Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Tiempos modernos   -   Sección:   Opinión

Monopolio Catódico

Mar Berenguer
Redacción
miércoles, 7 de junio de 2006, 00:16 h (CET)
En estas horas revueltas, los que en su momento se echaron las manos a la cabeza por las escapaditas de Carod a Perpignan, ahora negocian con terroristas; la tregua con ETA pendía de un hilo, un condescendiente Zapatero comerciaba con nuestros derechos mientras Acebes aprovechaba el tirón para poner el grito en el cielo, los catalanes votarán Estatuto nuevo en menos de dos semanas, yen la sede de CIU, se frotan las manos con la perspectiva de eleciones anticipadas tras la estrepitosa caída del malogrado Tripartit.

Pero este y otros puntos como la vivienda, la economía o la inmigración, tratados en las dieciséis horas que nuestros dirigentes y su legítima oposición se pasaron encerrados en el Congreso, han surcado estos días de nuestra vida sin pena ni gloria, porque un alarmante despliegue de medios de comunicación, en su mayoría televisiones, permanecía incrustado en las puertas de la fortaleza Villa Jurado, pendiente del fatal desenlace. España entera se paralizó ante la agonía y la elegía, propia de un Jefe de Estado, en honor de la que dicen fue más que una artista. Absortos ante la crónica fúnebre ofrecida por la caja tonta, de viaje astral en Chipiona o de cuerpo presente primero en La Moraleja, y después en el Tanatorio de la M-30, vivíamos el sufrimiento desgarrado de una hija y un marido para los que no había consuelo posible. Contemplábamos a un séquito familiar ahogado en un valle de lágrimas y aspavientos demasiado poco creíble, la puntual asistencia de satélites varios; amén del desfile de starlets trasnochadas de generaciones pretéritas, y el dolor de unos cuantos amigos de verdad y de un siempre fiel Pueblo Llano, que la despidió con lágrimas en los ojos, un nudo en la garganta y el corazón en un puño.

Por primera vez, oí hablar de “Tránsito” sin referirse a Santa Teresa ni a ningún otro especímen místico retratado por algún protegido de la Corte castellana, o a un personaje de Isabel Allende y ni mucho menos, a un yogur con bífidus activo. Resuenan breves recuerdos de otra tocaya angelical, que seguro también ha puesto patas arriba algún país sudamericano con la noticia de su reciente desaparición. Insistentes titulares pretendidamente ingeniosos -con previsibles juegos de palabras que, por supuesto, incluían el término “ola”- se refieren a una entrada triunfal en el libro de oro de los anales de la historia. Una alusión, en principio, exagerada, pero es que quien consigue desbancar, en el ranking de prioridades informativas, al debate de la nación, la libertad de Otegui, los miles de muertos de Sri Lanka o la última patochada de Bush, sin duda debe de ser “La más Grande”.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris