Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Ya semos europeos, ¿para esto?

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 5 de junio de 2006, 22:13 h (CET)
Los extremismos nunca han sido buenos consejeros, pero parece que la humanidad, en este caso parte de las sociedades de dos países europeos, no ha caído en este pequeño detalle. Los extremismos siempre han derivado en las peores catástrofes de la Historia, y si uno no recala en esta circunstancia, si la obvia voluntaria o involuntariamente, con conocimiento de causa o sin él, lo cierto es que el futuro cercano no se presenta nada halagüeño. Aunque siempre se ha dicho que la virtud está en el medio, ese mismo medio que algunos tratan de auto-atribuirse de manera preponderante, sobre todo en la política, lo cierto es que alcanzar esa ubicación nunca ha sido tarea fácil. Sin embargo, aunque no sea una labor sencilla, un ser humano debe esmerarse siempre en tratar de conseguirlo, poniendo todo su empeño en contraponer la natural fuerza centrífuga a la centrípeta que uno mismo pueda aplicar. Puede no conseguirse, porque el deterioro de nuestras capacidades, en este caso más mentales que físicas, puede llegar a hacer mella, pero si se intenta y se persiste en el empeño, al menos se quedara lo más cerca posible, y eso siempre redundará en el bien común.

Aunque en uno de los dos países tratan por alcanzar el tren de la Unión Europea, y en el otro se prodigan por ser adalides de la libertad universal, en algunos asuntos en todo caso libertinaje, lo cierto es que, en el tema que estamos abordando, aunque en polos opuestos, los extremos llegan a tocarse por el otro lado, el de la hipocresía, el de los felones infames, el de los merecedores de la privación de la libertad bajo la cual desarrollan sus vidas y que parecen no haber entendido en su más mínima esencia.

En una esquina del cuadrilátero, durante la reciente visita homenaje del Papa Benedicto XVI a la cuna natal y espiritual de su antecesor, Juan Pablo II, la televisión pública suprimió de su emisión los anuncios considerados faltos de ética o moral, entiéndase los de alcohol, tabaco y artículos sexuales tan comunes e inofensivos como la lencería o los anticonceptivos. Se llegó incluso a prohibir la venta de muchos de estos productos en las regiones del país visitadas por el máximo jerarca de la Iglesia Católica. De hecho, no es que esto sea una novedad, es que significa la continuación de una práctica ya establecida durante los viajes a su país del propio Juan Pablo II. En el otro rincón, un grupo de holandeses apuesta por crear un partido político, al que paradójicamente pretenden denominar “Caridad, Libertad y Diversidad” y cuyas bases y conceptos están fuera de toda regla de convivencia común e incluso fuera de cualquier mente racional. Entre sus propuestas, que tildaremos como descabelladas para no superar la línea que ellos ya han rebasado, por ejemplo, reducir la edad legal para mantener relaciones sexuales hasta los 12 años, legalizar la pornografía infantil y la zoofilia.

La lejanía, en ocasiones, acaba por unir más, y, como acabamos de ver, de Europa del Este a la Europa Atlántica, en lugar de kilómetros parece haber únicamente milímetros de distancia, milímetros que les separan y al tiempo les unen en estupidez e ignorancia. Ahora bien podríamos decir eso de “ya semos europeos, ¿para esto?”.

Noticias relacionadas

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris