Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

El silencio de Dios

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 11 de junio de 2006, 22:53 h (CET)
Dentro de un mes el Papa Benedicto XVI ya habrá visitado España. Su destino es Valencia y el motivo presidir un encuentro de familias, naturalmente de la familia tradicional. Todavía falta un mes para su presencia en la capital de la Comunitat pero la sombra de su presencia ya hace semanas que planea sobre nuestra vida cotidiana. El montaje de un gigantesco altar, desde donde el Pontífice se dirigirá a los fieles , viene produciendo incomodidades al vecindario por el corte al trafico de un puente y diversas calles. Este efímero altar sigue la línea de todas las construcciones realizadas con dinero publico por estas tierras. Su coste se presupuestó en 600.000 euros, ya ven una minucia, y antes de su finalización ya se sabe que finalmente tendrá un sobrecoste de casi 300.000 euros, por no hablar de los casi 50.000 euros que nuestro Ayuntamiento gastará en efímeras flores con los colores del Vaticano.

Mientras las autoridades valencianas se muestran eufóricas con la visita papal pensando en su rendimiento en votos en algunos balcones de la ciudad han aparecido pancartas con el lema “Jo no t’espere”. Comunidades cristianas de base protestan de esta manera ante tanto boato y despilfarro. Y como buenos primos hermanos que somos de los catalanes también para nosotros “la pela es la pela” y ya hay un restaurante que anuncia una nueva paella, la paella Benedicto XVI con pollo, conejo y alcachofas guisada con agua traída de Lourdes. Por el arroz hacia Dios.

Observo una gran diferencia entre este primer viaje papal a España y el que realizó a Polonia.En la tierra natal del anterior Pontífice reinó la austeridad, signo natural de una Iglesia cuyo Dios eligió para hacerse hombre un mísero portal. Aquí la estética fallera y grandilocuente serán la nota mas destacada. Como decía Unamuno nos pierde la estética y más si para llevarla hasta sus ultimas consecuencias utilizamos dinero publico

En Polonia y durante su visita a Auschwitz Benedicto XVI me pareció un Papa humano, mucho mas que lo que aparenta su figura de aristócrata de la sotana. Cuando en su discurso en recuerdo de los muertos del Holocausto se preguntó por el silencio de Dios en aquellos ignominiosos días del III Reich se mostró como un Papa cercano a los hombres, como un Papa que como cualquiera tampoco conoce todas las respuestas y al que, verdaderamente, le duelen las atrocidades cometidas por sus compatriotas. Ratzinger, que de joven vistió el uniforme de las juventudes hitlerianas dijo que “personalmente y teológicamente me atormenta el exterminio de los judíos”. Aunque estas reflexiones papales no pueden hacernos olvidar que en aquellos negros días la jerarquía eclesiástica se “olvidó” de condenar los crímenes nazis.

En Valencia su discurso será distinto. Seguramente hará una exaltación de la familia tradicional en la línea más dura que aquí representan Rouco Varela, Canizares o García Gasco, dejando escondidos en el cajón del olvido a miles de católicos que siguen pasando privaciones a lo largo del mundo mientras Dios, y también Ala, siguen en silencio al tiempo que cada día los hombres se matan unos a otros en cualquier parte del mundo.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris