Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Aburrimiento juvenil

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 22 de junio de 2006, 00:54 h (CET)
El drama de una mujer pobre y sin techo en Barcelona que se cobijaba en el cajero de una entidad bancaria para pasar la noche y que fue brutalmente golpeada para finalmente ser rociada con disolvente y ser quemada viva, es un hecho espeluznante. La acción de los tres adolescentes pertenecientes a la clase media alta, no estaban afectados por la corrupción que se da en quienes pertenecen a la marginación. El crimen ha hecho correr ríos de tinta. De los comentarios leídos, el que creo que desvela mejor las causas que han motivado tan horrible asesinato es el dibujo de opinión que El Mundo publica en su edición del 21-12-05. La ilustración nos muestra una discoteca con los focos iluminando a una pista de baile repleta de parejas que danzan saltando según la moda actual. Un comentario describe las diversas maneras como se divierten los jóvenes. La explicación finaliza con la siguiente coletilla: "Y sin embargo se aburren". En un primer plano, tres jóvenes apoyados en la barra del bar y con sendos vasos en la mano, muestran caras de fastidio. Uno de ellos dice. "¿Vamos a quemar algo por ahí, tíos?"

Creo que el aburrimiento es la clave del problema que representa a la juventud actual. Al siquiatra Jaume Baró, el entrevistador le pregunta: ¿Cuál es la causa de todas las adicciones? Quien es profesor en la universidad de Lleida, responde. " Una de las principales es el aburrimiento, el no saber qué hacer, sobre todo entre los adolescentes". El Dr. Baró sigue explicando. "Una cosa parece clara: con una mejor educación, con más actividades para ocupar el tiempo libre, los jóvenes caen menos en las adicciones".

A pesar de que la entrevista que se le hizo al siquiatra gira en torno de la adicción sexual, la respuesta que da cuando se le pregunta: ¿Qué tratamiento se le aplica al adicto sexual? Es muy adecuada al problema del aburrimiento juvenil que hoy nos preocupa: "El mismo que al resto de los adictos. El proceso es el siguiente: para curar a un adicto primero tiene que tocar fondo, asumir que tiene un problema. Después tiene que compartir y reconocer que tiene un conflicto…Por último hay que iniciar un tratamiento de sicoterapia con un grupo de ayuda, tratamiento que casi siempre es largo y complicado".

El Dr. Jaume Baró afirma que para tratar el problema de la adicción al sexo hace falta que el enfermo reconozca su problema ya que de no ser así jamás iniciará el tratamiento que le liberará de la esclavitud a la que está encadenado. La persona aburrida, si de verdad quiere abandonar su estado de desilusión permanente en que se encuentra, debe reconocer el estado deplorable en que se halla.

La élite religiosa preguntó a los discípulos de Jesús por qué su maestro comía con los pecadores. Jesús que oyó el interrogatorio, les dijo. "El médico no lo necesitan los sanos, sino los enfermos" (Mateo,9:12).

Con su respuesta, Jesús está dando a entender que él es el médico que necesitan los pecadores. Se me podrá preguntar qué tiene que ver Jesús con el aburrimiento. La respuesta es muy sencilla: el aburrimiento es una consecuencia del pecado y, el pecado implica separación de Dios. La función del Jesús evangélico es que por su mediación el hombre haga las paces con Dios y tenga íntima relación con Él.

¡Sorpresa! Tan pronto se ha restablecido la paz con Dios por la fe en el nombre de Jesús, desaparece el aburrimiento porque se entra en contacto permanente con la fuente de agua viva que satisface las necesidades más profundas del alma. En tanto no se dé esta relación, las actividades recreativas consideradas sanas, el voluntariado social, la dedicación al estudio o cualquier otra actividad noble, no dan satisfacción profunda porque sus efectos gratificantes no llegan al centro del alma. La sed espiritual que sigue exigente, no se satisface. Es necesario intensificar los esfuerzos para no llegar a destino. El alma sigue permaneciendo vacía y sedienta. Llegado su momento, la frustración no puede contenerse más y se produce el estallido demoledor. ¿Quién lo tenia que decir?, exclama la gente cuando el joven modélico se rompe en mil pedazos? ¿Cómo puede ser que este joven que tanto prometía haya podido hacer semejante fechoría? El aburrimiento crónico le ha impulsado a buscar en un hecho incívico, que atrae sobre él las miradas de todos, la satisfacción que las buenas maneras que les caracterizaban no le proporcionaban. Este desbarajuste personal debería llevarle a reconocer que ha tocado fondo. A reconocer que debe ir al médico del alma. Si asume que tiene un problema grave de personalidad, esta confesión puede ser el inicio de una vida abundante porque puede ponerle en contacto con Jesús que puede llenarle de gozo permanente a su alma.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris