Quantcast
Diario Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo
viernes, 19 de septiembre de 2014. Actualizado a las 17:41 h.
Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Opinión
    
Tags: Opinión · Conflictos y dilemas
El disenso
Francisco Montesano
Francisco Montesano
sábado, 17 de junio de 2006, 00:52
  |  Comentar
Es preciso que determine la naturaleza de la palabra disenso para poder desarrollar este artículo. De lo contrario sería imposible entender el sentido de un término que ha caído en desuso en nuestra sociedad de los últimos años.

Así, tenemos que la misma está formada por vocablos que provienen del latín, como por ejemplo disputar que originariamente significa pensar distinto, o disyuntivo que es no estar junto, estar separado. Disenso significa pues, antes que nada, otro sentido, divergencia, contrario parecer, desacuerdo.

Estas cuestiones parecen estar lejos de la idea de gobierno que demuestran nuestros mandatarios, legisladores y funcionarios, para quienes la democracia, representativa y federal, que es un régimen político en el que supuestamente la soberanía reside en el pueblo y es ejercida por éste de manera indirecta, no contempla la posibilidad de disentir con el pensamiento oficial.

En este sistema de gobierno, en el cual en teoría el poder de la toma de decisiones reside en la ciudadanía. En forma indirecta tanto las legislativas como las ejecutivas son tomadas por los representantes escogidos mediante elecciones libres, quienes actúan interpretando los intereses de los ciudadanos.

Nos encontramos con que al catalogar al disenso como negativo, tal como lo hace la ideología “políticamente correcta”, se compara a este con la trasgresión y a la insubordinación (entendida como actitud de manipulación), con lo cual resultan negativas ambas al orden constituido.
Pero el disenso va más allá de la negación de una realidad con la que no se comulga.

El disenso propone otro sentido en las decisiones que llevan las cosas y las acciones de los hombres sobre ellas. El disenso representa un proyecto distinto al vigente, que lo convierte en peligroso para los satisfechos del sistema y para sus intereses personales.

Es indispensable para la transparencia y el cometido eficaz de todo gobierno que alguien puede controlarlo y también sucederlo. No existe la democracia sin oposición, esto significa alternancia en el poder, pluralismo de ideas y menor posibilidad de instaurar un modelo de pensamiento único.

Debido a la incierta postulación presidencial de Lavagna para el 2007, ex-ministro de economía del actual mandatario, se recurrió a metodos poco ortodoxos para neutralizar sus pretensiones o por lo menos silenciar al pretendiente..

Kirchner, en un acto más de demagogia política, resaltó ahora su negativa a acceder a la solicitud del nombrado Lavagna, por su pedido de incremento de tarifas, e indicó que esa postura le valió "ataques" de algunas compañías privatizadas de servicios públicos.

La actual ministra de Economía, Felisa Miceli, le dijo a su ex jefe Lavagna que, si sigue con sus cuestionamientos, ella misma saldría a detallar cuál fue la supuesta "herencia" económica que recibió al asumir el cargo. Y alertó que "podría difundir documentación reservada que revelaría las contradicciones entre lo que Lavagna dice ahora y lo que proponía cuando era funcionario", publicó el diario Clarín.

Así mismo la ministra esta realizando una serie de informes "secretos" para responder a futuras ataques del ex-funcionario, lo cual supone que el ex ministro podría tener informaciones reservadas acerca del Gobierno.
Alguno de los que usaría Miceli para presionar se refieren a las gestiones que realizo Guillermo Nielsen (secretario de Finanzas) en una misión secreta a Caracas, por lo cual, la ministra califica de "oportunistas" las críticas que Lavagna lanza ahora hacia la relación que la Argentina mantiene con el presidente venezolano Hugo Chávez.

La ingenua arremetida política de Lavagna regocija al gobierno, donde crecen las perspectivas de que la candidatura presidencial corresponda a Cristina Fernández de Kirchnec y en la cual también se anotaron Carrió, Macri y Menem, todo lo que nos continúa demostrando una continúa y más profunda división de la oposición.

El ex-ministro de economía, cuyo lanzamiento hasta el momento sólo tiene significación para Duhalde y Alfonsín, forma parte más de un tropel de postulantes que no hacen otra cosa que beneficiar al sistema establecido.

La actitud emprendida por el gobierno contra un ex-funcionario suyo, nos recuerda mas a una actitud mafiosa que a una discusión rigurosa y valida en su argumentación, si como decíamos al inicio de nuestro articulo el disenso es aceptado como una herramienta valida para la construcción de nuestra política nacional.

A lo largo de estos años hemos percibido más denotaciones de tipo personal que argumentaciones sólidas en los debates, tanto parlamentarios como individuales entre los distintos actores de nuestra política.

Si bien es un postulado universal que no existe democracia sin oposición, cuando la misma esta fragmentada y es abordada mas por su pasado que por su proyectos futuros, la democracia se torna aparente en su real funcionamiento.

 
Noticias relacionadas
Educación: hablar por hablar
Sálvame de Pedro Sánchez, por favor
UPN y la crisis del autogobierno navarro
Sálvame, Jorge Javier
Licencias reales e histrionismo oportunista de Pedro Sánchez
  Vídeos de actualidad
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Entidad adherida a Confianza Online  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |   Comprar naranjas online
© Diario SIGLO XXI - Diario digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris