Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 18 de junio de 2006, 00:54 h (CET)
Por fin, tras varios meses de batalla, el domingo dieciocho los ciudadanos de Cataluña tendremos la posibilidad de votar en referéndum el documento definitivo de la reforma del Estatuto de Autonomía. Esta semana ha llegado a los buzones una copia bilingüe del texto.

La demora en la entrega a los ciudadanos de una copia del documento favorece el voto laso, los palos de ciego. En efecto, existen personas que no tienen suficiente con tres o cuatro días para leer, examinar, comentar, discutir e ir paulatinamente formando su propia opinión.

No he podido hablar con nadie que pensara dar el voto negativo. Los que apoyan el voto nulo o el no-voto, lo hacen como represalia a la clase política catalana. De aquéllos que creen que el Estatuto debe seguir hacia delante, pocos habían leído la copia que la Generalidad nos ha hecho llegar. El argumento que se respondía a mi interrogación era básicamente que “dicen que es mejor”. A esta respuesta yo les recordaba que no todos dicen que es mejor. El PP, por ejemplo, no cree que la reforma sea mejor. Tampoco lo piensa ERC. Lo piensa, en realidad, la mayoría, las dos fuerzas políticas de Cataluña: PSC y CiU.

Bien, la opinión de la clase política no es unánime. Pero el “no” tiene mala fama. No es que digan que el sí es mejor, sino que el PP dice que no. Es tan fuerte esta opinión, que mucha gente prefiere abstenerse que votar lo mismo que los populares, aunque la misma opción sea defendida por Esquerra Republicana. El Partido Popular ha orado de manera ofensiva en muchas ocasiones hacia Cataluña y el pueblo catalán. Pero, por ejemplo, Rodríguez Ibarra es socialista y también nos ha dedicado algún piropo.

La actitud de victimización no nos favorece. No solamente porque tampoco nosotros somos unos tolerantes empedernidos sino, sobre todo, porque lo que el domingo votamos no es esto.

Seguramente, ERC y el PP tienen razón en algunas de sus objeciones. Seguramente, el nuevo Estatuto no será tan absolutamente mejor como dicen PSOE y CiU. Para opinar con conocimiento de causa, hubiese sido adecuado hacernos llegar la propuesta de reforma con un poco más de antelación.

Quizás así se hubiera evitado las increpaciones violentas de esta semana hacia los representantes populares. Quizás no.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris