo que lo tienen más o menos claro: Lo que es en Cataluña no van a lograr mucho voto... Se han puesto en contra el voto homosexual, tienen un verdadero desaguisado en la Comunidad Valenciana con lo de Terra Mítica, en Canarias están que lo único que les falta es pedir asilo en Pernambuco a ver si así escapan de tanta investigación, en el País vasco para mi que por no saber no saben ni donde está el norte... Señores del PP, iba a decirles sino es hora ya de empezar a trabajar, pero para mi que ya es tarde, así que, señores del PP, ¿Cuándo vamos a poder oír algo sobre su programa? ¿Qué quieren hacer con el problema de la vivienda? ¿Con la sanidad? ¿Con la educación? ¿O es que lo de ustedes se limita al estatut, que han perdido, claro, o a la desaparición de ETA, que evidentemente les duele como si les estuvieran arrancando una muela?

No voy a sacarles eso de que quieren que la religión, católica claro, sea obligatoria en la educación de nuestros hijos, ni que la sanidad en las Comunidades Autónomas en las que gobiernan es tan asquerosa que tienen que falsificar las estadísticas nacionales para ver si escapan – Ay, Esperanza, Esperanza –, tampoco que su política en vivienda se limita a aquella famosa frase de Rato, que no voy a repetir porque me da vergüenza ajena, o que los presupuestos de seguridad ciudadana daban pena cuando gobernaban (Podría seguir, pero ¿Para qué?). Lo único que me gustaría ver, y digo yo que lo veremos en algún momento (¿...?), es que trabajen. Porque la verdad, votarles para que estén haciendo el panoli... pues como que no. Tengan claro que aquí los que pagamos sus sueldos somos nosotros, panda de...

Buenas noches, y buena suerte...

Suena de fondo “Business as usual”, de Men at work

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris