Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Chapuzas de bronce

Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 3 de junio de 2006, 21:15 h (CET)
Este fin de semana se inician las eliminatorias de ascenso a Segunda División A y Segunda División B, así como las de permanencia en la Segunda División B. Estos partidos, que generalmente suelen pasar de puntillas por los medios informativos, este año se han convertido en noticia a lo largo de toda la semana por la manifiesta incompetencia de diversas Federaciones.

El primer caso, y quizá el más sangrante, es el que tiene como víctima al Amurrio, que lucha por evitar el descenso a Tercera. Ha quedado emparejado con el decimosexto clasificado del grupo cuarto, que hasta el mismo viernes (el partido debe disputarse este fin de semana) no se ha sabido si era el Baza o el Almansa, por mor de una reclamación por alineación indebida de un tercer equipo, el Villanueva, que se ha alargado notablemente en el tiempo.

Total, que ni el Amurrio ha podido planificar su viaje hasta muy última hora ni, por supuesto, el Baza ha conocido hasta el último momento que debía jugar esta eliminatoria. Se podrá argüir que ambos están en igualdad de condiciones, pero lo que es evidente es que esto no es muy serio que digamos.

Lo que sí merece dimisiones es el segundo caso, el que afecta a los equipos aragoneses que intentan ascender a Segunda B. En este caso el campeón de grupo ha sido el Universidad de Zaragoza, filial del Real Zaragoza. Como desde el principio de la Liga el Zaragoza B (en Segunda División B) ha estado en puestos de descenso y el Universidad en puestos de play-off, los clubes aragoneses preguntaron a su Federación qué pasaría si la Liga acabase así en ambas categorías.

La respuesta federativa, allá por el mes de diciembre, fue clara: el Universidad no podría disputar el play-off. Así se llega a la última jornada, en la que se enfrentan Sabiñánigo (cuarto) y Utebo (quinto), y ambos "pactan" un empate que les mete a los dos en la lucha por el ascenso. O eso es lo que pensaba el Utebo, que una hora antes del sorteo, ya el lunes, se entera de que no estará en el bombo y sí el Universidad. ¿Por qué? Pues porque la Federación Aragonesa se había equivocado en su interpretación de la normativa, lo que provocó que hasta bien entrada la noche no se supiera el resultado definitivo del sorteo, y que los equipos aragoneses no supieran ni contra quién jugaban el siguiente fin de semana ni si lo harían en casa o fuera.

El primer caso (el del Amurrio) parece consecuencia de la consabida lentitud de la justicia, y hasta cierto punto es disculpable, si bien hay que exigir más rapidez en la toma de decisiones, por el bien de la competición. Lo que no tiene perdón es lo de la Federación Aragonesa, que simple y llanamente no se sabe el reglamento ¿Qué pasaría si el Utebo le exige daños y perjuicios por haber jugado en Sabiñanigo como lo hizo pensando que ya estaba clasificado? Aquí estoy yo (y el Utebo, supongo) esperando que alguien asuma sus responsabilidades. Eso sí, yo estoy sentado.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris