Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Hay grabaciones y grabaciones

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 10 de junio de 2006, 23:16 h (CET)
Las célebres cintas del "caso Naseiro" en las cuales se involucraba al portavoz del PP, Eduardo Zaplana, y cuya grabación en las mismas fue como consecuencia de que el juez Manglano, ordenara el "pinchazo" telefónico para investigar sobre un asunto relacionado con la droga, Zaplana no era objeto de esa investigación pero ocurrió que en dichas cintas quiso la casualidad que se recogiera la conversación que Zaplana mantuvo con Salvador Palop, sobre el cobro de comisiones y la financiación irregular del PP. Cuando se vio ante otro juez el "caso Naseiro, este dijo que las cintas no tenían validez dado que las mismas, según este juez, habían sido tomadas de forma ilegal ya que el objetivo que se perseguía al intervenir el teléfono de un pariente de Palop, no era el de indagar sobre Zaplana si no sobre otra persona. Esa decisión de deslegitimar las cintas libró a Zaplana de un juicio que de haber llegado a celebrarse casi con seguridad que Zaplana ya sería historia.

Pero mira por donde uno que lee, ve y escucha la mayoría de los medios de comunicación, se entera de que el juez jerezano Juan José Parra, ordenó la intervención de una línea telefónica por la sospecha de que se estaba produciendo una estafa a la Hacienda Pública. Pero el azar quiso que al propio tiempo se grabaran las conversaciones de María José Campanario, esposa de Jesulín de Ubrique, con un sujeto que, supuestamente, el hecho se está investigando, estaba cometiendo fraude a la Seguridad Social que aunque ambas instituciones públicas sean de carácter estatal no tenía que ver el segundo caso, el del fraude a la Seguridad Social, con el objeto de la investigación a través de las escuchas telefónicas ordenadas. Puesta María José Campanario, ante el juez esta dijo que ella nada tenía que ver con esa fraude a la Seguridad Social limitándose el magistrado a ordenar: "Por favor, pónganle las cintas".

Sabido es que las cintas del "caso Naseiro" fueron destruidas por orden del juez, no obstante la subjetividad de la Justicia, o la de los que laboran en ella, hace que siendo ambos hechos de una misma naturaleza sean tratados de forma distinta. No obstante habrá que seguir muy de cerca como se van a usar las cintas de María José Campanario, por si hubiera lugar a "resucitar" las cintas de Zaplana, que imagino alguna habrá quedado por ahí. Siempre hay gente que guarda las cosas.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris