Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La imagen de España

R. Campoamor Stursberg (Madrid)
Redacción
lunes, 5 de junio de 2006, 22:13 h (CET)
Resulta cómico que España pretenda ser una nación respetada en Europa y el resto del mundo, y no deje constantemente de dar la impresión de ser un país de folclóricas y toreros, impulsada esta patética imagen por la prensa y los medios de información nacionales, regionales y/o locales, a la par de su siempre inoportuna clase política ( a la postre, siempre por motivos pecuniarios o electorales). Si bien esta simpática estampa, acompañada de jocosos bandoleros como el Tempranillo, pudo haber reportado algún beneficio en el pasado, esta imagen supone actualmente un daño considerable para la dignidad nacional. Sin embargo, los autoproclamados medios informativos audiovisuales dedican una mayoría de medios y esfuerzos en contaminar a sus audiencias, presentando la insignificancia y mezquindad de patéticos personajillos como una portentosa aportación a la cultura. Semejante irracionalidad y ausencia de criterios es incluso potenciada por la omisión, intencionada o no, de hechos realmente notables o que, al menos, no constituyan motivo de humillación.

El pasado 26 de abril fallecía en Tel Aviv un eminente científico, estratega militar y político israelí, Yuval Ne’eman, de gran importancia no sólo en la Física, sino también en la fundación del programa espacial de su país, el servicio de información de Israel o en el Ministerio de Ciencia de dicho país. Recordemos asimismo que Ne’eman fue también uno de los artífices del llamado “camino óctuple” (1964), primera aproximación del actual Modelo Estándar en la clasificación de partículas elementales.

No obstante, la prensa apenas advirtió la desaparición de tan notable personaje, incluso pese a su intrínseca relevancia política (su relación con Moshe Dayan y su inflexible posición respecto a Palestina, fomentada incluso desde sus cargos oficiales, es muy significativa), posiblemente debido al hecho de que no fuese objeto de análisis en los degradantes programas y publicaciones de máxima audiencia, o bien a la triste realidad de España que establece que saber algo más que el abecedario es siempre un demérito.

Las aparentes prioridades públicas y sus “líderes” no son sino motivo de vergüenza y desprecio por parte de naciones notablemente más civilizadas que ésta, y ponen de manifiesto una y otra vez la poca categoría de España en cualquier disciplina no farandulera. No es pues de extrañar que diversas regiones quieran escindirse y fundar una identidad nueva y propia, para no ser considerados una y otra vez el hazmerreír de nuestros vecinos europeos.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris