Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Racismo   Política   PSOE  

​Votos de inmigrantes y jóvenes han favorecido al PSOE

No sabemos cómo el señor Sánchez, experto en darnos sorpresas, va a actuar de aquí en adelante
Miguel Massanet
miércoles, 29 de mayo de 2019, 15:10 h (CET)

El falso sentimentalismo y la hipocresía de las izquierdas han escondido el deseo de aprovecharse del voto de inmigrantes, que vinieron buscando el “paraíso” español huyendo de la miseria de sus países, sabedores de que era una mina de votos para ellos.

Fruto de una larga planificación, de un proyecto perfectamente meditado, de un empeño que debiera haberse empleado en causas mejores junto y aprovechándose de la tradicional confianza de la derecha en que es capaz de dominar la situación política del país, con el buenismo y papanatismo que la caracteriza, la estupidez de algunos de los políticos que militan en sus filas y la falta de información que, su excesiva confianza en sus facultades intuitivas propicia.

Acostumbrada a dejarse llevar por lo que entiende como políticamente correcto y siempre condicionada por ese miedo cerval que le tienen a enfrentarse, sin complejos, a una oposición que, aunque es duro decirlo, siempre parece que tiene la virtud de in un paso por delante.

Aprovechándose de ello, las izquierdas y aquellos que se han propuesto ganar al Estado la batalla, la ya prolongada cruzada separatista que tienen planteada en busca de su objetivo de lograr la independencia de Cataluña de la nación española para, ni ellos mismos tiene conciencia de ello, entrar en un limbo de incertidumbres que, lo único que les iba a procurar sería quedar aislados de la UE, en terreno de nadie, debiendo responder de una deuda que no podrían afrontar y sometidos a barreras arancelarias que gravarían sus importaciones y exportaciones; a lo que, con toda probabilidad ( las recientes elecciones municipales y autonómicas, así lo acreditan), se añadirían gobiernos de clara tendencia izquierdista, algo que parece que todavía no entendido esta ególatra y creída burguesía separatista ( de la que fue uno de sus más notorios valedores el señor Jordi Pujol) que sigue creyendo que seguirían al frente del país, conservando sus riquezas y el respeto del pueblo, a costa del cual pretenden seguir medrando.

Las escuelas, las universidades, las agrupaciones ciudadanas, el Fomento del Trabajo, la Cámara de Comercio y todas aquellas instituciones que se han ido formando al amparo del sentimiento separatista, como el Omnium Cultural o la ANC, verdaderos semilleros del catalanismo más extremo; han podido, durante años ,ir actuando, sin que nadie pusiera obstáculo alguno y recibiendo dinero que España enviaba para la financiación de la autonomía, amén de apoyos externos como el del magnate judío, señor Soros, destinado a subvencionar el proceso e ir adoctrinando a la juventud catalana ( lo mismo que ha ocurrido con las ikastolas y las universidades vascas en las Vascongadas) para irla formando en ideas contrarias a lo que ellos consideran como opresión española, acusando al Estado español de robarles; infundiéndoles, desde niños, este sentimiento de rechazo a todo lo que no sea catalán y se organice en Cataluña.

Por primera vez salen a la luz los trucos con los que las izquierdas se han asegurado el triunfo, tanto en las legislativas del 28 de Abril como, ahora, en las autonómicas y municipales del pasado día 26. Mientras las derechas venían advirtiendo de los problemas que podrían acarrear al país la invasión de inmigrantes que nos han ido llegando durante los últimos años y, en especial, desde que la moción de censura aupó a Sánchez al poder lo que ha dado lugar a que, desde entonces, se les haya tendido un puente de plata a todos aquellos que han pretendido entrar por el norte y especialmente por el sur, a través de las costas de Cádiz, Algeciras y Málaga, sin que la mordaza que el gobierno ha puesto a la prensa nos permita conocer el número exacto de los que consiguen colarse a través de las costas de aquellas autonomías. En todo caso, siguen siendo centenares los que nos invaden embarcados en frágiles pateras y muchos otros los que se van colando, a veces en oleadas, por las fronteras de Ceuta y Melilla. Todos ellos futuros votantes del PSOE y demás partidos de izquierdas gracias a la magnífica acogida que se les hace en lugares, como Cataluña, donde lo primero que se les enseña es a convertirse en separatistas porque, como personas huidas de países dominados por dictadores, el sentimiento comunista ya todos lo llevan en sus alforjas de viaje.

Si, en el 2014, el número de D.N.I que se les entregó a los migrantes que habían entrado en España ascendió, 205.880 (tantos como distribuyeron Alemania y Francia juntas), en estas últimas elecciones se habla de que hay un millón de inmigrantes con D.N.I que han tenido derecho al voto, un voto que podemos afirmar que, en un 99%, ha ido a parar a partidos de izquierdas. Por lo que se refiere a los jóvenes que han cumplido 18 años, desde la celebración de las elecciones de junio del 2016, y que, han adquirido el derecho a acudir, por primera vez, a votar, la cifra es de 1.157.196. Cifras ambas que nos permiten pensar que, tanto en el caso de migrantes como en el de los jóvenes, perfectamente adoctrinados todos ellos en las universidades y en las escuelas públicas, por sus propios maestros, profesores y catedráticos, estarán convenientemente aleccionados (la juventud es, por su propia inexperiencia y naturaleza solidaria, propensa a la defensa de las causas que se les presentan como graves injusticias sociales, hasta que, más tarde, se darán cuenta de los engaños que se ocultan detrás de tales temas, hábilmente distorsionados y acrecentados por quienes tienen interés en magnificarlos)

Afortunadamente, parece que muchos españoles que habían caído en las redes de Podemos, han tenido tiempo para reflexionar sobre este grupo de estafadores de la política, secuaces de Maduro, pretendidos defensores de los pobres que han estado tomando el pelo a todos, muchos de buena fe, que al principio los votaron pero que, una vez comprobado el engaño que se ocultaba detrás de sus propuestas, han sabido rectificar votando a otros partidos. Es evidente que, en estas últimas elecciones municipales y comunitarias, el batacazo que el señor Pablo Iglesias y su esposa o compañera, Inés Montero, afortunados propietarios de un “casoplón” de dimensiones descomunales en el barrio de Galapagar (no una casita en el campo como ha dicho Iglesias en un intento vano de justificarse), ambos han sufrido el premio al engaño que intentaron colar.

En realidad, la situación en la que ha quedado el país, después de esta última votación, no es la que muchos ciudadanos esperábamos de los españoles y, mucho nos tememos que ahora, que ya se están fraguando los acuerdos para poder gobernar en muchos de los municipios españoles, donde no se han producido mayorías absolutas, se van a producir sorpresas (que conocido el paño ya no nos sorprendemos de casi nada) cuando, en muchos de estos acuerdos se vayan a producir perjurios, incumplimientos de promesas, desengaños e inesperados olvidos por parte de aquellos que, según parece, ya se han convertido en verdaderos expertos en esto de desdecirse de su palabra, una vez que ya han conseguido el voto ciudadano, que era de lo que se trataba. Vamos a tener ocasión de ver verdaderos pactos que se podrían considerar “contra natura”; van a aparecer, como por arte de magia, nuevos impuestos, tasas, recortes de derechos, limitaciones relativas al derecho de propiedad, que no han sido mencionados durante toda la campaña en la que los ministros del señor Sánchez se han limitado a ir creando nuevas leyes que han sido las que les han proporcionado los magníficos resultados que han obtenido en la práctica totalidad de España, tiñéndola de color rojo si bien, en los reciente comicios y en alguna parte del país, a parte de las regiones sometidas al separatismo de hecho, si no de derecho, ya parece que se vienen olvidando de que somos una “monarquía parlamentaria” si es que escuchamos a los nuevos ocupantes de ayuntamientos que, sin tapujos ni excusas, están hablando de ayuntamientos republicanos.

No sabemos cómo el señor Sánchez, experto en darnos sorpresas, va a actuar de aquí en adelante, aunque tenemos una ligera idea, pero, como no se tome en serio el problema catalán y siga jugando a este peligroso juego ceder y estirar con el tema independentista catalán, si sigue insistiendo en lo del “estado federal” vamos a ver como los separatistas, ya lanzados a tumba abierta en pos de lo que, en un principio, no dejaba de ser una moneda de cambio para sacarle subvenciones al Estado, ya se ha convertido en un juego mucho más peligroso, porque los políticos que consiguieron que una parte importante de los catalanes soñaran con conseguir la independencia, ya no tienen medio para volverse atrás sin que los que se tomaron en serio las promesas que se les hicieron, ahora se avinieran a aceptar, sin protestar, que se les quisiera dar el pego de convertir una autonomía a una parte federalizada del Estado español.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, tenemos la impresión de que se nos ha tomado el pelo. Que nadie haya sido capaz de darse cuenta de que, en Cataluña y el país vasco, se estaba preparando un cambio de mentalidad de los jóvenes a través del adoctrinamiento en la enseñanza y de la superpoblación de inmigrantes venidos de países hundidos en la pobreza; formaba parte de un extenso plan para minar el Estado de derecho y convertirlo en terreno de caza mayor para todos aquellos que han conseguido imponerse a unos gobernantes que, probablemente, por una desinformación culposa, no han sabido, no han querido o no han podido poner remedio a aquello que, muchos españoles de a pie, llevamos años advirtiendo que iba a suceder y eso sin disponer del CIS ni del oráculo de Delfos, simplemente, usando el más elemental sentido común. En todo caso, de lo que estamos seguros es de que nos esperan tiempos difíciles ¡vaya que no!

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La exhumación de Franco y el Sahara español

El último de los militares africanistas con delirios de emperador, sufrirá esta semana la humillación de ser trasladado a una tumba común

El baúl de las experiencias

“Abriendo el corazón se cambia el mundo”

André Gorz

Este filósofo que nació en Viena en 1923 y falleció en Francia en 2007 destacó por sus numerosas y profundas reflexiones sobre el sentido de la vida y también sobre la sociedad y el individuo

La disfunción de un gobierno en funciones

A todos los españoles nos está doliendo Cataluña, y tenemos buena memoria, así que mida bien el riesgo que está corriendo al no castigar con las armas legales a los desmandados catalanes

El probable efecto dominó de la insurrección catalana

“Todo lo que hacemos, incluso la más mínima cosa, puede tener un efecto dominó y repercusiones que emanan. Si arrojas una piedra en el agua en un lado del océano, puede crear una ola en el otro lado.” Víctor Webster
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris