Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El arte de la guerra  

Una bestia magnífica

Santi Benítez
Santi Benítez
domingo, 4 de junio de 2006, 22:08 h (CET)
No quiero mentir a nadie. Nunca he sido muy “folclórico” que digamos. Nunca seguí, ni de cerca ni de lejos, su carrera. Creo que conozco de ella dos canciones que mi madre tarareaba mientras yo me comía el bocadillo de la merienda. Eso no impide que reconozca de forma racional y fehaciente, al igual que me pasó cuando murió Lola Flores, que María del Rocío Trinidad Mohedano Jurado ha sido, es y seguirá siendo uno de los iconos de este país nuestro. Un icono de una España en la que salir de pobre no se conseguía sino era teniendo una gran voz como la de ella o jugándose la vida haciendo el salto de la rana en una plaza de toros.

Me da pena, eso sí, haber escuchado más sobre ella por problemas que todas las familias pasan, pero que nuestra prensa, mal llamada rosa o del corazón – yo los asocio más con una manada de hienas, y que me perdonen los pobres animales – reconvirtió la normalidad familiar en cuestión de sacarle, como bien decía Ángel Garó, las túnicas de pellejo con pingues beneficios.

Fue artista casi desde que nació. Creo que no imagino mal si digo que primero por el placer de cantar y luego arrastrada por la necesidad. La llegaron a llamar “La niña de los premios” ante la cantidad de concursos que ganaba. En 1958 se hizo con el premio Radio Sevilla, en el teatro Álvarez Quintero, con un montante total de 200 pesetas, una gaseosa y un par de medias. Y al poco la contrataba Pastora Imperio, que para sacarla a los tablaos la vestía de mayor y así intentar engañar a las autoridades. Sin embargo, aún siendo ya una gran artista desde hacía tiempo, fue su participación como cantaora bajo la dirección de Carlos Saura en la película “Amor brujo” y en “Sevillanas”, compartiendo interpretación con figuras tan grandes del flamenco como Cristina Hoyos, Paco de Lucía, Camarón, Tomatito, Lola Flores, Manuela Carrasco o Matilde Coral, entre otros, donde demostró ese duende que hubo quien llego a decir que le faltaba, acallando de esta forma, con su arte, las voces que la menospreciaban como artista.

Hoy día, y esto es una opinión personal, si una persona al morir llega a conseguir que tanta gente, sea del signo político que sea, sea del extracto social que sea, sea de la edad que sea, exprese su pena, sienta su pérdida sin siquiera conocerla realmente, a no ser a través de su voz, esa persona merece el respeto y el reconocimiento de un país que siente como pierde a esas personas que han marcado con su arte los trabajos, las ganas de superación y reconocimiento de más de una generación.

Le decían la más grande. Yo me voy a permitir hacerme eco de aquello que dijo de ella Terenci Moix al rebautizarla con el calificativo de bestia magnífica.

Artista hasta la médula, perseguida y acosada por los paparazzi, recuerdo de un tiempo que esperemos no se vuelva a repetir, se nos ha muerto una bestia magnífica, ha muerto Rocío Jurado que vivió como una ola y hoy ya vive, para siempre, en la playa de las más grandes por derecho propio.

Va por ti, Rocío.


Buenas noches, y buena suerte...

Suena de fondo “Como una ola”, de Rocío Jurado.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris