Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Televisión   Filosofía  

Medir las miserias en un plató

Si no fuéramos consumidores de los temas morbosos, todo ésto quedaría saldado
Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
martes, 18 de junio de 2019, 15:29 h (CET)

Los platós de las distintas televisiones, se han convertido en lugares dónde por un puñado de dolares o euros, diferentes personajes de la vida pública, venden sus miserias, historias, verdades a medias, e incluso todo lo que sea factible de venderse, porque el morbo dicen que hace crecer las audiencias.

La palabra morbo se utiliza con mucha frecuencia sin pensar mucho en su significado preciso. Por lo general, lo morboso se asocia a lo sexual. De ahí que se mencionen las miradas y las insinuaciones morbosas. Sin embargo, también es usual que se califiquen como morbosas otro tipo de conductas. Por ejemplo, cuando alguien quiere conocer en detalle la vida personal o íntima de alguien. O cuando la gente se deleita demasiado viendo imágenes cruentas o excesivamente violentas. Asimismo, en el área de la medicina también se hace uso de este término. Se habla de estados “mórbidos”. Por extensión, definimos como morbo todo aquello que nos remite a la enfermedad mental. Se identifica comúnmente con la perversión.

Ahora bien, debemos tenerlo claro: no siempre es así. La pregunta entonces es ¿qué es entonces el morbo? El filósofo Plutarco decía sobre el morbo: El morbo es la desobediencia de la razón. El morbo puede definirse como la necesidad de ver, sentir, oír, oler o interactuar de alguna manera con lo que socialmente se cataloga como prohibido o proscrito. Se trata, en esencia, de una fuerza que nos impulsa a entrar en contacto con ello y a experimentar placer al hacerlo. El placer de trasgredir normas o entrar en el mundo de lo prohibido.

Pero, ¿que es lo que despierta la morbosidad? Lo que usualmente despierta el morbo es todo aquello que encierra un misterio o proyecta la idea de lo inescrutable. En condiciones normales, esto corresponde a todo aquello que no se experimenta habitualmente o que implica la ruptura de lo llamado “normal”. De ahí, que determinadas situaciones, despierten curiosidad, porque todo lo relacionado con el misterio, nos predispone, a que nos dispongamos a sentarnos ante la “caja tonta”, a ver las miserias que nos van a contar.

¿Tan aburrida es nuestra vida, para tener que distraernos con las situaciones morbosas que nos presentan los distintos individuos que se venden ante las cámaras? ¿Son culpables las cadenas de televisión de hacerlas rentables a base de los temas mas escabrosos posibles? ¿Estamos ante una crisis de valores, que nos hace tragarnos todo lo que nos ofrecen los artistas del corazón? Hemos pasado del papel couché al celuloide digital, para contar todo lo que nos venden. ¿Tan vacías están nuestras vidas para tener que conmovernos con las tristezas y lágrimas que nos cuentan?

Si no fuéramos consumidores de los temas morbosos, todo ésto quedaría saldado, y las miserias solo las tendríamos que soportar en la sección de sucesos de los servicios informativos. Pensemos, si tenemos necesidad de seguir soportando las miserias de los que se definen como famosos. Vale.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El fracaso del independentismo

Antonio Sanz, Lleida

¡A Barrabás, a Barrabás!

Jaime Fomperosa Aparicio, Santander

La Cumbre de Nairobi y el aborto

Carlos Hernández, Salamanca

Fue, primero, de naturaleza moral

José Morales Martín, Madrid

Nuestros jóvenes

Enric Barrull Casals, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris