Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Mundial / Grupo E - Jornada 3   -   Sección:   Deportes

Tablas entre Argentina y Holanda y la albiceleste campeona del grupo (0-0)

Los argentinos se medirán a México, y los holandeses a Portugal en octavos de final
Redacción
miércoles, 21 de junio de 2006, 21:04 h (CET)
Lástima que este encuentro se produzca en la fase de grupo por que el partido deja la conclusión de que ambos equipos pudieron ofrecer más, más jugadores que ambos técnicos reservaron, y más lucha por la victoria. Holanda solo intentó ganar el encuentro en los primeros veinte minutos y dedicó el resto del partido a contemporizar el juego, algo que no es nada fiel a su estilo, y al final se nota. Los argentinos ofrecieron algo más, con coraje, por pundonor, por que a un argentino no le gusta perder ni a las canicas, pero uno imagina que si hubiera sido una eliminatoria otro gallo hubiera cantado. Riquelme fue protagonista de las escasas ocasiones, lanzando una falta que tras toque del holandés Boulahrouz acabaría en el palo. Eso, y poco más.

Luciano Sabatini / Siglo XXI
Argentina contra Holanda, un partido propio de octavos de final sino de instancias mayores. Dos equipos que por calidad de jugadores y concepto futbolístico se han postulado como claros favoritos para ganar el Mundial. Los de Pekerman con un a filosofía de toque y apoyos en corto, alrededor de la grandilocuente figura de Riquelme. Los de Van Basten, que siempre intentan un fútbol rápido y de ataque, del que el espectáculo es el principal beneficiado. Un apasionante partido por el liderato del grupo y evitar a la Portugal de Figo en octavos.

Ambos seleccionadores pusieron sobre el campo sendas alineaciones condicionadas por los jugadores que tienen apercibidos de sanción por haber visto una tarjeta amarilla; ya clasificados para la siguiente ronda ninguno quiso correr riesgos de perder a ninguno de sus jugadores para el próximo cheque. De esta forma Cufré entró por Sorín, Milito por Heinze, Messi por Saviola y Tévez por Crespo en las filas sudamericanas. Por fin la oportunidad que muchos argentinos pedían para el “pibe” Messi desde el inicio; en Holanda Van Basten dio entrada a Van der Vaart, Kuijt, Jaliens y de Cler entre los once elegidos, para reservar también a sus apercibidos.

Tanto argentinos como holandeses saltaron al césped del Waldstadion de Francfort con mucho respeto entre sí. Enseguida se vio por que eran las favoritas del grupo y ya clasificadas matemáticamente para octavos, antes de la disputa de este encuentro. Los primeros peloteos fueron para Holanda, que optó por abrir el campo y Argentina comenzó a sufrir como no lo había hecho en ninguno de los dos encuentros anteriores. Los “orange” con toque y Van Persia por una banda y Kuijt por la otra empezaron a echar atrás a Argentina. Pero en las filas albicelestes habían saltado al campo dos jugadores de los no habituales capaces de dar la vuelta a cualquier situación: Mecí Y Tévez. Con ellos el frente argentino ganaba mucho en velocidad. A los 16 minutos el “apache” Tévez probó por primera vez desde fuera del área a Van der Sar con un tiro de fuera del área tras una buena combinación de todo el equipo.

Kuijt ponía la réplica en la siguiente jugada tras un fallo de Burdisso que estaba renqueante tras una jugada desafortunada a saque de un corner que le acabaría sacando del partido por lesión. Abbondanzieri tapó bien el tiro al primer palo del holandés, pero subió el susto en el cuerpo a todos los argentinos. Holanda había avisado.

Mejoría albiceleste
Burdisso, que llevaba lesionado sobre el campo demasiados minutos dejó su lugar a Coloccini, con lo que Pekerman dejaba claro que prefería cubrir bien esa banda ante el ataque de Van Persia o Kuit. A partir de entonces Argentina tomaría la batuta del encuentro; Mascherano ató el medio centro, como a su técnico le gusta sin complicaciones ni alegrías en ataque, y comenzó a ser el eje del ataque de su equipo. Por delante Riquelme tomó la batuta, como en él es habitual. La pelota había extrañado las caricias del 10 de Argentina. Y en la punta Mecí y Tévez ponían el peligro con sus constantes carreras.

De un corner a favor de los llegaría la siguiente ocasión para los argentinos. Riquelme colocó con mimo el esférico para darle una rosca endiablada cerrando tanto el centro que sólo la punta de los dedos de Van der Sar pudo salvar el gol olímpico. De nuevo a balón parado lo intentaría Riquelme: cuando todos esperaban un nuevo balón colgado el del Villarreal la pegó raso y fuerte hacia Tévez al que se le cruzó en la estirada el defensor Boulahrouz mandando el balón al palo. La mejor ocasión de Argentina se esfumaba para desilusión de su afición. Unos seguidores que se encendieron entonces poblando el silencio del Waldstadion con su cántico: “Oé, oé, oé, oé, oá, oé cada día te quiero más, sos un sentimiento, no puedo parar”. Y es que el fútbol para los seguidores de la albiceleste es mucho más que un deporte, como dicen, es una pasión.

El atlético Maxi con un tiro desde fuera del área que pasó rozando el palo y Messi de lejos cerrarían las hostilidades de una primera parte igualada, en la que Holanda metió miedo a su oponente y Argentina puso las ocasiones.

Segunda parte y dominio argentino
Tras la reanudación en la que ninguno de los dos entrenadores introdujo ningún cambio, Argentina pasaría a dominar el partido. Holanda se volvió gris, con un centro del campo en el que los pocos que habían estado bien en la primera parte se apagaron. Escasa la aportación de Van Persie, fuera de lugar todo el partido, de Cocu y Van der Vaart. Por el bando sudamericano Mecí era el que más lo intentaba, buscando a Riquelme para asociarse en corto. De una de esas triangulaciones llegaría la mejor ocasión albiceleste cuando tras una pared a la velocidad de la luz Riquelme avanzó y disparó raso rozando el palo de la portería defendida por Van der Sar.

En vista de que ninguno de los dos equipos rompía el empate, Pekerman y Van Basten comenzaron un carrusel de cambios que no parecía tener como objetivo ganar el encuentro. El holandés dejó sin bandas a los suyos, quitando a Van Persie y a un desdibujado Van Nistelroy. Por parte argentina Messi dejaba su sitio al interista Julio Cruz. Tremenda ovación se llevó el barcelonista a pesar de que no pudo brillar con la intensidad que en él es habitual.

Holanda parecía conformarse con el empate, a pesar de que con él iba a ser segunda lo que le enfrentaría a Portugal en octavos. El recién entrado Lanzaat cogió el medio para intentar tocar y dejar pasar los minutos. Pero si había un equipo que buscaba la victoria ese era Argentina. Cómoda en el fondo ya que los “orange” solo se acercaban colgando balones se lanzó al ataque, y tuvo una excelente ocasión de las botas de Carlitos Tévez, con un tiro que salvó Van der Sar en una bonita estirada. Luego Riquelme buscaría su jugada, pisando el balón, bailando sobre él para burlar a tres contrarios en el área, pero no conseguiría conectar con el disparo. Los albicelestes estaban proponiendo más fútbol y mostrando más garra, y embotellarían a su rival.

Holanda sólo pudo sacudirse la presión con una falta lanzada fuera por el jugador del Ajax Van der Vaart, y en los últimos minutos con dos saques de corner seguidos. El descuento dejaría una última ocasión que el “apache” Tévez mandaría al limbo. El pitido final del árbitro pareció dejar contentos a ambos equipos, a pesar de que quizá los argentinos merecieran mejor suerte pro la carne que pusieron en el asador en ciertos momentos y por la forma de contemporizar el juego en otros. Holanda asustó, pero no se mantuvo fiel a su estilo, algo que ya arrastra desde su partido frente a Costa de Marfil, que no mereció ganar.

Ahora, octavos, esto ya es otra cosa. Llega el momento de la verdad, en el que ningún equipo podrá dejarse nada en el tintero y eso a los aficionados al fútbol nos gusta. México será el rival de Argentina , campeona del grupo tras este empate, y Portugal el equipo que se medirá a los holandeses en un apasionante encuentro.

FICHA TÉCNICA:
Holanda:
Van Der Sar; Jaliens, Boulahrouz, Ooijer, de Cler; Cocu, Sneijder (Maduro 85’), Van der Vaart; Van Persie (Landzaat 65’), Kuit, Van Nistelrooy (Babel 55’).
Argentina:
Abbondanzieri, Burdiso (Coloccini 23’) , Ayala, Milito, Cufre, Mascherano, Cambiasso, Maxi Rodríguez, Riquelme (Aimar 78’), Tévez, Messi (Julio Cruz 69’).
Incidencias:
48.000 espectadores en el Waldstadion de Francfort. 23 grados de temperatura al comienzo del encuentro. Las gradas fueron pobladas con los colores naranajas y albicelestes de ambas selecciones, que se repartieron prácticamente al 50 por ciento los sitios.
Árbitro:
Luis Medina Cantalejo (España). Mostró cartulina amarilla a Kuit (27’), Ooijer (42’), de Cler (47’), Cambiasso (56’), y a Mascherano (89’).


Datos destacables:

El Bueno: Tévez.
El más entonado del partido, luchó corrió y mostró calidad en sus botas. Por poco no repite el gol a Serbia con túnel y posterior robo a un defensa al cruce. Puso las ocasiones de su selección.
El Feo: Van Persie.
El extremo del Arsenal estuvo poco acertado lo que suele desquiciarle, y así fue. Regalo pataditas a varios de sus rivales y debió ver quizás alguna tarjeta antes de ser sustituido.
El Malo:
El sistema de competición. Las tarjetas que varios jugadores arrastraban no impidieron ver a estrellas de ambas selecciones, como Robben, Crespo o Saviola. Sus técnicos prefirieron guardarles y que vieran limpio su historial de amonestaciones en la siguiente fase. Una pena.
El Dato:
Primer empate en la historia particular de los enfrentamientos mundialistas de ambas selecciones. Hasta ahora Argentina le había robado el Mundial del 78 a los “Orange”, y Holanda vencido en dos ocasiones, entre las que estuvo la eliminación de los albicelestes en el mundial del 98.

Noticias relacionadas

El Burela acaba con la imbatibilidad del Betis FS (3-5)

Primera derrota de la temporada de los verdiblancos, que no tuvieron su día ante un rival directo

Cinco razones por las que jugar al pádel con zapatillas especializadas

Podemos dar un salto de calidad brutal en nuestro juego

Gómez Noya concluye undécimo en el Ironman de Hawái

El alemán Patrick Lange se proclama campeón

Huelva recibe a Carolina Marín como "la reina del bádminton mundial"

Homenaje a una deportista onubense que ha ganado tres veces el Campeonato del Mundo de bádminton

Un Betis FS muy serio aplaca al Bisontes (4-0)

La pegada, el control y la seriedad de los béticos acabaron con el otrora Playas de Castellón
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris