Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El Mundial día a día   -   Sección:  

No todo es perfecto en Alemania

Emilio Moreno
Redacción
martes, 13 de junio de 2006, 22:57 h (CET)
Después de varios días donde parecía que Alemania lo tenía todo perfectamente organizado, ha llegado el primer error. Llegué al Veltins Arena de Gelsenkirchen a eso de las dos de la tarde. Por un día no quería prisas, y de ahí que estuviera casi cuatro horas antes del comienzo del EEUU- Rep.Checa. Como tenía tanto tiempo se me ocurrió la brillante idea de coger un tranvía y dirigirme al centro de la ciudad. Necesitaba comer en algún restaurante ya que desde que llegué a Alemania en mi cuerpo solo había salchichas. Y la verdad que recuperé fuerzas con un buen solomillo. Lo necesitaba.

El problema vino cuando decidí volver al estadio. Al llegar a la estación central de Gelsenkirchen, me encuentro con una avalancha de gente increíble, agolpándose desesperados sobre los vagones de los tranvías que nos tenían que llevar al campo. Pensé que lo mejor era esperar a que todo ese grupo de checos y americanos se fueran y poder ir tranquilo. Pero nada de eso. Cada vez había más multitud, niños agobiados, señores mayores desesperados. Todo por un tren. Por la cabeza se me pasó la idea de alguna tragedia. Cientos de personas como buitres para coger un tren, como si fuera el último de sus vidas. Y lo más gracioso fue el tamaño de los tranvías, en la dirección donde no iba nadie iban vagones enormes, y donde la gente se pisoteaba mandaban trenes con un solo vagón. En esa situación estuve una hora, hasta que decidí abrirme hueco a empujones y salir de nuevo a la calle para buscar otra alternativa para ir al estadio. Ví la luz con un cartel que ponía “bus stop”. Pensé que había acertado.

Me volví a equivocar, y de que forma. Me meto en el autobús numero 302 que iba directo al Veltins Arena. Al igual que el tranvía, con una aglomeración inhumana. Por suerte pude coger un sitio donde sentarme. Pero el agobio volvió. Iban pasando los minutos y el autocar repleto, apenas andaba entre el trafico de la ciudad alemana. Dentro, el calor era insoportable. Decenas de personas pegadas, con sus correspondientes aromas a sudor, hacían que el camino al estadio se convirtiera en un suplicio. El calor cada vez era mayor, el sol que me pegaba de lleno, y encima un grupo de checos y americanos jugando a ver quien gritaba mas fuerte hizo que decidiera bajarme del autobús a mitad del camino. Pensé que el campo no estaría muy lejos, y que andando llegaría antes que con ese maldito autobús.

Otra vez me volví a equivocar. La sorpresa fue mayúscula cuando voy andando y veo un cartel que me indica lo que quedaba para llegar al campo: 3,9 kms. Lo que me faltaba. Con cerca de 40º, después del agobio del autobús, me quedaba un tremendo paseo bajo un sol de justicia.

Por suerte llegué al dichoso Veltins Arena. Menos mal que se me ocurrió recoger el pase de prensa antes de irme a la “ciudad maldita” porque sino el final hubiera sido caótico, ya que llegué con la hora más que justa.

De esta experiencia he aprendido dos cosas; la primera, que siempre hay que hacer lo que el corazón te diga en primera instancia – me tenia que haber quedado a comer en el campo- , y la segunda que Alemania no es tan perfecta como la pintan.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris