Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Ya, ni jueces

Pepe López
Redacción
lunes, 5 de junio de 2006, 22:13 h (CET)
Hace unos meses escribí un artículo que titulé“AUN QUEDAN JUECES” y lo hice por la admiración que me produjo aquella actitud dignísima del Presidente del Consejo general del Poder Judicial, Sr. Hernando, de negarse a comparecer en el Congreso para explicar por qué se ha opuesto a un precepto del proyecto de Estatuto catalán por el que se obliga a los Jueces destinados en Cataluña a conocer la lengua catalana, con cuya comparecencia no se pretendía otra cosa que humillar al Sr. Hernando y, con él, al Poder Judicial.

Hay ya veo que los Jueces se doblegan, que tuercen la vara de la Justicia, y que claudican ante cualquier presión, sobre todo si viene del Ejecutivo y, quién lo diría, ¡del Ministerio Fiscal!. Algo increíble.

Estos días hemos visto, con el consiguiente asombro y con indignación, cómo al Juez Sr. Marlaska se le indicaba por gente desaprensiva y ¡hasta por la Vicepresidenta del Gobierno y el Ministro de Justicia, y no digamos por el Fiscal General, que “debía interpretar la ley según las circunstancias del momento presente, para que no naufragara el “proyecto de paz” en curso”.

Y, naturalmente la previsible prisión de siete etarras, o próximos a ellos, quedó frustrada. Y lo paradójico es que el propio Ministerio Fiscal, presionado a su vez por el Gobierno, fué quien pidió al Juez se citara, como inculpados, a Otegui y sus compinches por su reiteración en actos de presunta actividad terrorista y amenazas.

Me produjo verdadera decepción conocer el auto por el que se dejaba en libertad a los inculpados, sin medida cautelar de ninguna clase, y auténtico bochorno leer el fundamento jurídico en el que basaba la libertad:”Que los inculpados no pretendían otra cosa que lograr la paz en Euzkadi”.

Dicho fundamento es un puro sarcasmo pues de todos es sabido lo que buscan los etarras: sojuzgar al pueblo vasco y la independencia de Vascongadas, implantando una Reública socialista, aprovechando el Gobierno títere que tenemos, totalmente entregado a Otegui.

Me da tristeza y preocupación este sometimiento del Juez. La Justicia puede aguantar que haya Jueces ignorantes, vagos o incluso venales, a pesar de la gravedad que esto supone. Pero lo que hunde definitivamente a la Justicia y a España es que haya Jueces cobardes porque la Justicia es la razón de ser y la finalidad del Estado.

Asusta pensar, dado el grado de politización a que han llegado los altos Tribunales, como es notorio, qué ocurrirá cuando el Partido Popular interponga, como ha anunciado, el recurso de inconstitucionalidad contra el estatuto Catalán.

Su rechazo sería la separación de Cataluña y el peor augurio para el futuro de España.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris