Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los leones y los días   -   Sección:   Opinión

El dejá vu peruano

Sergio González García

sábado, 10 de junio de 2006, 00:12 h (CET)
Como se ha dicho ya en muchos medios de comunicación, pocas veces la política te da una segunda oportunidad, menos aún si la gestión hecha al frente de un país ha sido tan desastrosa como la que puso en marcha uno de los presidentes más jóvenes de Sudamérica de la década de los 80. Se trataba del bisoño Alan García quien, dieciséis años después, ha sabido conectar con la mayor parte del electorado para hacer nuevamente con el poder en el país inca. A través de una segunda vuelta electoral, disputada semanas después de lo previsto por la reñida primera votación, se pusieron en liza los dos representantes de la izquierda peruana. El favorito en esta ronda, el representante del Partido Aprista de Perú (APRA), Alan García, contaba con el apoyo no sólo de los sectores progresistas del estado, sino también con el de los desilusionados conservadores que hicieron “de tripas corazón” y decidieron votar al menos malo. El más alejado era el que tenía todas las de perder, el nacionalista y ex militar, Ollanta Humala, quien en la primera ronda ´barrió´ y tenía que afrontar los temores de la mayoría de una población que veía con malos ojos el peligroso acercamiento de este último a los extremistas líderes de Cuba, Fidel Castro, Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales.

De esta manera se enfocaron los comicios que dejaron unos resultados bien vistos por la comunidad internacional pues el representante socialdemócrata logró una más que meritoria victoria (55 por ciento) frente al líder de Unión por el Perú (UPP) quien sólo pudo lograr el 45 por ciento de los sufragios totales depositados en las urnas previstas para ello. La fuerte labor realizada por el antiguo mandatario en la región de Lima, al igual que en los distritos litorales, le valió una compensación excepcional en votos, pues se llevó la mayoría de los sufragios emitidos. De cualquier forma, todo hace pensar que la cohabitación es de obligado cumplimiento puesto que el Congreso peruano va a tener una mayoría “humalista”.

La nueva andadura presidencial en la Casa de Pizarro del ya veterano García va a ser una contrarréplica a lo realizado en el quinquenio 1985-1990, puesto que en estos años su gestión económica fue ruinosa y, sobre todo, altamente inflacionista. Es más que posible que su alianza con los considerados presidentes moderados de la izquierda latinoamericana, como Néstor Kirchner, Lula da Silva o Michelle Bachelet, le permita una lluvia de parabienes en forma de compensaciones económicas, sobre todo de Estados Unidos, toda vez que éste ha reafirmado el compromiso de mantener el Tratado de Libre Comercio (TLC) con el país norteamericano. Por último, su buena relación con los partidos socialistas europeos le puede llevar a firmar acuerdos de colaboración empresarial que supongan la otra cara de la moneda de lo que está ocurriendo en países del entorno peruano.

Las elecciones presidenciales francesas previstas para el próximo año siguen dando quebraderos de cabeza a los partidos políticos que componen el arco parlamentario. De los tres con más posibilidades de alcanzar la segunda ronda, sólo el ultraderechista Frente Nacional de Jean Marie Le-Pen tiene asegurado al que será su candidato, y no es otro que el octogenario representante de los movimientos anti-inmigratorios. Los otros dos grandes partidos, la Unión por la Mayoría Presidencial (UMP) y el Partido Socialista (PS) aún no han elegido al que será su cabeza visible. No obstante, ambas formaciones tienen prevista su comparecencia con una serie de grupos minúsculos a la convocatoria, el primero de ellos con los centristas de la Unión Democrática Francesa, y el segundo con los comunistas, verdes y trotskistas.

En el polo conservador, las opciones se decantan por dos postulados: el neo-conservador reflejado en el populismo del ministro de Interior y presidente de la UMP, Nicolas Sarkozy, y el tradicional burgués plasmado en el culto y refinado primer ministro y antiguo jefe de la Diplomacia gala, Dominique de Villepin, quien tiene todas las de perder por los recuerdos de coches ardiendo y ola de vandalismo y las fuertes protestas contra el Contrato de Primer Empleo. En el partido de la rosa “gabacha” tampoco va a ser fácil dictaminar quien va a ser el representante puesto que van a concurrir varios candidatos. La que más opciones tiene es la presidente de la región de Poirou-Charentes y esposa del líder de los socialistas, Segolene Royal, quien desde su perspectiva centrista intenta acaparar la atención de un amplio espectro del electorado ´bleu´. Los otros dos visionarios son el ex primer ministro socialista y precursor del No a la Constitución Europea, Laurent Fabius, y el ex ministro de Economía del Gobierno-Jospin, Dominique Strauss-Kahn, quienes recelan de la mujer presidenciable y ven más opciones si tiran por la izquierda antes que abrigarse a las ideas moderadas de los representantes de la derecha.

El debate político en la Carrera de San Jerónimo no hace más que alimentarse desde los oráculos conservadores una vez que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decidido iniciar las conversaciones con la banda terrorista ETA, a partir del diálogo entre el Partido Socialista de Euskadi con la ilegalizada Batasuna. Los populares anunciaron el pasado martes la ruptura de toda relación con el Gobierno, puesto que consideran una “indignidad” que se pueda producir un diálogo con una organización ilegal que ha apoyado los asesinatos de la organización vasca.

Por su parte, desde los escaños socialistas se ha criticado el oportunismo del Partido Popular ya que critica una actuación que el ex presidente de la Administración central, José María Aznar, ya realizó en la tregua-trampa de 1998. Por entonces las negociaciones entre las delegaciones del Ejecutivo, con el ex secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Marín Fluxá, el secretario de Presidencia y hermano del director de ABC, Javier Zarzalejos, y el asesor presidencial, Pedro Arriola, y de la banda asesina ETA, con varios de sus máximos responsables de los diversos aparatos con los que cuenta el entramado etarra. En esta época, las asociaciones de víctimas no criticaron estas conversaciones formales de Zurich sino que las apoyaron con la idea de que la violencia fuera un recuerdo del pasado.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris