Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

20 años no es nada

Miguel A. Martín Lucena
Redacción
viernes, 2 de junio de 2006, 22:30 h (CET)
Parece ser que el Ministerio de Justicia (terrible ogro impersonal), ha tenido muy en cuenta el título del famosísimo tango de Gardel, y asesorado por intereses más que dudosos de alguna que otra central sindical, ha publicado la bolsa de trabajo más injusta que mente humana pensar pudiera, me refiero al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Una bolsa de trabajo basada en unas RPT’s todavía por aprobar y en donde se exigen unas titulaciones que nada tienen que ver con el trabajo a desarrollar y en donde las equivalencias están tan delimitadas que tan solo algunos privilegiados estamos en posesión de ellas –produciéndose un agravio comparativo de índole mayúsculo con otros cuerpos de la administración de justicia-

Y en esta esperpéntica situación se encuentran una treintena de compañeros de esta “Santa Casa”, sin contar con aquellos que forman parte de la escala general y que llevan entre nosotros casi una década (los grandes olvidados de la toxicología).

¿Y como hemos llegado hasta aquí? –Buena pregunta- ¿Tal vez en el Ministerio de Justicia algún “iluminado” conoce el trabajo que se desarrolla en este Laboratorio de Ciencias Forenses y considera esas titulaciones las idóneas para la realización de nuestra labor pericial? ¿Acaso hay intereses ocultos por parte de algunas centrales sindicales? ¿O tal vez la dirección del centro cree conveniente por el “prestigio” del Instituto que su personal debe estar capacitado para “poner sondas y quitar cuñas”?, por que no nos engañemos, todo aquél que ha estudiado esta titulación –y tengo la suerte de encontrarme entre ellos-, sabe a ciencia cierta que en este Instituto no sirve para nada, pues el trabajo diario nada tiene que ver con los Cuidados Auxiliares en Enfermería (una de las titulaciones estrella).

Pero no quiero hacer bilis ni mala sangre, no quiero ponerme de peor humor del que ya tengo cuando escribo estas líneas, tan solo quiero pensar en esos compañeros, algunos de los cuales llevan casi veinte años realizando un trabajo para el cual, supuestamente no están cualificados. Compañeros que a más de uno nos han demostrado su valía, su profesionalidad, su capacidad de enseñar y de arrimar el hombro cuando la circunstancia así lo ha requerido, su gestión al frente de servicios tan importantes como Custodia, Contabilidad, Secretaría de Departamento, Drogas, etc.

¿Quién asumirá ahora estos cometidos...?

Para terminar y sin pretender se agorero, todos los que tengamos la fortuna de seguir en nuestro puesto de trabajo debemos ir olvidando esas “oposiciones favorables” y perdóneme el lector, darnos por jodidos, ya lo dice el refrán “cuando las barbas de tu vecino...”.

Vaya por último mi apoyo más incondicional con estos compañeros, a los que lamentablemente no puedo ayudar más que con estas reflexiones que quedarán olvidadas, al igual que ellos, con el paso del tiempo.

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris