Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

O sea, que la cintura era eso

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
miércoles, 7 de junio de 2006, 00:16 h (CET)
El Sr. Zapatero dice que no admitirá ataques al PSE. Supongo que se refiere a ataques verbales, porque de los otros, de los de pim-pam-pum-fuego, nunca los ha tenido desde los sectores a los que evidentemente se dirige: partido popular, asociaciones de víctimas del terrorismo, disidentes o rebeldes del PSOE y del propio PSE, ciudadanos particulares… De quien sí han tenido ese otro tipo de ataques, el de pim-pam-pum-fuego, es de ETA-Batasuna y su entorno. Y los ha tenido bien graves, tanto dirigidos a los bienes como a las personas, y a menudo con resultado de muerte. ¿O es que ya no se acuerda? Y si se acuerda, ¿es que no le importa? Y si le importa ¿Por qué abandona a los perjudicados y se pone del lado de los energúmenos?

Pero Zapatero, que se resiste a condenar los ataques violentos de los asesinos, no admite ahora que nadie le cante las verdades al PSE ¿Cómo que no lo admite? Pues no, eso ha dicho ¿Y ha dicho también cómo piensa impedirlo? ¿Con el rifle de repetición de Rubalcaba, con la espingarda de Moraleda, con el lanzagranadas de Pepiño Blanco, todos ellos verbales y ciertamente insidiosos y fuleros? ¿Echándole la culpa al PP, como de costumbre? Pero oiga, si los que incumplen la ley son ustedes, hombre, flagrantemente y a la vista de todos ¿O es que nos toman por tontos a los ciudadanos de la calle, creyendo que no sabemos discernir? Pues mire usted, señor Presidente, cómo me la maravillo yo en esto del discernimiento; pero yo solito, oiga, no crea que me ayuda Rubalcaba, el mentiroso; ni Blanco, el aprendiz de brujo, ni los lópeces Patxi and Garrido, Ruffus y Navarro. Y yo solito discierno lo siguiente: que usted, en tan sólo unas horas, ha engañado a Rajoy, al PP y al conjunto de los españoles. A todos nos la ha metido doblada, ya que nos había asegurado que no se iba a pagar ningún precio político, y de pronto resulta que avala las conversaciones del PSE con ETA-Batasuna, una organización ilegal y terrorista, antes del fin de la violencia. Y como algunos, incluso de los suyos, le han salido al paso y se le han puesto de frente, usted nos toma por niños y nos suelta la bobada de que la reunión del PSE con Batasuna es para decirles a los oteguis que sean todos muy santos y muy buenos y acepten las tablas de la Ley. ¿Las que le dieron a Moisés en el Sinaí? Sí, tal vez sean esas, porque las que nos dimos nosotros en la Constitución del 78 no las van a aceptar.

Por otra parte, ¿en qué se apoya usted para decir que no admite esos ataques al PSE, siendo como son expresiones puramente verbales? ¿Es que va a establecer la dictadura del Psoetariado de la noche a la mañana, sin haberlo ensayado al menos durante dos o tres días? ¿No? Pues entonces tendrá que admitir esos ataques, señor mío, como todo demócrata que se precie ¿O es que usted no se precia? ¿O tal vez no es demócrata? ¿Dónde está esa cintura, de la que tanto presume o presumió? ¿No era esa la esencia de la democracia? ¿Por qué ese repentino empeño en silenciar a los que no comulgamos con sus dislates? ¿Le parece poco el silencio que sus nuevos amigos, los Eta-batasunos, nos han impuesto durante tanto tiempo a todos los españoles, y concretamente a los españoles que viven en el País Vasco? ¿Por qué se pone usted de su lado, cuando sabe de corrido que ahí no puede ponerse, sencillamente porque se lo impide la ley, esa que tiene intención de violentar, que de hecho ya está violentando, cuando debiera ser el primero en defenderla y en cumplirla? ¿Por qué juega usted a ser un niño frívolo con algo que no admite ni el juego ni la frivolidad?

Por último: si usted incumple la ley, ¿quién me va a obligar a mí a cumplirla? ¿Ein? Ya sé, ya sé que a mí me cogerían inmediatamente por los cojones hasta retorcerme la voluntad, el bolsillo y la corbata, pero ¿y si no fuera yo solo, sino que saltara de pronto un movimiento contra los impuestos asfixiantes y la insoportable obligación de pagarlos; un movimiento contra la existencia de tantos parásitos en la administración, léase pesebreros, chupatintas, paniaguados y otros funcionarios satisfechos y prescindibles; un movimiento, en fin, contra todas las leyes que nos agobian y nos obligan a trabajar durante toda la vida? ¿Se da cuenta usted de que esto sería la hecatombe general, incluida la del Presidente del Gobierno? Y sabiendo todo eso, como creo que lo sabe, ¿se reafirma usted en el propósito aciago de conculcar la ley, porque de conculcarla se trata? ¿Y no se le cae la cara de vergüenza? No, ya se ve que no, ya se ve que usted puede pactar de una tacada con Dios y con el Diablo, decir una cosa y hacer otra, demonizar a la derecha y pactar al mismo tiempo con ella. ¿O es que se cree que los convergentes y unionistas, por el mero hecho de ser catalanes, son menos de derechas que los populares por el hecho de ser españoles? ¿Y no será que los populares son más de derechas porque pueden arrebatarle la poltrona? De cualquier modo, no acuse usted tanto a otros y mírese un poco a sí mismo, ya que en este punto concreto del cumplimiento de la ley, el partido popular está donde tiene que estar: con los que la cumplen y con la obligación de cumplirla. Y es usted con sus naves el que se sale realmente del tiesto, el único hasta ahora que cree haber logrado la cuadratura del círculo.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris