Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cesta de Dulcinea  

Entramado de puntos

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 18 de junio de 2006, 00:53 h (CET)
Le han dado el carné por puntos o por envueltas de chocolate, se dice con sorna y mala uva al calificar a un mal conductor, ¿puntos para conducir? Pues ya llegaron, aunque parece ser que no está tan claro como nos lo apuntan, pero aquí están los famosos puntos de la discordia, los puntos del miedo evocadores de los juegos de infancia, los puntos de mira, puntos fuertes, puntos débiles, positivos, negativos, inseparables al ser humano y que están por todas partes.

Fíjense hasta dónde puede llegar la “puntomanía”. Hay puntos de bancos y de cajas de ahorros, según los productos bancarios a los que hayamos sucumbido; hay puntos por echar gasolina en un surtidor determinado; hay puntos coloristas de tómbola de feria, que luego se quedan guardados y pierden su valor y color definido; hay puntos comerciales por comprar en establecimientos clave o vencerte a una famosa marca; puntos por adquirir productos de belleza; está la dieta por puntos, ¡casualidades prohibitivas!, también llamada de los 12 puntos, según los alimentos ingeridos. Son puntos literarios los de Harry Potter. Habrás de ganar puntos por utilizar de una determinada forma la telefonía móvil; puntos para el deporte y sus campeonatos; puntos para las hipotecas; puntos limpios; puntos negros, estos sí que deberían quitarse de nuestras carreteras antes de nada para evitar accidentes, convendría aclararlos un poco, bajando así su negrura y peligrosidad, bajarían las cifras de accidentes; y en definitiva, hay puntos para todo, hace tiempo que se instalaron en la televisión en programas juveniles como el pionero de la puntuación “Cesta y puntos” y ya no nos abandonan de ninguna cadena que se precie de puntual y guste de aumentar audiencias. Están por todas partes y en todos los programas, puntos, puntos, puntos...

Con el lío que van a armar, y sólo nos merecemos 12 puntitos neurálgicos de nada, sin contar que a los novatos, a esos que seguirán mostrando durante un año la L del recuadro verde, la L de learning que mira por dónde, no hace referencia a la A de aprendiz y sí a su colega traducción anglosajona de “aprendiendo”, a ellos les darán sólo 8 puntos de partida, nunca el 8 tuvo tanto valor en carretera. Se pretende con esta baja cifra reducir las altas cifras de fallecidos en accidentes, sobre todo de jóvenes.

Pero como no estamos de acuerdo en cómo nos puntúan ni de niños ni de universitarios, ni en nuestro comportamiento adulto, vamos a revisiones y a recursos para pedir más puntuación, así ya se ha tramitado y admitido el primer recurso contra este reparto ante el Tribunal Supremo, presentado por la AEA (Automovilistas Europeos Asociados), y por varias razones. Alegan que es injusto que la retirada de puntos no se pueda recurrir como sí ocurre con las multas y puntos en los 11 países de la Unión Europea donde se ha implantado el sistema de punteo. Ellos están tranquilos, calculan dos años lo que tardará la respuesta, y para esas fechas habrán sido retirados muchos carnés que serán indemnizados si el recurso les sale favorable. Otros dicen que los que tienen ya su carné, no se les puede retirar por una asignación de puntos pues ésta no era una condición exigida antes para la obtención del permiso de conducir que tienen en sus manos. Ya ven que lo de los puntos tiene muchos puntos suspensivos. Incluso hay una asociación de transportistas que ha solicitado al Defensor del Pueblo un recurso de inconstitucionalidad. Otro punto más de vista.

Léanse el sistema de puntos con atención, están a punto de caramelo y piensen que no nos quitarán ninguno si no dejamos de respetar las normas de circulación, esa es la base. Pero algunos conductores y profesionales del volante se sienten inseguros. Lo consideran un punto y aparte en las nuevas normas de la DGT, otros sólo ven este sistema como el punto y seguido de sus viajes. Llega el entramado de puntos. Y punto.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris