Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La moto

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 16 de junio de 2006, 00:08 h (CET)
En el PP no se han dado cuenta aún, y dudo que se percaten de ello, ya que cierran los ojos y los oídos a la realidad, de que la moto ya no es suya. Más adelante le diré a cuento de qué viene lo de la moto.

En las horas previas al Debate sobre el Estado de la Nación, Zaplana exigió al presidente de la Cámara Baja, Manuel Marín, que le diera el mismo tiempo de intervención a Rajoy que el que tiene el presidente del Gobierno. Todos sabemos lo que pasó en la intervención de Rajoy: Consumió más tiempo del que tenía y Manuel Marín, le pidió que acabara. Rajoy, se puso terco y pidió lo mismo que había pedido Zaplana, pero Marín se mantuvo firme y no le dejó continuar. Tan empecinado en continuar se mostró Rajoy que Marín le tuvo que recordar que el PP ya no estaba en el Gobierno y que por tanto no podía gozar del mismo tiempo que el presidente del Ejecutivo. Esto siempre ha sido así.

A pesar de haber perdido las elecciones hace más de dos años, están convencidos de que aún siguen en el Gobierno, que tanto les costó conseguir, y buena prueba de ello es la intransigencia en su labor opositora: O se hace caso de lo que dicen ellos con respecto a como se tienen que manejar las cosas del Gobierno o Zapatero, es un "bobo solemne", "un traidor", un "dictador", un "enemigo de la democracia", un "defensor de los terroristas" y todas esas "lindezas" que suelen dedicarle al presidente. No les digo ya sobre como, según ellos, se deben desarrollar las acciones tendentes a lograr que el proceso de paz sea un éxito.

Ahora voy a contarle lo de la moto a que antes hacía referencia. Corrían los años 60 y un compañero de trabajo, llamado Tomás, se compró una moto, era de la marca Bultaco, Tomás le cogió apego a aquella moto, había esperado largos años para poder adquirirla. Pasó el tiempo y un buen día, Tomás, se compró un dos caballos, una "pava" como se les llamaba a estos vehículos, y Tomás vendió la moto. Todos los fines de semana se resentaba ante el domicilio del comprador y le echaba un vistazo a la moto. A Tomás le parecía que el comprador no cuidaba la moto o al menos no lo hacía del mismo modo que él. Llegó uno de esos fines de semana y Tomás, que seguía obstinado en que debía hacer las tareas de mantenimiento de la moto como él lo haría, tuvo un serio rifirrafe con el comprador. El lunes siguiente me contó lo que había pasado y me dijo que no le iba a dejar pasar ni una más, que ese tío era un desastre y que la moto tenía que cuidarla tal y como él le decía. Ante tanta indignación y tanto cabreo no tuve por más que decirle: Tomás, que la moto ya no es tuya. Tomás me entendió, pero Rajoy no comprendió a Marín.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris