Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Evo o el falso indigenista expropiador

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 5 de junio de 2006, 22:13 h (CET)
No hay revolución de izquierdas -o marxista- que no anuncie la expropiación de tierras como ha anunciado en Bolivia, Evo Morales, de la entrega de al menos 2,5 millones de hectáreas de tierras fiscales (fiscal significa con derecho a tierra) y tierras improductivas. Abanderando el populismo indigenista, de familia mestiza (cholos) hace menos de un lustro huía de ser confundido con los indígenas, reivindicando su cholismo del que su jersey es estandarte desconocido para la opinión pública internacional. Para un Evo que no habla ni aymara ni quechua, es el propio líder indígena Felipe Quispe (el Mallku) el que le llega a acusar de negar su pasado cholo con fines electorales. "Ellos, sus abuelos, han avasallado nuestra tierra por más de 500 años. Y estas tierras tienen que volver a manos de los dueños absolutos de esta noble tierra, a quienes Morales identificó como los quechuas, aymaras, mojeños, chiquitanos, chipayas y otros pueblos originarios", es una nueva soflama justificadora de la expropiación. Pero esto no se corresponde con la realidad, puesto que al cholo lo sostienen las clases gremiales de mineros, campesinos, transportistas, cocaleros, etc. que dividen y fraccionan sobremanera el movimiento indigenista, quechuas incluidos. El otro apoyo y el que le redacta los discursos proviene de la línea trotskista blanca y que dio origen al ejército Tupac Amaru.

Teniendo en cuenta según la Constitución boliviana de 1826, los indios tenían garantizada su representación y participación pública, donde se proclama el derecho fiscal (a tener tierra) solo para el indígena, se demuestra la falsedad del populismo de Morales cuyas actuaciones fueron aplaudidas por la izquierda europarlamentaria. La historia demostró en la mayoría de los casos la inutilidad social de las expropiaciones de tierras , coincidiendo muchas de ellas con la ideología marxista, que es lo que realmente se pretende con el apoyo de Chávez y Castro al cholo. Los parlamentarios de la alianza opositora de derechas Podemos hicieron causa común con los grandes terratenientes, que anunciaron que defenderán sus tierras con las armas si fuera necesario. Se ha prendido la mecha de la convulsión en Bolivia, donde el indigenismo es un pretexto para extender como mancha de aceite la ideología marxista de Castro y financiada con los petrodólares del verborreante Chávez.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris