Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica concierto   -   Sección:   Música

Estopa: Partiéndose la camisa en Barcelona

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
viernes, 6 de abril de 2007, 13:33 h (CET)
El pasado jueves en el Palau Sant Jordi de Barcelona no cabía nadie más, ni siquiera la tremenda lluvia que cayó minutos antes del concierto pudo evitar el lleno total. Más de 18.000 personas contribuyeron a colgar el cartel de entradas agotadas ante la nueva visita de los hermanos Muñoz a su ciudad. Continuaron con la gira presentando su nuevo disco “Voces de ultratumba” y ofrecerán hasta 60 conciertos hasta el próximo 14 de octubre en Badalona, fecha en la que se tomarán unas merecidas vacaciones.

El concierto comenzó con un pequeño retraso que provocó los silbidos de un público extasiado, con ganas de empezar algo más que un simple concierto. La mayoría de personas eran jóvenes, mayores y menores de edad, dispuestos a disfrutar del acontecimiento. El fuerte olor a chocolate, un pequeño incidente poco antes de apagarse las luces y de repente, por fin, “Esto es Estopa”. David y José aparecieron ante el delirio de los adolescentes y otros que ya peinan canas.

Comenzaron diciendo que “tenemos muchos watios pero no podemos competir con vuestras gargantas” y tenían razón. Resulta espectacular ver a tantas personas entregadas cantando al unísono sus canciones, o moviendo los brazos como si hubieran ensayado anteriormente la coreografía. Todo un espectáculo.

Durante todo el concierto, y especialmente en las primeras canciones, David era un puro nervio. No podía pasar más de un minuto junto a su hermano José y se arrancaba hacía el público, al final del escenario, a cantar junto a ellos e invitándoles a cantar con él. Durante las canciones “Poquito a poco”, “Pastillas” y “La raja de tu falda” sólo se escuchaba al público, es impresionante lo cerca que siente la gente sus canciones.

Tras la simbiosis que se creó a lo largo de las canciones, y después de cantar “Pastillas”, a David se le calentó la boca al asegurar que “Y que le den por el culo a las empresas de trabajo temporal”. Y yo, que estuve ahí para escucharlo, lo suscribo y le aplaudo por ello. Incluso hubo un momento gracioso al final de “Que suerte la mía” en la que reconoció a su amigo Paco al encenderse las luces. “Mira que es difícil con tanta gente” se decía sonriendo. Y claro, la gente se puso a corear el nombre de Paco, y después el “A por ellos” cuando Estopa anunciaba la última canción antes de los bises.

Cuando volvieron para ofrecer los últimos minutos del concierto, David soltó una tremenda ironía que no tiene desperdicio: “Veo que de aquí no se va ni Cristian Castro”, excelente humor sin duda. Poco después sonaban los acordes de la canción “Paseo” y en el instante en el que la letra dice “están a punto de llegar otros dos colegas“, la sorpresa. Aparecieron Buenafuente y un Manel Fuentes con las gafas negras para cantar todos juntos el estribillo y el final de la canción. Para cerrar la noche escogieron Como Camarón, “la mejor canción que hemos hecho hasta ahora, es insuperable”.

Una de los temas que más se repiten en sus discos, y ha sido motivo de crítica por ello, es la droga. No se puede negar la evidencia social, y si es cierto que hay hogares donde los niños respiran el olor de la marihuana antes de tomar su primer vaso de leche, ¿por qué no hablar de ello? Tienen canciones como “Poquito a poco”, “Gulere gulere” o la mejor, “Exiliado en el lavabo”, todo un retrato del lado más oscuro al que conduce la droga... no todo es alegría. Por un lado los hermanos Muñóz hablan del efecto positivo que provocan las drogas, la euforia y la sensación de poder con todo… pero también reflejan la parte más oscura. Lo más importante es que dicen las cosas tal y como son, sin caer en la hipocresía de otros para ser políticamente correctos. Han sabido conectar con la gran mayoría de la juventud actual. Desde aquellos que tienen la rumba en la sangre hasta los jóvenes más finos, que se desatan cuando escuchan sus letras y se dejan llevar por la fuerza de su música.

Los hermanos Muñoz también han demostrado que se puede alcanzar el éxito sin la necesidad de ser un simple producto de marketing, como en las ediciones anuales de Operación Triunfo o el gran éxito de este verano, El Koala. Puede que a Estopa le funcione todo tan bien por imprimir una gran dosis de realidad en sus canciones, tan cercanas a un público cansado de escuchar siempre lo mismo.

Al final el éxito se demuestra en la cantidad de ventas que obtienen sus discos y en todas las ocasiones en las que se agotan las entradas para sus conciertos. Estopa ha dejado de ser un pelotazo comercial, para evolucionar y convertirse en uno de los grupos de referencia para aquellos que están empezando. Muy a pesar de algunos, los hermanos Muñoz son, y por suerte seguirá siendo, garantía de éxito mientras sepan conservar la misma humildad que hasta el momento y les siga acompañando la inspiración.

Estopa ya no tiene nada que demostrar, quién diga que la gente no sale contenta de sus conciertos miente, o no estuvo en ninguno. ¿Qué no saben cantar? ¿Acaso sabe cantar El Koala? Pues tampoco… sin embargo ahí está, con su particular éxito… aunque en ese caso me temo que será efímero. Desde luego que David y José no tienen la mejor voz del país pero tienen unas grandísimas letras y posiblemente sepan transmitir mejor que nadie, exactamente lo mismo que le ocurre a un tal Sabina.

Noticias relacionadas

El 'Proyecto Europa' amplía su propuesta con conciertos de música renacentista en seis ciudades europeas

Malú habla del duro momento de Antonio Orozco y omite la ruptura con Gonzalo Miró

Olé Olé, Karina o Un pingüino en mi ascensor, cabezas de cartel del festival Horteralia

David Summers saca libro y su enigmático: "Dedicado a ti aunque no sé si vas a leerlo", primera parte

10.000 ejemplares vendidos en todo el territorio nacional

Xoel López publicará este mes 'Sueños y Pan', el decimocuarto disco de su carrera

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris